La mejor forma de ser «interesante» es interesarte (Reseña del libro Solo escucha de Mark Goulston)

Hoy en día todos pecamos de querer «ser interesantes». Si te fijas alrededor, en los medios que tenemos hoy para relacionarnos con los demás, vendemos nuestra vida y nuestros éxitos porque necesitamos compartirlos con los demás. Y no digo que eso esté mal, sólo que hay una mejor manera de que los demás te vean interesante: interesarte por los demás.

De esa forma puedes llegar, en menos tiempo, a ser interesante para el otro. Si la otra persona es un crack en el sector que se mueva, es difícil que contándole nuestra pequeña hazaña en su sector, le llegue a conmover. Así que si en vez de eso, te interesas en su vida, sus procesos o como llegó a donde llegó, seguramente salte la chispa dentro de esa persona que le haga sentir que eres una persona interesante con sensibilidad y empatía.

Vamos a ver cómo podemos conseguirlo.

Solo escucha de Mark Goulston

 

Sólo escucha!": Descubre el secreto de impactar positiva y totalmente a quien quieras eBook : Goulston, Mark: Amazon.es: Libros

 

Ya sabes que soy una estudiante y aprendiz de todos los temas que me gustan y apasionan, por lo tanto leo mucho sobre distintos autores referentes en distintas materias. Y el último libro que me estoy empapando es sobre la empatía y la comunicación con los demás del psiquiatra Mark Goulston.

El libro se llama Solo escucha y el título lo dice todo. Si estás interesada en tener una mejor comunicación y, por lo tanto, mejores relaciones sociales, te invito a que lo leas y me cuentes que te parece. A mí me ha encantado, así que te lo referiré en distintos momentos por todo lo que enseña sobre la empatía.

 


¿Quién te tiene como rehén?. Es el título del primer capítulo del libro. 

Mark Goulston te describe la situación que a veces vives con una persona a la que necesitas alcanzar y no puedes y eso te enloquece. Porque lo has intentado todo, la lógica, la persuasión, discusiones. Pero todas las veces te chocas contra la pared. Entonces tienes que pensar como si estuvieras tratando con un grupo de rehenes y tú eres el negociador de esa situación compleja. A través de una comunicación habilidosa, y consiguiendo que el secuestrador venga a tu terreno.

 


En este libro el autor se centra en ofrecer técnicas y recursos para tratar con personas de comunicación difíciles, o relaciones que están a punto de romperse de cualquier tipo, ya sea con un compañero de trabajo, un amigo, tu pareja o tu hijo.

Te enseña cómo puedes «persuadir» al otro para que salga de detrás de su muro y consigas que te escuche o que te cuente sus porqués, que son los que harán que te pongas en sus zapatos y lo comprendas. Como ya vimos, esto es la base de la comunicación y de las relaciones empáticas.

El libro,  también te da ideas para cautivar a un completo desconocido y conseguir conversaciones interesantes con personas que nunca te hubieras imaginado, gracias a cambiar tu actitud de escucha.

 

Entiendo como te sientes

Entiendo como te sientes

 

Esta frase es poderosa en cualquier conversación. Cuando la dices de verdad, claro.

Ante una persona con alta expresión emocional, que altera la calma del momento, en vez de saltar tú también y convertir la situación en una batalla campal, puedes conseguir mucho más resultados si utilizas esa frase para controlarte, cambiar el chip e intentar entender a la otra persona.

Solo hazle saber que estás escuchándolo e interesado en sus sentimientos y la otra persona se te abrirá y te ayudará a comprenderlo. Y ese es el primer paso para no caer en juzgar, evaluar y mirar la conducta del otro desde tu punto de vista. Y ponerte en sus zapatos.

Si encima, después de decirle «entiendo como te sientes», sigues la conversación no como si fuera un partido de tenis en el que hay dos turnos para hablar, sino como si fueras detective y tuvieras que descubrir una intriga, te darás cuenta que todos tenemos ganas de contar nuestros porqués. Y que muchas veces no tenemos oportunidad de hacerlo.

Demuestra que quieres saber más sobre su punto de vista y habrás conseguido conocer un poco más cada vez a la otra persona. Y esa es otra premisa para no chocar en tus relaciones: Mientras mejor conozcas a la otra persona, menos discusiones o conversaciones difíciles tendrás.

 

Ejercicio para conocer más a otra persona

 

«¿Qué de la gente que he conocido por años? No tengo falsas ideas de esas personas. De hecho los conozco tanto como a mí mismo». Mi respuesta es: «No, no les conoces.» Cada semana trato con personas que han vivido juntos o que han trabajado por décadas. Con frecuencia, no tienen idea de qué es lo que los motiva. Como consecuencia, confunden inseguridad con arrogancia, temor con obstinación, e ira legítima con «es un imbécil». Y ellos hablan aquí y alla, una y otra vez el uno contra el otro sin nunca hablar entre sí.

*Cita del libro Sólo escucha de Mark Goulston

 


Piensa en una persona difícil con la que no conectas bien.

Usa 4 o 5 adjetivos con los que lo sueles describir: por ejemplo despota, egoista, mal educado, metepatas, y sin gracia.

Ahora piensa mentalmente en las razones que puede haber detrás de cada comportamiento: es déspota «porque tiene miedo a expresar sus sentimientos y se defiende atacando», es egoista porque «siempre le ha tratado duro la vida y siente que tiene que luchar por lo suyo» es mal educado «porque nunca le enseñaron modales ya que sus padres lo tenían muy abandonado», es un metepatas porque «intenta que lo tengan en cuenta en las conversaciones y por miedo a no saber de que hablar suelta lo primero que se le ocurre» y es sin gracia porque «el pobre tenía una hermana que era muy graciosa de naturaleza y siempre ha querido imitarla sin conseguirlo».

Estos son unos ejemplos tontos a las explicaciones de su forma de actuar, pero a veces creemos que conocemos a las personas y no nos paramos a pensar en la razón de su forma de actuar. Así que, si de verdad quieres investigar a una persona para conocerla mejor, podrás descubrir los verdaderos porqués de sus conductas, que tú no entiendes, pero que tienen su base mental.

Después de hacer este ejercicio, conseguirás abrir tu mente a los otros y ver que hay «mucho que rascar» detrás de sus enfados y agresividad. Y te ayudará a interesarte más en ellos.

 

Conclusión

Sólo con la intención de interesarte en conocer a la otra persona te convertirás en una persona interesante. Tenemos la falsa creencia de que mientras más contemos de nuestros éxitos, más atractivos nos haremos para los demás.

Así que todos podemos cambiar el paso. Empezar a trabajar nuestras conversaciones diarias de una forma más sincera, más emocional, y no quedarnos con lo que nos dice literalmente nuestro interlocutor.

Jugar a detectives en nuestras relaciones, sin llegar a inmiscuirte demasiado en la intimidad del otro, te hará conocer de forma verdadera a los que te importan. Y eso te hará una persona interesante que «se interesa» en conocer al otro.

Sólo prueba con alguna persona con la que te cuesta congeniar y haz el ejercicio de los porqués de su conducta.

¿Sueles ser buena «negociadora»? ¿O te cuesta trabajo relacionarte con personas herméticas?

Déjanoslo en comentarios, ¡nos encanta leerte!

firma Un cafe con Sandra

 

 

 

 

 

 

La mejor forma de ser «interesante» es interesarte (Reseña del libro Solo escucha de Mark Goulston)
Guía para descargar gratuita para escribir desde cero

¡Descárgate la guía para empezar a escribir desde cero!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

close

¿Quieres claves para tu bienestar?

Unete a nuestra comunidad

close

¿Quieres claves para tu bienestar?

Unete a nuestra comunidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.