La actitud positiva como elemento necesario de tu bienestar

 

En el #reto12mesesbienestar que he propuesto para este año, si no sabes de qué va puedes leerlo aquí , además de llevar una vida saludable, en lo que a alimentación y ejercicio se refiere, el siguiente eslabón en la cadena del bienestar para mí es la actitud positiva.

Así que durante el mes de Marzo, iré dándote píldoras cada semana para ayudarte a ser más positiva cada día. ( No es casualidad, el mes de marzo me encanta, es la llegada de la primavera y a mí esa estación me transmite positividad, alegría, así que quise que fuera el mes para trabajarla).

En esta entrada te haré una introducción general porque el tema da para mucho y no quiero que pierdas ningún detalle.

 

La alegría y el optimismo, emociones necesarias

 

Puedes escuchar en audio este contenido si lo prefieres en mi podcast El club de los 10 minutos

 

La actitud positiva como elemento necesario de tu bienestar

 

Si no pones en tu vida ese hábito de ser positivo en primer lugar de importancia, te será más difícil conseguir una vida llena de bienestar.

La vida es una montaña rusa, llena de altibajos, momentos de gloria y momentos de «nada». En los momentos altos es fácil ser alegres, el problema está cuando estamos en los picos bajos. Y es cuando hay que trabajar más la alegría.

Es verdad que dirás que es muy fácil decirlo, que durante un proceso de dolor en tu vida estar alegre puede parecer de locos. O poco sensible. Pero si en esos momentos no puedes estar alegre, al menos intenta ser optimista. Para mí ser optimista significa sentir que las cosas van a mejorar y que el dolor no dura siempre, o sea, poner el foco en un rayo de luz cualquiera, que te pueda hacer ver que hay salida para ese momento de dolor.

Si acabas de perder un ser querido, o acabas de recibir una noticia muy mala, es lógico que tu primera reacción no sea la alegría. Pero pasados esos primeros momentos de impacto, es cuando te puedes agarrar a la idea de que eso cambiará, que tu desazón actual no durará para siempre y que esa pena no puede marcar tus siguientes pasos.

En ese punto es donde creo que está la diferencia entre ser positivo y no.

Porque tenemos que diferenciar la alegría de la felicidad. Yo puedo ser feliz pero estar pasando por un momento triste en la vida.

¿Se puede ser feliz aunque no estés alegre? 

O dicho de otra manera: ¿Ser feliz es igual a estar alegre?

La respuesta que le des a esa pregunta marca la diferencia entre la persona positiva y optimista y la que no lo es.

Mi respuesta es que sí se puede ser feliz aunque no estés alegre. O que ser feliz no es igual a estar alegre. Pero así como yo lo veo claro, entiendo que hay personas que tienen un concepto distinto de felicidad. Y tiene que ver con esto último de ser positivo.

Y ¿cómo se hace? 

Simplemente queriendo ser positivo y teniendo una actitud positiva. En el caso horrible de la pérdida de alguien querido, que es el mayor dolor en la vida de una persona, tú puedes estar profundamente triste. Pero, a la vez, el sentir tanto cariño y amor de tus seres queridos puede hacer que lo valores y lo utilices para ver  un hilito de felicidad y gratitud.

Pues si en esos momentos que son los peores que te pueden pasar lo consigues, te darás cuenta que en cualquier otro momento hay miles de pequeñas cosas en las que fijarte que pueden hacer que tu balanza tienda hacia lo positivo en vez de lo negativo.

 

La actitud positiva como elemento necesario de tu bienestar

 

Repito que eso puede resultar muy difícil si tú no eres una persona positiva, o te cuesta ver en los malos momentos algo que merezca la pena. Y ahí es donde entra en juego el trabajarlo como un hábito nuevo que tienes que ir poco a poco interiorizando.

Según el último libro que he leído de lectura de no ficción, Hábitos atómicos, de James Clear    ( que te recomiendo con rotundidad) para instaurar un hábito nuevo es necesario que se produzcan una serie de características en ese hábito para que no caigas en el abandono de éste o en el fallo al querer eliminar un hábito dañino para ti. Así que tomemos la actitud positiva como un hábito nuevo con una serie de características necesarias que veremos ahora.

 

Qué es ser positivo o tener una actitud positiva

 

Antes que nada tenemos que distinguir que ser una persona positiva no es lo mismo que negar la realidad en los casos en que existe una situación problemática o negativa. 

La realidad existe, la diferencia está en cómo tú la afrontas. Puedes quedarte con la idea de que hay un problema, y conformarte con que te ha tocado eso, o puedes intentar aprender a buscar alguna parte “positiva” de ese momento. Seguro que algo se encuentra: aprender, unirte más a alguien, descubrir tu interior respecto a tus sentimientos ante ese problema, etc.

Y como casi todo en la vida, a ser positivo se aprende. Solo tienes que querer hacerlo.

Ahí es donde aparece la idea del trabajo de ser positivo como nuevo hábito.

 

La actitud positiva como nuevo hábito

 

En el libro de James Clear sobre los hábitos, se repite la idea de que hay cuatro características de un hábito nuevo que son fundamentales para tener éxito: que sea obvio, atractivo, sencillo, satisfactorio.

Para hacerlo obvio la mejor forma es escribirlo y hacer un registro de lo que tienes que cambiar. No sirve a partir de ahora voy a ser más positivo. Mejor que eso sería:

«a partir de ahora voy a escribir al final del día 5 cosas que me hayan parecido positivas hoy».

Pero siendo más concreto, ¿cuándo las vas a escribir? Tienes que concretar que después de    (_acción__ ),     voy a sentarme a escribir 5 cosas que me han parecido positivas. Para que no le demos pie al «ya lo haré…»

Para hacerlo atractivo yo buscaría el momento más apetecible para mí, para sentarme y escribir en mi agenda o diario. O un cuaderno bonito que quiera usar para ello ( que sería otra forma de hacerlo atractivo) y me voy a preparar un café o té o lo que quieras. Entonces voy a poner un tema relajante en spotify, que son solo 3 ó 4 minutos, y voy a escribir eso. ¿A que ya es algo más atractivo?

Hacerlo sencillo es fundamental. En el post anterior, hablando del registro del ejercicio te comenté que lo importante era empezar el día 1 en un nivel bajo para que al llegar al día 31 del mes siempre estuvieras por encima y la evolución fuera ascendente. Eso tómalo como norma en cualquier nuevo hábito, o cualquier nuevo aprendizaje. No te pongas objetivos altos desde el primer día. 

Respecto al ejemplo de la positividad, si mi tarea de cambio de hábitos fuera: cada dos horas párate y escribe todo lo que te ha sido positivo en ese tiempo, te aseguro que no vas a cumplirlo más allá de uno, o como mucho, dos días. Porque no es sencillo de hacer. Nadie tiene ganas ni tiempo de parar cada dos horas. Así que tienes que pensar en lo mínimo que sea para ti un paso adelante en tu objetivo de ser positivo y empezar por ahí.

El último requisito, hacerlo satisfactorio, es un punto también importante. El ser humano funciona a base de respuesta-consecuencia. Si la consecuencia es positiva la respuesta tiende a repetirse, si la consecuencia no es agradable la respuesta tiende a extinguirse. Así que tienes que disfrutar durante el proceso del cambio de hábitos. Ese momento de calma en el que te sientas a escribir, que para mí sería satisfactorio, tiene que ser satisfactorio también para ti. Si no, no sirve de nada.

Ahí entra en juego la personalidad y la forma de ser de cada uno. Ese es otro error que cometemos al intentar cambiar de hábitos, hacer algo porque los demás lo están haciendo así. Y no nos damos cuenta que cada uno proyecta su personalidad en cada acción que hace. 

Quiere decir que si tu amiga te dice que ella ha conseguido el hábito del ejercicio apuntándose a un grupo de gente desconocida que corren todas las semanas juntos y tú eres una persona introvertida, que sufre cuando tiene que entablar conversación con gente desconocida, está claro que no va a ser una actividad SATISFACTORIA para ti.

Así que para ser positivo, busca acciones que vayan con tu personalidad, y no te marques objetivos difíciles de cumplir.

Te dejo unas tarjetas motivadoras que puedes descargar para imprimirlas y tenerlas bien cerquita cada día. Ya sea en tu casa, o dentro de tu agenda o en cualquier libro.

 

La actitud positiva como elemento primordial de tu bienestar
Haz click en la imágen y descárgalas

Conclusión

Una vez que hemos entendido que la vida saludable como la alimentación y el ejercicio son las bases para el bienestar físico, la actitud positiva es la base para el bienestar mental.

El ser positivo o no, sólo depende de ti. De tu motivación intrínseca para tener actitud positiva en la vida, sea lo que sea lo que ésta te presente.

Se puede ser positivo incluso en los momentos más difíciles de tu vida, una vez que pasas los primeros momentos en los que aceptas el mazazo que te llevas.

Si no tienes esa actitud positiva, no te preocupes, se aprende a ser positivo y se puede trabajar cada día en ello.

Es cuestión de tomarlo como un nuevo hábito y como tal, ir moldeando tu actitud hasta convertirla poco a poco en lo que tú quieres lograr, de forma casi automática.

¿Eres una persona positiva? ¿Tienes algún «truquito» que nos puedas compartir para ser positiva?

Déjalo en comentarios, ¡nos encanta leerte!

La actitud positiva como elemento necesario de tu bienestar
Guía para descargar gratuita para escribir desde cero

¡Descárgate la guía para empezar a escribir desde cero!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

4 pensamientos en “La actitud positiva como elemento necesario de tu bienestar

  • 26 febrero 2021 a las 09:06
    Enlace permanente

    Ser feliz es una actitud ante la vida. Estoy convencida. Pero hay momentos en los que me tengo que resituar en esa idea porque algún problema en casa, o en el trabajo o con mi vida en general me hace «pensar en negro».
    Pero, indudablemente, la vida es mil veces mejor «en colores», así que sigo prefiriendo vivir siendo positiva.
    Gracias Sandra!! Me encantan tus posts. Me encanta tu filosofía de vida!!

    Responder
    • 3 marzo 2021 a las 17:11
      Enlace permanente

      Ole esa es la actitud, que la vida es mejor en colores!! aunque algún día esté un poco gris, tienes que buscar en algún sitio algún color que seguro que lo hay. Un beso

      Responder
  • 27 febrero 2021 a las 08:50
    Enlace permanente

    Poner todo de tu parte, llegar hasta donde puedes y Confiar en Dios que nunca no te deja sola

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.