Conseguir calma mental para mejorar tu bienestar

El identificar el bienestar con la calma mental es algo que no le sorprende a nadie. Las personas con paz interior, tranquilidad mental y pausa ante cada situación transmiten bienestar y un halo de felicidad alrededor. 

Pero a todos nos parece que esas personas son un porcentaje pequeño y tocado por la mano divina en nuestra sociedad, en la que todos vamos a dos mil por hora, intentando hacer cuantas más cosas mejor a la vez y apagando fuegos según van surgiendo.

En realidad ¿es tan difícil tener calma mental en nuestro día a día? Creo que no, si se le pone empeño, claro está. Es trabajoso pero no imposible, y son tantos los beneficios personales que te va a reportar que, espero que, cuando leas esta entrada, estés un poco más cerca de intentarlo cada día.

Si prefieres escuchar el nuevo episodio del podcast El club de los diez minutos te dejo el enlace debajo

 

Como describir la calma mental

 

Antes que nada, si has leído durante este año mis posts, habrás visto que en mi reto 12 meses bienestar ( leer más aquí) la CALMA es el tema que le había dedicado al mes de agosto. Y como tal, espero de corazón que lo hayas podido experimentar donde quiera que hayas estado. 

Yo, he decidido que, una de las formas de tener calma es dejar aparcado unas semanas mi compromiso con el mundo digital, aunque no por ello he abandonado mi proyecto. De hecho, y casualmente, he comenzado en este mes de agosto un Curso de Experto Universitario en Mindfulness, Psicología Positiva y Gestión emocional que me tiene muy ilusionada, así que me ha invadido la Calma en forma de meditación y momentos de atención plena, que espero poder transmitiros en poco tiempo. 

Volviendo al tema que nos ocupa hoy, no creo que haga falta describir la Calma mental, pero lo podemos hacer de distintas formas. Por ejemplo identificarlo con paz interior según Wikipedia (estar mental o espiritualmente en tranquilidad, con suficiente conocimiento y comprensión como para mantenerse, uno mismo, fuerte, frente a la ansiedad o el desequilibrio emocional. Wikipedia). 

 A mí me gusta representarla como lo contrario a la impulsividad de pensamientos, lo contrario a una mente llena de maleza de ideas, como hierbas malas que nacen entre los tallos sanos de los pensamientos constructivos y encaminados a tu bienestar. Que no es más que la consecuencia del estrés y de no poner atención plena a cada momento que vives.

 

Conseguir calma mental para mejorar tu bienestar

Que te aporta la calma mental, beneficios para tu bienestar

 

 

Alargar el intervalo

Cómo conseguir más calma mental alargando el intervalo

 

El primer beneficio de tener calma es alargar el intervalo que existe entre un estímulo para tus emociones y la respuesta que se produce en ti. En ese intervalo está la diferencia mayor que hay entre una persona impulsiva y otra reflexiva, y es el causante de dar la respuesta más acertada posible. 

Cuando aparece un estímulo en tu zona de influencia, instintivamente se produciría una emoción, pero la capacidad del ser humano a la reflexión y a la calma es lo que hace que seamos capaces de llevar esa emoción a un nivel adecuado para esa situación.

Tener la posibilidad de analizar las posibles consecuencias de tu respuesta es algo que te ayudará enormemente a no “cagarla”, con perdón, y a disminuir la intensidad de tu emoción.

 

Parar, mirar y luego pasar

 

 

Así como cuando eras pequeña te enseñaron a parar, mirar y luego pasar cuando querías cruzar una calle, ahora te viene bien recordarlo y ponerlo en práctica ante cualquier situación. Para, ten calma, mira, analiza la situación con todos los sentidos, y luego pasa, toma acción de la forma que creas más adecuada.

 

Atención plena

 

Como te he comentado en la introducción, me estoy formando en Mindfulness y nuevas terapias psicológicas, y uno de los temas centrales de ellas es la Calma y la atención plena, las cuales están muy relacionadas. (Espero aplicarlo bien y poder ayudarte más aún en tu bienestar).

Hablando de la atención plena, es necesario estar en calma para tener atención plena, y al permanecer en atención plena le estás dando a tu mente esa calma necesaria para poder centrarte en tu momento presente, sea lo que sea. Si es una actividad que te requiere concentración, la verás mejorada gracias a la paz mental.

De todo ello es de lo que habla el Mindfulness, que siendo una técnica relativamente nueva como tal, es algo que existe desde hace muchos siglos, sobre todo en las religiones orientales,  y ha hecho mucho bien al que lo practica.

 

Mejorar los olvidos

 

Además, en nuestra edad es cuando empiezan los olvidos y el hacer las cosas de forma tan rutinaria, que ni siquiera eres consciente de lo que has hecho. Es verdad que las rutinas y las actividades en «piloto automático» le dejan a tu cerebro algo de descanso para no tener que estar pensando en exceso cómo se hacen las cosas, o el orden cronológico de cómo hacerlo. Pero el paso de los años se aprovecha de eso y te impide recordar los últimos minutos vividos.

Así que con calma y atención plena, conseguimos retener mejor cada cosa que hacemos, sin tener que pensar en cada momento si has guardado algo, has cogido las llaves o dónde has puesto el móvil. Porque lo habrás hecho con la conciencia plena en lo que haces, no pensando en otras cosas.

 

Favorece la gratitud

 

Otra de las consecuencias y beneficios de la calma, es valorar cada micro momento para cultivar la gratitud. 

Si corremos mucho y vivimos sin calma, esos micro momentos nos los perdemos. Y pueden estar llenos de cosas buenas que nos regala la vida, y que no apreciamos si no paramos y los miramos con todos nuestros sentidos. Un olor, un tacto, un sabor… cada detalle cuenta para poder ver el vaso medio lleno y tener en cuenta que, aunque hay situaciones desagradables que tenemos que vivir, también hay muchas otras positivas que te pueden cambiar la visión de tu vida.

En definitiva es una forma de centrarte en tu presente y así agradecer cada momento como una oportunidad nueva para tener experiencias distintas y aprender de ellas. O sea, ser feliz en tu presente, con lo que sea que estés viviendo. Incluso si no es lo que esperabas, poder tener medios para afrontarlo y aprender de ese momento.

 

Parar, mirar y cruzar te lleva a la calma

 

Resetear tu curso pasado

 

Aunque el tiempo de vacaciones tiene que servirte para descansar, también puedes usar tus ratos de calma para resetear tu año y sacar conclusiones de cada situación que has vivido. Intentar repetir las acertadas y disminuir las equivocadas. ¿Has aprendido algo de ella? ¿Lo volverías a hacer igual, de haber tenido más calma? ¿Te quedas con las herramientas nuevas que puedes usar si se repitiera algo parecido?

Antes de empezar el curso nuevo, en el que todos nos ponemos propósitos para cumplir, y que está muy bien hacerlo para ir adecuando tus objetivos a tu vida, es importante valorar tu actitud ante cada meta, y tener calma para poder ser realista ante tus logros. No sirve de nada o más bien es contraproducente, planear unas metas que no se corresponden con tu realidad, y la calma te ayuda a verlo.

 

Claves para conseguir calma

 

Una vez que ya sabes todo lo que conseguirás con calma en tu día a día, es probable que la teoría esté muy clara pero, ¿ahora cómo se lleva a la práctica?

Te comparto algunas ideas para aumentar tu calma mental:

  1. Respiración. Ya sé que es un tópico hablar de la respiración pero es la mejor manera de recuperar tu pulso acelerado ante cualquier situación que te produce estrés. Fisiológicamente hay una serie de cambios cuando perdemos la calma, por si tienes que estar alerta, pero si no es el caso, haz unas series de respiraciones profundas que te ayudarán a volver a tu interior y a des-identificarte con las sensaciones que te invaden en ese momento.
  2. Control de tu cuerpo. Como consecuencia de esos momentos de respiración profunda vas a retomar el control fisiológico de tu cuerpo y llevarlo a un estado de calma, ya sea respecto a la sudoración, tensión muscular o pulso.
  3. Aceptación de tus sensaciones. Como resultado de la des-identificación de lo que sientes, aceptas que no somos de piedra, y que has tenido emociones desagradables. La aceptación es el primer paso para poder cambiar. Acepta que te has irritado, por ejemplo, y deja pasar a la ira, no la niegues ni la escondas, porque te puede provocar una resistencia posterior a la hora de trabajarla.
  4. No te juzgues por tus pensamientos y sentimientos, sólo ocúpate de reconocer datos objetivos y adaptarte a ello. El estrés provoca muchos sentimientos de «no poder con todo», «no llegar a tus objetivos», y otras muchas sensaciones personales que te influyen en tu autoestima. 
  5. Aprende de esas situaciones vividas y de cómo las has afrontado para mejorar la próxima vez que aparezcan. Aunque el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, es posible ir modificando el camino para no encontrártela, o al menos a consta de conocerla saber cómo saltarla 😉

 

Conclusión

 

Como ves he dejado la calma para las vacaciones por muchos motivos:

Tener más tiempo libre te hace disfrutar de esa paz mental.

Parar más tiempo entre el estímulo y la respuesta es posible si no te invade el estrés laboral o escolar.

Resetear tu curso pasado y empezar el nuevo cargado de calma y energía.

Valorar más tus momentos agradables y cultivar la gratitud te ayuda a ver mejor el vaso medio lleno.

Para que te pongas nuevos propósitos más realistas, si es que no lo hiciste así cuando planeaste el curso pasado.

 

¿Como te ha ido a ti con la calma en vacaciones? ¿Has conseguido desconectar algo más gracias a ella?

Déjanoslo en comentarios, ¡nos encanta leerte!

 

firma Un cafe con Sandra

Calma mental para tu bienestar: claves para conseguirla
Guía para descargar gratuita para escribir desde cero

¡Descárgate la guía para empezar a escribir desde cero!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

close

¿Quieres claves para tu bienestar?

Unete a nuestra comunidad

close

¿Quieres claves para tu bienestar?

Unete a nuestra comunidad

Etiquetado en:            

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.