Atención plena, tu aliado para poder conseguir tu sueño

 

Si hay algo que ayuda o impide conseguir tu sueño es el tiempo. Y uno de los mayores ladrones de tiempo es tu propia mente, o sea, los pensamientos que nos invaden la mente y todo lo que queremos llevar en la cabeza para que no se nos olvide. Y no nos damos cuenta que para hacer cualquier tarea de la mejor forma posible, el poner nuestro foco sólo en eso, o dedicarle atención plena, es clave.

Igual que cuando estábamos en la época de estudiantes nos hablaban de concentración en la materia que estudiabas en cada momento, lo que venía a decir que no miraras las musarañas, lo podemos extender a cualquier cosa que hagas en la vida. Es verdad que no es algo nuevo y nadie ha inventado la pólvora con el término de la atención plena. Pero aunque siempre han existido las técnicas de concentración en el estudio, es muy reciente el haber descubierto que son necesarias también para cualquier cosa que estés haciendo.

Vamos a ver un poco más a fondo cómo lo podemos conseguir.

Si prefieres puedes escuchar el episodio del podcast en cualquiera de las plataformas que uses para ello. Aquí te dejo el enlace donde puedes encontrarlo

 

 

 

La multitarea ha pasado de moda

La atención plena versus la multitarea

 

El boom de la multitarea ya pasó. Hubo una época en que nos parecía que mientras más cosas pudieras hacer a la vez más operativa eras. Y más productiva. Y así hacíamos.

Cuando mis hijos eran pequeños pequé de eso, como supongo que tú también. Con mis 3 hijos mayores, que se llevaban tan poca edad entre ellos, yo me creía superwoman y sentía que tenía que llevar 4 cosas a la vez en mi vida, y así llegaba a todo.  Pero ahora siento que ni lo necesito, ni quiero. Cada cosa en su momento y la cabeza solo ocupada en eso que estés haciendo. 

Es la mejor manera de hacer las cosas bien y rápido. Pero no cabe duda que no aparece de la nada. El estar con tu cabeza sólo en lo que estás haciendo en el presente, y no en que cuando termine esto, tengo que hacer lo otro, y llamar a nosequién, y recoger nosequé… no se consigue sólo por querer.

No quiero pasar por alto la importancia de la atención plena también en tus relaciones sociales. Muchas veces nos pasa que estamos con alguien charlando y te estás dando cuenta que lo que tú le estás contando parece que no le está interesando. Y no es eso, es simplemente que tiene la cabeza con miles de pensamientos y no se está enfocando en lo que le está pasando en su presente, que eres tú.

Y no digamos el caso con nuestra pareja y las informaciones que no retenemos. Cuando te pregunta tres veces lo mismo y tú ya te crees que te está tomando el pelo porque ya se lo has respondido, no es que sea por un problema de memoria sólo, que también, pero eso se une a que cuando le estás contestando a su pregunta está con la cabeza en sus pensamientos. O tú le estás contestando de una forma que no lo va a retener. Sin ponerle emoción al contenido, y eso es más difícil de recordar. 

Así que es importante que nos pongamos esa meta de mejorar nuestra atención en nuestras relaciones.

 

Cómo mejorar tu atención plena

Mejorar tu atención plena con mindfulness

 

Todo lo que te estoy hablando de la atención plena tiene que ver con el mindfulness. No sé si has oido hablar de ello, supongo que sí.

Mindfulness

 Este concepto amplio engloba muchas cosas pero una de ellas es el trabajo de tu mente para ser consciente del ahora, y ser feliz en tu presente, el que sea. Creo que ahí está la clave, en disfrutar con lo que estés haciendo, ya sea lo que más te gusta hacer, o lo que tienes que hacer aunque no te guste.

El mindfulness se confunde con meditación para relajar. Y no es sólo eso, la meditación forma parte del trabajo de la atención plena, pero puedes estar con atención plena en una actividad cotidiana, sin necesidad de estar sentada y con los ojos cerrados o semiabiertos.

Es verdad que para conseguir llegar a ese nivel hay que entrenarlo. Y para ello hay una parte de meditación relajada. Nuestra mente se va llenando de pensamientos, sentimientos, preocupaciones, y muchas otras ideas que no tienen nada que ver con tu ocupación inmediata. Así que hay que enseñarle a nuestra mente que no es el momento de eso, ir guiándola hacia lo que estás haciendo, enfocándote sólo en eso para aprovechar tu capacidades intelectuales y los distintos razonamientos en tu tarea actual.

(Aprovecho para contarte que estoy formándome en Mindfulness, gestión emocional y Psicología positiva para poder enseñarte más profundamente a mejorar tu bienestar con esos recursos.  Estoy segura que será muy provechoso 🙂

 

Tanto si estás interesada como si no lo estás en el mindfulness, te voy a compartir algunas ideas que te van a servir para mejorar tu atención plena.

1) Dedica unos segundos o minutos antes de cualquier tarea en respirar, relajar tus tensiones y ser consciente de qué es lo que ocupa tu mente en este momento.

2) Si te hace falta siéntate para ello. O simplemente párate y deja cualquier actividad que estés haciendo.

3) Concéntrate en tu respiración y en tu entorno, dónde estoy, qué percepción tengo a través de los sentidos, qué veo, oigo, huelo. 

¿Está todo en buenas condiciones para lo que tengo que hacer? ¿Necesito algo que no tengo a mano?

4) Una vez que tienes eso comprobado, acepta los pensamientos y sentimientos que tienes pero derívalos a otro momento. «Vale, estoy inquieta por … pero ahora mismo no puedo solucionar nada porque estoy en mi presente con esta tarea, que no tiene nada que ver».

Así que sin hacerte juicio a ti misma por estar con la cabeza en otra parte, y teniendo confianza en que lo podrás atender en otro momento, amablemente lo apartas de tu presente y vas dirigiendo toda tu actividad cerebral en esa tarea que te ocupa. 

 

Esa es la mejor manera de ser feliz y productiva en la tarea que estás haciendo. Creo que lo mejor del mundo es hacer tu trabajo o lo que tengas que hacer, tratándolo como lo más importante de mi vida en este momento. Y eso se nota en tu actitud. Y en tu forma de trabajar.

Querer hacer las cosas de la mejor manera posible. Y para ello hay que poner foco y atención plena en lo que estás haciendo. ( lo puedes comprobar en cualquier persona que trabaje de cara al público, ¿a que hay diferencia entre cuando te está atendiendo de la mejor manera posible, y cuando te despacha porque no tiene más remedio? 😉 

 

Conclusión

 

Como hemos visto, una de las consecuencias de esa atención plena es que tardas mucho menos tiempo en terminar lo que estás haciendo.

Y además lo haces de una forma mucho más experta.

Y eso es una de las cosas más importante para poder cumplir sueños. Tener tiempo e ir avanzando en tu ejecución.

Así que ¿porqué no lo pruebas? ¿Sientes que es un poco más realizable tu sueño?

Déjanoslo en comentarios, ¡nos encanta leerte!

firma Un cafe con Sandra

 

 

 

Atención plena: el aliado para vencer a tu mayor ladrón de tiempo y cumplir tu sueño
close
Guía para descargar gratuita para escribir desde cero

¡Descárgate la guía para empezar a escribir desde cero!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Etiquetado en:        

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.