La autoestima sana y la liberación de la culpa

 

¿Has pensado alguna vez que nuestro modelo de mujer de edad madura, con una familia, y seguramente trabajo fuera de casa, está anclado en pensar en los demás, antes que en sí misma? Puede existir un sentimiento de culpa que te impide cuidarte y afecta la autoestima. 

Porque cuidarnos nosotras, en primer plano, está unido a una culpabilidad por ser “egoístas” y por no atender a los nuestros como se merecen. 

No sé tú pero cuando salgo de compras para mí, sin darme cuenta termino comprando pantalones para mi hijo, calcetines a mi marido y una camiseta ideal que sé que a mi hija le va a encantar. ¡Ah!, y no me puedo olvidar de esa vela que huele a gloria que va para mi suegra porque me voy a ganar unos puntos de más 😉

 Es un ejemplo tonto, pero es así. Intentas dedicar un rato de tu tiempo a renovar tu armario y eres incapaz de gastarte el dinero en ti sin poner por delante a los demás. 

Vamos a ver entre todas que cuidarnos y poner nuestro bienestar en primer lugar no es ser egoísta, al revés, es necesario y además se reflejará en todo aquel con el que te relaciones cada día. Si tú estás bien por dentro, lo estarás con los demás. Tienes que liberarte de culpa para poder tener una autoestima sana.

 

De dónde viene esa culpa

 

Si seguimos hablando de autoestima, y recordamos que tenemos que vernos bajo el prisma de nuestros pensamientos y no de otros, probablemente esa culpa que te viene por tu conducta puede ser porque la estás evaluando desde fuera. (En el ejemplo de ir de compras para ti, tú sabes que no estás yendo contra tus creencias de comprar ropa nueva, pero inconscientemente no quieres que otros te señalen como derrochadora o que sólo piensas en ti)

Además no estás teniendo en cuenta tus circunstancias específicas que rodean a esa conducta, por qué actué así, y estás generalizando a cualquier otra situación. Por ejemplo en la expresión “siempre meto la pata”, seguramente no es verdad. Y te pasa en una situación concreta en la que no sabes cómo actuar o el miedo te hace equivocarte.

Piensa en una situación en la que te has sentido culpable y de la que te arrepientes. Tiene seguramente consecuencias en tu autoestima, pero, ¿estabas evaluándote bajo tus parámetros? ¿qué es lo que tú piensas en realidad sobre eso? 

Debes tener cuidado, hay una delgada línea entre justificar lo injustificable, ante una conducta inapropiada,  y no estar mirando bajo tu prisma. Es necesario diferenciarlos.

 

Qué significa la culpa en tu bienestar

 

La culpa puede ser positiva o negativa y, ya puedes intuir que, la primera sirve para avanzar y la segunda no. 

Siguiendo un artículo de Silvia Russek que os recomiendo La culpa y su efecto en la autoestima


“Podemos hablar de dos tipos de culpa:

  • Positiva,
  • negativa.

La primera es aquella que nos sirve para darnos cuenta de que actuamos mal, nos permite analizar y corregir nuestra conducta y aprender de lo que sucedió.

En este caso más que hablar de culpa, hablamos de responsabilidad.

La culpa negativa es aquella que nos lleva a pensar y repensar en lo que estuvo mal y en cómo nuestra conducta demuestra que somos malos, tontos, etc.

Reconocemos lo mal que nos sentimos, pero no hacemos nada al respecto.”


 

Repitiendo su idea, a la culpa positiva es mejor llamarla responsabilidad, y es necesaria para tratar de aprender de esa conducta y que no se repita en el futuro.

 

Por el contrario cuando la culpa es negativa:

Nos sentimos menos,

justificamos nuestra conducta,

nos ponemos a la defensiva,

nos es difícil recordar o examinar nuestra conducta.

 

Así que si eres honesta y sincera contigo misma, debes buscar la responsabilidad en vez de la culpa negativa, y usarla para avanzar y mejorar.

 

Cómo podemos trabajar la culpa equivocada

 

La autoestima sana y la liberación de culpa

 

Ya hemos visto que, a excepción de algunos casos, casi todas las situaciones de culpa tienen que ver con los juicios de los otros frente al tuyo propio.

 Una primera forma de liberarte de esa culpa es cambiar la frase y en vez de decir «Me siento culpable por…», buscar en qué persona influyente de tu vida estás pensando que evaluará tu conducta, por ejemplo: «me siento culpable por no quedarme en casa con mis hijos todas las tardes e irme a hacer actividades varias».

Rehaz la frase y di, por ejemplo, «creo que a mi madre o a mi abuela, que han dedicado toda su vida en quedarse en casa con sus hijos, les pareceré un ogro y una mala madre por tener otros planes por las tardes, pero yo no estoy haciendo nada malo». 

¿Eso sería una culpa positiva o negativa?

Contesta tú misma y piensa si puedes arreglar esa conducta para que no te provoque esa culpa.

Muchas veces tú no consideras que la conducta sea mala, así que literalmente no es culpa, es más bien miedo a qué pensarán.

Error al cambiar de referente en tu culpa

 

Cuando tú sientes una culpa de esa manera, no sirve de nada que alguien ajeno te diga: «anda ya mujer, esa conducta no es inapropiada, o no estás haciendo nada malo». Porque entonces cambias a otro punto de vista, pero sigues dependiendo de alguien ajeno.

Cuando pides opinión sobre algo que tú has hecho y de lo que te sientes culpable, estás buscando una solución equivocada. Sigues con el foco puesto fuera de ti, y eso no es lo que te hará avanzar. Tienes que buscar dentro de ti, dentro de tus creencias y convicciones. 

Por eso debes ser honesta y diferenciar si lo que sientes en vez de culpa, es ira, por tener que regirte por las convicciones de otros y no las tuyas.

Solo a partir de ahí puedes empezar a trabajar la culpa y para liberarte de ella y reconocer que en realidad no es culpa, es miedo a reconocer que piensas o sientes diferente a lo que los demás lo hacen. Pero en el momento que te sientes con la libertad de seguir tus creencias esa “culpa” se va desvaneciendo y se transforma en seguridad.

 

 Cómo usar la escritura para liberarte de la culpa y mejorar la autoestima.

En tus reflexiones diarias, escribe lo que te está haciendo sentir culpable en estos últimos tiempos ( semanas o meses) y trabaja los sentimientos y emociones que hay detrás de esa afirmación. 

En el ejemplo de la madre que se va por las tardes de su casa, por ejemplo, o en una situación concreta que te venga a la cabeza, se ve claro que la creencia no es tuya. 

Pero hay veces que no es tan claro el separar tu creencia de la ajena, de las personas influyentes en tu vida. Así que tendrás que indagar más profundamente de dónde viene esa creencia.

Ese trabajo es muy bonito, aunque también tiene puntos duros, ya que a lo mejor salen a flote sensaciones, o momentos que no te gusta revivir. Pero el resultado es enriquecedor, y sobre todo, liberador. Así que te animo a que te sientes y lo hagas.

Puede ocurrir que cuando llegas a tus parámetros y sacas las emociones que te llevan a esa pseudoculpa, sientas algún tipo de bloqueo y te cueste enfrentarte a ellos. Tienes una segunda fase por delante y quizás necesites en ese momento una ayuda o guía profesional. No dudes en buscarla, no siempre sabemos hacerlo solos y además puedes tardar el doble de tiempo en conseguirlo.

 

Conclusión

 

Seguimos trabajando la idea que las trabas a tu autoestima suelen venir por creencias externas a ti.

Es necesario definir de dónde viene esa culpa negativa que estás sintiendo y redefinirla como un bloqueo por un parámetro ajeno a ti, para poder liberarte de ella.

Solo trabajamos lo que está en nuestra zona de influencia, lo que depende de nosotros, así que es necesario llegar a ese pensamiento o emoción que te provoca esa situación para afrontarla y trabajarla.

Una buena forma de trabajarla es con la escritura expresiva, ¿ te animas?

Déjanos tus comentarios, ¡nos encanta leerte!  

 

Cómo liberarte de la culpa y tener una autoestima sana

La autoestima sana y la liberación de culpa
close
Guía para descargar gratuita para escribir desde cero

¡Descárgate la guía para empezar a escribir desde cero!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

4 pensamientos en “La autoestima sana y la liberación de culpa

  • 4 mayo 2021 a las 08:36
    Enlace permanente

    Por qué será q siempre cuestionamos nuestras actuaciones???? Yo cuando mejor me siento es cuando actúo sin preguntarme nada, simplemente hago algo porque me sale de dentro , sin importarme que piensen los otros, sin tener q justificarme por nada, pero la verdad es que debería ponerlo en práctica más veces. Gracias Sandra por haceros reflexionar sobre aspectos cotidianos q nos ayuden a vivir más felices

    Responder
    • 5 mayo 2021 a las 08:01
      Enlace permanente

      Gracias Mercedes por compartirlo con nosotras. Cuando se hace algo desde el corazón es cuando más se acierta, así es como deberíamos hacerlo todos. Un beso!

      Responder
  • 5 mayo 2021 a las 15:06
    Enlace permanente

    Yo he estado durante años con mucha culpa por dejar a mis hijas para ir a trabajar. Muchas veces sentía placer en el trabajo que con el tiempo se fue convirtiendo en culpa y a veces resultaba insoportable . A dia de hoy me cuesta sentir ese placer en el trabajo porque sigo sintiendo la necesidad de compensar a mi familia por no estar. Creo que es un camino largo. Las antiguas creencias familiares; el rol en la pareja, nuestro intento como mujeres por ser o hacer las cosas perfectas son cuestiones difíciles de revertir…porque a veces no son tangibles. Gracias Sandra por mostrar el camino!, estoy en ello!!!

    Responder
    • 6 mayo 2021 a las 08:06
      Enlace permanente

      Antes que nada muchas gracias por compartir tus inquietudes con nosotras. Te entiendo perfectamente y es en esos casos en los que me gustaría que todas nos quitemos esa sensación de culpa por «abandonar» nuestra familia y hacer algo productivo para ti y para los demás. Creo que si desde dentro estamos tranquilas con nuestras decisiones esto repercute en la paz familiar y en el estado de ánimo de todos. Un beso!

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.