Cómo convertir esta Navidad en especial para los mayores

Vive como si fueras a morir mañana. Aprende como si fueras a vivir siempre.

Mahatma Gandhi

 

Todos nos estamos haciendo a la idea de que esta Navidad será especial en todos los sentidos.

Tendrá, como todo, su parte positiva, por ejemplo disfrutar más íntimamente con la familia la celebración del nacimiento del niño Dios.

Pero no debemos olvidarnos que para una parte de la familia puede que sea la última Navidad.

Hablo de los abuelos y los adultos mayores.

Después de una vida entregada a su familia en todos los sentidos, sería duro que su última Navidad se quedara marcada por la soledad y la tristeza de no estar con su familia.

 

La concepción de la vejez ha cambiado en los últimos años.

 

Todos sabemos que hace 20 o 30 años una persona con 70 años se consideraba un anciano con pocas expectativas de vida y sin embargo hoy en día, una persona de 70 años hace muchísimas cosas y tiene su mente activa y con ganas de seguir «dando guerra».

Según eso, en este post me voy a referir a los mayores octogenarios que sí están más cercas de pensar que esta sea su última Navidad, no de ese círculo de 70.

En los últimos años también se ha descubierto, a través de distintas investigaciones, que el anciano normal, es decir, sin ninguna enfermedad, no tiene deterioro cognitivo.

Así que lo que siempre estamos achacando entre risas a la «chochera» de la falta de memoria de los nuestros no tiene porqué ser una característica normal.

Con esto me refiero a que el cerebro de los adultos mayores puede rendir perfectamente, con algunas peculiaridades.

 

Cómo influye la soledad y la tristeza en los mayores

 

Cómo convertir esta Navidad en especial para los mayores

 

Entre las personas de más edad es habitual encontrar en algún momento síntomas depresivos como pérdida de interés, sentimientos de tristeza, falta de concentración, problemas de sueño, cansancio, indecisión, mal humor, sentimientos de inutilidad o culpabilidad, pero también pueden aparecer síntomas físicos, como dolores generalizados, de cabeza, problemas digestivos, sexuales u otros.

Y para que no se produzcan estos síntomas es muy importante que ellos pongan de su parte.

Pero si ya hablamos de que para cambiar nuestro carácter con 50 hay que trabajarlo con esfuerzo, si nos referimos a los abuelos ya es más difícil, por no decir imposible.

Así que tenemos que ser nosotros, sus familiares cercanos , los que hagamos por ellos el trabajo de ir guiándolos para que no se produzcan estos síntomas.

Una de las cosas que podemos aconsejarle es que tengan la mente activa, que sigan informados al día de lo que pasa, que hagan actividades sencillas en casa, como puzles sencillos o algún pasatiempo, y si son compartidas, con sus nietos por ejemplo, conseguimos doble efecto: tener a abuelos y nietos entretenidos.

Otra de las formas fundamentales de atacar a los síntomas depresivos es a través de las relaciones sociales y familiares.

Mantenerse conectado con los suyos, y poder recordar historietas familiares, anécdotas, enseñar a sus nietos sus aficiones, o cualquier otra cosa que los haga sentirse importantes.

Pero claro, esta última recomendación es difícil de cumplir este año.

Las reuniones serán pocas y con pocos miembros.

Como ya te he comentado en otra entrada, el sistema límbico que es el que se ocupa más directamente de las emociones, influye en el sistema inmune y en la salud física ( ver Cómo mejorar tu estado emocional para reforzar tu sistema inmune)

Y en los mayores se ha comprobado que la soledad hace mucha mella en su salud.

Los mayores tienen además una sensación subjetiva de relaciones familiares pobres, siempre se quejan de que los hijos van poco a visitarlos.

Eso es una buena señal de que nos echan de menos pero , por otra parte, muestra que sufren esa ausencia de los suyos.

 

La percepción del tiempo en los mayores

 

¿ No te pasa que cuando hablas con tus mayores te parece una contradicción que los días se le hagan eternos y sin embargo que tengan la sensación de que los meses pasan volando y la vida se va?

La percepción del tiempo es un concepto complicado.

Recuerdo en la carrera que me «recomendaron» hacer un trabajo sobre esta percepción del tiempo ( «timing» porque toda la bibliografía era en inglés) y casi muero estrujándome el cerebro para entenderlo.

Con esto te anticipo que si le buscas la explicación psicológica a la percepción del tiempo hay muchos puntos de vista desde donde enfocarlo y eso provoca que haya diversas opiniones.

Pero lo que es verdad, es que cuando estás ocupado, haciendo actividades que te entusiasman, el tiempo pasa volando.

Y cuando estás aburrido, sin nada que hacer, las horas no pasan.

Algunos entendidos dicen que eso es porque la percepción subjetiva del tiempo, en la que se piensa que las horas no pasan, no se presenta conscientemente cuando estás activo, y tienes la mente ocupada.

Hablo de esta percepción del tiempo porque es la mayor consecuencia de la soledad en los mayores.

Y esa subjetividad les hace valorar el día como un día muerto, sin nada que contar ni aportar.

Es lo que tenemos que intentar cambiar.

Para ellos solo con tener una llamada o videollamada con sus nietos,  su tarde cambia de nada que contar a , «en cuanto vea a mi vecino le hablo sobre lo que me ha contado mi nieto esta tarde».

Nos puede parecer irrelevante a nosotros, pero te vuelvo a repetir que nuestra actividad diaria es distinta a la suya.

 

Cómo convertir esta Navidad en especial para los mayores

La Navidad 20-21 para nuestros mayores

 

A la fecha en la que estoy escribiendo esta entrada ni siquiera está claro cuántos podremos reunirnos para celebrar las fiestas de la Navidad.

Así que imaginaros lo que estarán pensando los mayores sobre todo esto.

Seguramente tendrán poca ilusión , que ya muchos la han perdido de todas formas, en vivir esta Navidad.

Y sin embargo, en su fuero interno, pueden tener la inquietud o miedo de pensar que sea la última.

Sé que los protagonistas de la Navidad suelen ser los niños. Y no quiero que esto cambie.

Pero podemos darle a los abuelos un sitio importante para que estén acompañados más que nunca.

Simplemente echar la tarde con ellos, o tomar un café en la cafetería que les gusta, es darles un chute de vida.

O dar un paseo por la calle, el que pueda, para ver las luces de Navidad.

Habrá distintas posibilidades.

Lo único que me gustaría es que todos pensáramos este año, más que ningún otro año, en la Navidad para los mayores.

Aprovechemos que no vamos a poder celebrar con amigos todas esas comidas y cenas de Navidad que cada año nos gusta, y cambiemos a tardes de charla y camilla con los mayores, que tanto bueno les hará. 

Cómo convertir esta Navidad en especial para los mayores

 

Conclusión

 

Llevaba semanas queriendo hacer un homenaje a nuestros mayores, e incidir que estas Navidades deben tener ellos un papel protagonista por la situación en la que estamos.

Con tanta incertidumbre en las noticias me pregunto en lo que estarán pensando respecto a las restricciones de las celebraciones y en su miedo a pasar las fiestas solos.

Nuestros niños, si Dios quiere, tendrán muchas más Navidades que celebrar, pero ¿y ellos? ¿también las tendrán?

Hagamos cada uno a nuestros mayores una Navidad especial en el buen sentido de la palabra, e intentemos suplir esa falta de actividades sociales y familiares con mucho cariño y acompañamiento.

Te escribo esto para que disfrutes si tienes todavía a tus padres con los que compartir tu Navidad, los míos ya la celebran desde arriba en primera fila.

¿Cómo has organizado tu Navidad?

¡Espero tus comentarios!

 

Pin cómo convertir la Navidad de los mayores en especial

 

Como convertir esta Navidad en especial para nuestros mayores
close
Guía para descargar gratuita para escribir desde cero

¡Descárgate la guía para empezar a escribir desde cero!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

6 pensamientos en “Como convertir esta Navidad en especial para nuestros mayores

  • 30 noviembre 2020 a las 07:54
    Enlace permanente

    Ufff… Será, efectivamente, una Navidad diferente.
    Vamos a sonreír mucho con los ojos a nuestros mayores, a todos los que nos rodean aunque no sean familia. Al vecino, al que está en la cola del supermercado, a todos los mayores que nos crucemos. Hagamos que un momento con nosotros sea un momento agradable para todos, especialmente para ellos.
    Gracias Sandra por hacernos reflexionar sobre temas cotidianos como este que están en nuestro día a día.

    Responder
  • 13 diciembre 2020 a las 11:42
    Enlace permanente

    Así es Sandra, hay que hacerles unas Navidades diferentes porque el año ha sido especialmente duro para ellos.
    Hay que pensar en que puedan ser las últimas Navidades de ellos y de nosotros con ellos y si te pones a pensar más allá lo trasladas al día a día.
    Basta con pensar en cuando lleguemos a esa edad, si Dios quiere y ponernos en su lugar.
    Menuda fiesta harán los que ya están en el cielo y sin restrinciones!!
    Y aquí la vivirán en nuestros corazones.
    Un beso

    Responder
    • 14 diciembre 2020 a las 17:55
      Enlace permanente

      Claro que sí Mercedes. Gracias por tu reflexión, Sé que tu navidad será diferente este año pero eres el ejemplo de la positividad para todas. Un abrazo!

      Responder
  • 10 enero 2021 a las 22:09
    Enlace permanente

    Te diré en principio que es un placer leer tu blog y q decirte del placer de escuchar a Siempre Así. Mi Navidad al estar muchos menos ha sido entrañable y muy íntima y como siempre el mejor lugar para los mayores. Saludos

    Responder
    • 11 enero 2021 a las 08:38
      Enlace permanente

      Muchas gracias por tus palabras, que bien que te gusten mis dos facetas de la vida, jeje. Me alegro que hayas disfrutado tu Navidad de esa manera. Un beso

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.