¿Cómo sacar nuestra niña interior creativa aunque cumplas años?

 

Has oído hablar cientos de veces sobre que todos llevamos dentro nuestra niña interior aunque sigas cumpliendo años. Pero no le das importancia, no crees que vaya contigo. Por otro lado también sabes (porque lo hemos visto en el post anterior) que la creatividad hace mucho bien en tu vida. Pero puedes pensar que la teoría es cierta, claro. Ahora, ¿cómo se lleva eso a la práctica?

Porque cuando llegas a casa después de no parar en toda la mañana, o incluso los días que ni siquiera comes en casa y llegas reventada, lo que quieres es tirarte en el sofá y no tener que pensar en crear nada más. Y menos tener que ocuparte de «otra niña» más, porque ya tienes bastante con tus hijos.

Si ese es tu caso, quizás puedes parar en algún momento de tu vorágine de día, y con un simple cuaderno, escribir ideas. ¿Qué ideas? Vamos a ver cómo hacerlo.

 

Busca a tu niña interior creativa

 

Te propongo un juego.

Piensa que tienes otra vez 8 o 9 años. 

¿Qué solías soñar que eras? Todas cuando somos niñas nos inventamos una vida, que somos princesas, o heroínas , o artistas de cine, con trajes ideales.

Por otro lado solíamos dedicarle nuestro tiempo de creatividad a algo en concreto. Quizás fuera hacer dibujos con ceras, o figuras de plastilina, o te encantaba inventarte historias de tu vida, o actuar.

Según lo que recuerdes que te gustaba hacer, puedes encontrar tus ideas de creaciones para hacer ahora. 

 


Porque nuestra niña interior sigue con nosotros. Así que, ¿por qué no cuidarla y dejarla que se exprese? 


 

Lo que a mí me gustaba no es lo que te gustaba a ti, por eso tienes que saber qué es lo que te apasiona, antes de empezar a buscar tiempo para hacerlo. 

Aunque sea un tópico, la vida es cuestión de prioridades, como ya sabes, y si vuelves reventada de todo el día en la calle y le puedes dedicar un rato a lo que de verdad te gusta hacer, te habrá compensado todo el día sin parar por tener este ratito de disfrute.

Así que si lo tienes claro y tienes posibilidades de hacerlo, ¡adelante!

Pero si no lo sabes, entonces prueba a buscar a tu niña interior. Además de encontrar tus pasiones, disfrutarás recordando esos años de infancia en los que la imaginación te daba mucha felicidad.

 

Por qué olvidamos a nuestra niña interior creativa

 

Como sacar a tu niña interior creativa aunque sigas cumpliendo años

 

 

A lo largo de los años, vamos olvidando a la niña que fuimos.

En la adolescencia es el primer momento en el que rompemos con las “tonterías infantiles” y nos creemos muy mayores para pensar en todo eso. Te da hasta verguenza recordar lo que hacías y en lo que soñabas.

Y ya cuando vas pasando por la juventud, tienes la cabeza en otras cosas, tus estudios, los ligues, tus primeros trabajos, empezar una vida de mayores. 

Total, que sigues abandonando a tu niña interior.


Porque a tu alrededor hay muchas razones para bloquear a tu niña interior. La primera es que tú misma crees que no tiene cabida en tu vida.


Si tienes niños alrededor en tu día a día, te darás cuenta que ellos no tienen miedo a las críticas, a la humillación de que alguien le diga algo.

Ellos siempre encuentran el porqué a cualquier creación suya. Y están muy orgullosos de ello.

Entonces ¿por qué cuando vamos creciendo lo perdemos?

Porque nos importa demasiado el qué dirán. Volvemos al tema de la autoestima que traté el mes pasado en el blog.

Cuando te riges más por los juicios externos que por lo que te aporta tu creación. Cuando no te dejas ser principiante en algo y quieres pasar de cero a cien, sin ir poco a poco por el nivel 1,nivel 2,… (Este es de los mayores bloqueantes en la vida de adulto) Cuando tus errores al crear, como todo el que está aprendiendo algo, los consideras como fracasos, y no como parte del aprendizaje. Todo esto lo veremos más a fondo en otro post porque si no se haría demasiado largo. Y me parece que es lo que más debemos trabajar de la creatividad: los bloqueos creativos.

Así que, volviendo a tu niña interior, ella sigue ahí dormidita. Y lo que único que tienes que hacer, sea la edad que sea la que tengas, es despertarla. 

¿Por qué no eres tú la que decides si eres más feliz creando que «no creando»? Sea en el ámbito que sea, el que te guste, haz una prueba y mírate hacia dentro cuando estás teniendo un momento creativo, escribiendo, pintando, cosiendo, moldeando, lo que sea.

¿Qué estás sintiendo?

¿Te hace bien ese momento?

¿Qué estarías haciendo si no estuvieras creando?

Si el resultado es que te sientes mejor creando que no creando, no te hace falta más. Ya con eso debe valerte seguir con ese momento creativo cada vez que puedas o que decidas.

Puede que te parezca una tontería, pero al menos, pruébalo. 

 

Cómo planear nuestra creatividad 

 

Cómo sacar nuestra niña interior creativa aunque cumplas años

 

Una vez que ya has pensado en lo que le gusta a tu niña interior, o si ya lo sabías, te irá bien anotar ideas.

Simplemente ve recogiendo en tu cuaderno como sería tu proyecto. Ya sea dibujar, coser, hacer punto, escribir, ilustrar, o mil cosas más que te apetecería hacer esos ratos que sueñas que tendrás en algún momento para ello.


El simple hecho de “soñar” que lo consigues, y escribirlo en tu cuaderno, va a soltar tus pensamientos y te hará mucho bien. Y, llevándolo al papel, te vas a dar cuenta que es posible.


Todo se aclara al tenerlo que escribir y aunque tu vida no te deje dedicarte ahora a ello, en cierto modo lo estás preparando, y cuando llegue ese momento, tendrás mucho avanzado, ya que lo tendrás todo en tu cuaderno mágico, y solo tendrás que ir ajustando los tiempos y los «paso a paso».

Incluso si quieres rentabilizar tu creatividad y sacar unos ingresos al mes gracias a ella, te viene bien tener todo escrito y ordenado en un «manual a tu medida». Tengo muchos casos a mi alrededor que en este tiempo de pandemia, o antes, y con mucha vida, empieza desde cero un negocio rentable a través de su pasión creativa. No te cierres a ello.

 

Te ofrezco una Plantilla para organizar tus proyectos. Un recurso imprimible para que lo descargues y empieces a planear proyectos.

 

Miniatura plantilla plan

 

Te va a ayudar a aclarar tus ideas y a organizar tu actividad y tareas cuando te decidas a crear.

Pero si ya lo tienes claro y quieres tener tu creatividad recogida en un sitio concreto entonces tienes Mi cuaderno de hobbies.

Un cuaderno tamaño A5, que he creado, con una plantilla preparada para que te sea más fácil tener a mano toda la información que necesitas sobre tus proyectos creativos. Así no pierdes por distintos sitios de la casa tus instrucciones y paso a paso que siempre hacen falta para avanzar en tu creatividad.

Lo puedes ver más en detalle en mi nueva tienda Etsy, SandraBaronWriting, de la que te dejo el enlace debajo,

 

Cabecera de tienda Etsy SandraBaronWriting

 

 

Mi cuaderno de hobbies 

 

Allí tendré todo lo relacionado a la escritura expresiva que considero tan importante para tu bienestar. Espero que te guste y si te apetece me dejes comentarios sobre qué te parece.

 

Cómo sacar a tu niña interior creativa

 

Conclusión

 

Resumiendo, todos llevamos nuestra niña interior creativa con nosotros, sea el momento de tu vida que sea. Ella no se va.

Así que aprende de ella la humildad de equivocarse, las ganas de aprender y la imaginación para probar nuevas ideas.

Y dale vida a tu creatividad. Si eres más feliz haciendo lo que te gusta que no haciéndolo, ¿por qué abandonarlo?

Dedícale el tiempo que puedas a ser un ratito feliz creando lo que te gusta. Y si no es ahora mismo, sueña en cómo lo harías. Planéalo, escríbelo y cuando llegue ese momento ya tendrás mucho avanzado. Incluso puedes vender tus creaciones y tener ingresos con ellos.

¿Qué piensas de tu niña interior? ¿La has sentido especialmente en este tiempo de pandemia o sigue dormida esperando que le des un sitio en tu vida?¿Tienes claro tus pasiones creativas?

Déjanoslo en comentarios, ¡nos encanta leerte!

firma

 

La creatividad y las habilidades creativas mejoran tu bienestar

 

Hay muchas formas de ser creativos. Y lo mejor es que todos tenemos la capacidad intrínseca de ser creativos. Así que ¿por qué no lo usamos para beneficiarnos y mejorar nuestro bienestar? En este tiempo de pandemia la creatividad ha hecho mucho bien a todos. Y nos ha ayudado a cambiar el ritmo de nuestros días monótonos de encierro. ¡E incluso ha forzado nuevos negocios!

En este mes de mayo seguimos con el reto 12 meses bienestar y trabajaremos en la creatividad. Es un tema muy bonito y muy agradable a los sentidos (toda la creatividad entra por los sentidos) así que te propongo que te mires un poco hacia dentro y reflexiones ¿En qué soy yo buena? ¿Qué capacidades artísticas podría desarrollar ahora, que abandoné en la infancia?

Hablaremos durante este mes de cómo influye la creatividad en tu bienestar, del niño interior que todos llevamos, de los bloqueos a la creatividad y cómo afrontarlos y cómo mejorar y aumentar nuestra creatividad a través de la escritura terapéutica.

Qué es la creatividad

«¡Que subidón! ¡que contenta estoy con el resultado!»

¿No sientes esa alegría cuando terminas cualquier proyecto o labor que has hecho con tus propias manos? Sea un dibujo, un chalequito de punto, una receta de cocina, un cuento para tus hijos,…

Crear es realizar cualquier proyecto que sale de tu pensamiento, que tiene un proceso y se desarrolla en tu cuerpo, manos, u otro órgano (por ejemplo la voz). Pero como ves, para ser creativos se necesita una organización y una disciplina, contrariamente a lo que se piensa sobre los artistas sobre su anarquía y falta de orden.

La realidad es que todos somos creativos, lo que pasa es que en muchos de nosotros la creatividad está dormida o abandonada. Si buscas en ti misma, te vas a sorprender al descubrir que esa área de creatividad que hace años que no estimulas, sigue latente dentro de ti. (Si es la primera vez que lees mi blog te diré que a mí me ha ayudado mucho el libro El camino del Artista de Julia Cameron, te lo recomiendo para que le eches un vistazo porque vas a profundizar en la creatividad que todos llevamos dentro y te enseña a despertarla)

La creatividad es una forma de solucionar de otra manera algún problema que se presente. Es un gran don en una empresa, que sus trabajadores o sus jefes sean creativos al resolver problemas. Y marca la diferencia, las grandes ideas salen de algún problema que aparece.

Cómo es una persona creativa

La persona visiblemente creativa sigue unos patrones más o menos comunes:

Sueñan despiertos. Son muy imaginativos y cuando crees que están ociosos y aburridos, tienen en realidad una gran actividad en su pensamiento y en distintas.

Interpretan de distintas formas una situación. Analizar una situación desde distintos prismas enriquece la solución.

Son muy observadores. Cuando crees que están en sus pensamientos están llegando al mínimo detalle de lo que ven.

Se marcan objetivos pequeños. Cuando quieren lograr algo, son realistas y aunque sean creativos no significa que sean idealistas en sus logros.

Son originales en sus acciones. Esa es la característica más visible. ¿No te ha pasado nunca esa sensación que sientes cuando una amiga creativa da la solución original a algo y piensas «¿cómo se te ha ocurrido eso? ¡Que buena idea!»?

 

Qué aporta la creatividad

 

Así que el ser creativos te hace sentir bien y aumenta tu bienestar, pero es que esa mejora en tu bienestar te hace también ser más creativo. (Es como una pescadilla que se muerde la cola)

Ser creativo te hace conseguir distintas alternativas ante problemas.

La persona creativa actúa y trabaja en estas soluciones, en vez de encontrar desesperanza, frustración y desánimo, como hacen los que no lo intentan.

Te da visión y amplitud de miras. La persona creativa, original, tendrá iniciativa, confianza en sí misma, y en vez de quedarse en la queja ante algún obstáculo, estará lista para afrontar la parte injusta de la vida.

El pensamiento creativo es un primer paso hacia el éxito y el logro de objetivos personales y profesionales. Pero luego tienes que entrenarlo y hacerlo efectivo. A unos se les dará mejor que a otros pero todos lo podemos conseguir.

Te ofrezco esta plantilla para imprimir y establecer tus pasos para lograr un buen resultado en tus proyectos creativos. Te sirve para otros tipos de proyectos también

 

Miniatura plantilla plan
Plantilla para proyectos

 

 

Por qué debes desarrollar la creatividad

Una vez que te he presentado la creatividad, te cuento porqué te insisto en que la utilices. (Puedes echarle un vistazo a la publicación que hice sobre hobbyterapia y creatividad que insiste en beneficios que te aporta)

Llegadas a nuestra edad, en la que tenemos mucha vida todavía por delante, y a la vez hemos vivido ya unos cuantos años, hemos dejado de lado, durante muchos años seguro, nuestras aficiones y nuestras habilidades creativas, «porque no tenemos tiempo».

Y quiero que veas todo lo que te aporta dedicarle un tiempo a fomentar esas habilidades y esas actividades manuales, que tan buenos momentos te dan.

Como siempre digo, es un signo de bienestar dedicarnos un rato a nosotras, a lo que nos gusta, lo que nos hace disfrutar, y si eso significa crear con nuestras manos, mejor.

 

Beneficios de la creatividad

 

Te ayuda a encontrar soluciones distintas a problemas y situaciones difíciles. Hay veces que por más vueltas que le das a un problema no encuentras cómo solucionarlo. Y en el momento que te sales un poco de la norma y con tu imaginación buscas unas solución distinta, gracias a la creatividad, es cuando lo consigues. (Las que sois de mi generación podéis identificar la creatividad con ese momento en el que Vicky el vikingo daba con la solución 🙂 )

 

Wickie de Viking | Personajes de dibujos animados clásicos, Dibujos animados, Dibujos animados clásicos

 

Te sube la autoestima. Conseguir resultados por ti misma, e ir avanzando en tus proyectos aprendiendo nuevas técnicas o mejorando las que ya conoces, te hace tener un mejor concepto de ti misma y sentirte más eficiente. Si además es a través de un rato de disfrute para ti, es doble la satisfacción.

A través de la creatividad puedes expresar y soltar emociones que tenías bloqueadas o que no sabías cómo sacarlas de dentro. Hay una forma de terapia que es el arteterapia que desarrolla esa función expresiva. Y te da mucha paz interior.

Relacionado con lo anterior, la creatividad ayuda a reducir y eliminar el estrés. En muchos momentos de locos, en los que no sabes ni por donde empezar porque los nervios te descontrolan, ser creativa te hace disminuir ese estrés y te baja las pulsaciones a tus niveles. Te ayuda a quitarte por un rato pensamientos negativos porque te centra en la tarea que estés creando.

Debido a ello, otro beneficio de la creatividad es que aumenta tu concentración y tu atención plena en una tarea. Eso ya sabes que es maravilloso para tu cerebro, que a nuestros años no podemos dejar que se envejezca. Poner foco en una tarea le da alimento a tus neuronas y se multiplican las conexiones entre ellas.

Puedes darte a los demás a través de tus creaciones. Hay veces que sirven como regalo para alguien querido, y siempre se ve el cariño que se le pone a un regalo en el que tú le pones todo tu corazón y tu tiempo, y además pensando en esa persona incluso lo personalizas. Y no hay mejor acción que dar. Te hace sentir útil para esa persona y que te tenga presente en su vida.

Te hace sentir una niña otra vez. Los niños son los más creativos, y el paso de los años hace que esa creatividad de la niñez se quede allí. Sin embargo en esos momentos creativos, juegas como cuando eras niño, arriesgas técnicas, inventas distintas posibilidades y disfrutas sin agobiarte por las consecuencias de tus ideas extravagantes. Esos momentos de «juego creativo» pueden ser tu rato de disfrute del día.

 

 

 

Conclusión

 

La creatividad es un aspecto al que no se le ha dado mucha importancia en los últimos años.

Pensamos que le pertenece a la etapa infantil, y que a los adultos no les aporta nada.

Sin embargo gracias a la creatividad se pueden conseguir grandes resultados, y tiene muchos efectos en tu bienestar. Hemos podido ver muchos ejemplos durante la pandemia que nos ha afectado en este tiempo.

Te invito a que sigas durante este mes de mayo conociendo todos los beneficios que te aportan ser creativa, y que le des el valor que tiene en tu vida.

Cada una sabe en qué ámbito la puede desarrollar.

Y tú, ¿en qué te sientes creativa?

Déjanoslo en comentarios, ¡nos encanta leerte!

 

firma

 

 

 

 

La autoestima sana y la liberación de culpa

 

¿Has pensado alguna vez que nuestro modelo de mujer de edad madura, con una familia, y seguramente trabajo fuera de casa, está anclado en pensar en los demás, antes que en sí misma? Puede existir un sentimiento de culpa que te impide cuidarte y afecta la autoestima. 

Porque cuidarnos nosotras, en primer plano, está unido a una culpabilidad por ser “egoístas” y por no atender a los nuestros como se merecen. 

No sé tú pero cuando salgo de compras para mí, sin darme cuenta termino comprando pantalones para mi hijo, calcetines a mi marido y una camiseta ideal que sé que a mi hija le va a encantar. ¡Ah!, y no me puedo olvidar de esa vela que huele a gloria que va para mi suegra porque me voy a ganar unos puntos de más 😉

 Es un ejemplo tonto, pero es así. Intentas dedicar un rato de tu tiempo a renovar tu armario y eres incapaz de gastarte el dinero en ti sin poner por delante a los demás. 

Vamos a ver entre todas que cuidarnos y poner nuestro bienestar en primer lugar no es ser egoísta, al revés, es necesario y además se reflejará en todo aquel con el que te relaciones cada día. Si tú estás bien por dentro, lo estarás con los demás. Tienes que liberarte de culpa para poder tener una autoestima sana.

 

De dónde viene esa culpa

 

Si seguimos hablando de autoestima, y recordamos que tenemos que vernos bajo el prisma de nuestros pensamientos y no de otros, probablemente esa culpa que te viene por tu conducta puede ser porque la estás evaluando desde fuera. (En el ejemplo de ir de compras para ti, tú sabes que no estás yendo contra tus creencias de comprar ropa nueva, pero inconscientemente no quieres que otros te señalen como derrochadora o que sólo piensas en ti)

Además no estás teniendo en cuenta tus circunstancias específicas que rodean a esa conducta, por qué actué así, y estás generalizando a cualquier otra situación. Por ejemplo en la expresión “siempre meto la pata”, seguramente no es verdad. Y te pasa en una situación concreta en la que no sabes cómo actuar o el miedo te hace equivocarte.

Piensa en una situación en la que te has sentido culpable y de la que te arrepientes. Tiene seguramente consecuencias en tu autoestima, pero, ¿estabas evaluándote bajo tus parámetros? ¿qué es lo que tú piensas en realidad sobre eso? 

Debes tener cuidado, hay una delgada línea entre justificar lo injustificable, ante una conducta inapropiada,  y no estar mirando bajo tu prisma. Es necesario diferenciarlos.

 

Qué significa la culpa en tu bienestar

 

La culpa puede ser positiva o negativa y, ya puedes intuir que, la primera sirve para avanzar y la segunda no. 

Siguiendo un artículo de Silvia Russek que os recomiendo La culpa y su efecto en la autoestima


“Podemos hablar de dos tipos de culpa:

  • Positiva,
  • negativa.

La primera es aquella que nos sirve para darnos cuenta de que actuamos mal, nos permite analizar y corregir nuestra conducta y aprender de lo que sucedió.

En este caso más que hablar de culpa, hablamos de responsabilidad.

La culpa negativa es aquella que nos lleva a pensar y repensar en lo que estuvo mal y en cómo nuestra conducta demuestra que somos malos, tontos, etc.

Reconocemos lo mal que nos sentimos, pero no hacemos nada al respecto.”


 

Repitiendo su idea, a la culpa positiva es mejor llamarla responsabilidad, y es necesaria para tratar de aprender de esa conducta y que no se repita en el futuro.

 

Por el contrario cuando la culpa es negativa:

Nos sentimos menos,

justificamos nuestra conducta,

nos ponemos a la defensiva,

nos es difícil recordar o examinar nuestra conducta.

 

Así que si eres honesta y sincera contigo misma, debes buscar la responsabilidad en vez de la culpa negativa, y usarla para avanzar y mejorar.

 

Cómo podemos trabajar la culpa equivocada

 

La autoestima sana y la liberación de culpa

 

Ya hemos visto que, a excepción de algunos casos, casi todas las situaciones de culpa tienen que ver con los juicios de los otros frente al tuyo propio.

 Una primera forma de liberarte de esa culpa es cambiar la frase y en vez de decir «Me siento culpable por…», buscar en qué persona influyente de tu vida estás pensando que evaluará tu conducta, por ejemplo: «me siento culpable por no quedarme en casa con mis hijos todas las tardes e irme a hacer actividades varias».

Rehaz la frase y di, por ejemplo, «creo que a mi madre o a mi abuela, que han dedicado toda su vida en quedarse en casa con sus hijos, les pareceré un ogro y una mala madre por tener otros planes por las tardes, pero yo no estoy haciendo nada malo». 

¿Eso sería una culpa positiva o negativa?

Contesta tú misma y piensa si puedes arreglar esa conducta para que no te provoque esa culpa.

Muchas veces tú no consideras que la conducta sea mala, así que literalmente no es culpa, es más bien miedo a qué pensarán.

Error al cambiar de referente en tu culpa

 

Cuando tú sientes una culpa de esa manera, no sirve de nada que alguien ajeno te diga: «anda ya mujer, esa conducta no es inapropiada, o no estás haciendo nada malo». Porque entonces cambias a otro punto de vista, pero sigues dependiendo de alguien ajeno.

Cuando pides opinión sobre algo que tú has hecho y de lo que te sientes culpable, estás buscando una solución equivocada. Sigues con el foco puesto fuera de ti, y eso no es lo que te hará avanzar. Tienes que buscar dentro de ti, dentro de tus creencias y convicciones. 

Por eso debes ser honesta y diferenciar si lo que sientes en vez de culpa, es ira, por tener que regirte por las convicciones de otros y no las tuyas.

Solo a partir de ahí puedes empezar a trabajar la culpa y para liberarte de ella y reconocer que en realidad no es culpa, es miedo a reconocer que piensas o sientes diferente a lo que los demás lo hacen. Pero en el momento que te sientes con la libertad de seguir tus creencias esa “culpa” se va desvaneciendo y se transforma en seguridad.

 

 Cómo usar la escritura para liberarte de la culpa y mejorar la autoestima.

En tus reflexiones diarias, escribe lo que te está haciendo sentir culpable en estos últimos tiempos ( semanas o meses) y trabaja los sentimientos y emociones que hay detrás de esa afirmación. 

En el ejemplo de la madre que se va por las tardes de su casa, por ejemplo, o en una situación concreta que te venga a la cabeza, se ve claro que la creencia no es tuya. 

Pero hay veces que no es tan claro el separar tu creencia de la ajena, de las personas influyentes en tu vida. Así que tendrás que indagar más profundamente de dónde viene esa creencia.

Ese trabajo es muy bonito, aunque también tiene puntos duros, ya que a lo mejor salen a flote sensaciones, o momentos que no te gusta revivir. Pero el resultado es enriquecedor, y sobre todo, liberador. Así que te animo a que te sientes y lo hagas.

Puede ocurrir que cuando llegas a tus parámetros y sacas las emociones que te llevan a esa pseudoculpa, sientas algún tipo de bloqueo y te cueste enfrentarte a ellos. Tienes una segunda fase por delante y quizás necesites en ese momento una ayuda o guía profesional. No dudes en buscarla, no siempre sabemos hacerlo solos y además puedes tardar el doble de tiempo en conseguirlo.

 

Conclusión

 

Seguimos trabajando la idea que las trabas a tu autoestima suelen venir por creencias externas a ti.

Es necesario definir de dónde viene esa culpa negativa que estás sintiendo y redefinirla como un bloqueo por un parámetro ajeno a ti, para poder liberarte de ella.

Solo trabajamos lo que está en nuestra zona de influencia, lo que depende de nosotros, así que es necesario llegar a ese pensamiento o emoción que te provoca esa situación para afrontarla y trabajarla.

Una buena forma de trabajarla es con la escritura expresiva, ¿ te animas?

Déjanos tus comentarios, ¡nos encanta leerte!  

 

Cómo liberarte de la culpa y tener una autoestima sana

Cómo tener una autoestima sana al cumplir años

Puedes ser preciosa a los 30, encantadora a los 40 e irresistible el resto de tu vida.

Coco Chanel

 

Tener una autoestima sana al cumplir años no significa mirarte al espejo y pensar soy la caña. No , no nos equivoquemos. 

Aceptarnos tal como somos, no significa que nos guste todo lo que somos, y lo que tenemos

Pero sí significa que no nos rebelemos contra lo que no se puede modificar. 

Que yo tenga mis arrugas de 50 años, que la altura que Dios y la genética me ha dado no sea la que me hubiera gustado, y algunos otros rasgos sobre todo externos, en los que no tengo capacidad de cambiar, no puede pararme ante otros muchos internos que sí puedo y debo trabajar.

Hoy, que la persona en nuestro rango de edad, tiene mucha más vida activa que hace 20 años es importante aceptar nuestra realidad y nuestra vida vivida, como parte del camino que recorremos. Y tenemos que pensar en lo positivo de la edad que tenemos, por encima de la «maravillosa juventud» que se nos fue.

No se trata de que hayas cumplido años, que se note en tu cuerpo, lo importante es tu elección de cómo quieres vivir a partir de ahora, qué vas a hacer cada día para contribuir a tu felicidad.

Puede ser que en este momento de tu vida, con todos los años que ya has vivido y ese paso del tiempo en tu cuerpo, sea cuando puedes tener tu autoestima en el nivel más alto de tu vida, cuando se supone que no estás físicamente en el mejor momento.

Vamos a ver cómo conseguirlo.

 

Aprender a vivir en presente

«La madurez incluye el reconocimiento de que nadie va a ver nada en nosotros que no podamos ver en nosotros mismos. Deja de esperar a un productor. Produce tú mismo» 

Marianne Williamson

 

El sentido de esa frase es el resultado de ir trabajando partes de tu autoestima como son el autorrespeto y la autoeficacia.

Para tener una autoestima sana es importante vivir en presente. Ser consciente de que tu vida está aquí y ahora, no con la nostalgia de lo que ya se fue o con la inquietud de que ya vendrá algo mejor.

La madurez te va enseñando, cuando vas cumpliendo años, que el único punto de vista para aceptarte que debe valerte es el tuyo. Cuando eres jovencita te apoyas mucho en los demás, el que dirán, si mi grupo de amigas me verá bien, si a mi pareja le gustará como soy, y es normal que nos guste agradar a los demás. Pero al cumplir años, vas anteponiendo tu autosatisfacción en cómo eres frente a los demás.

 

Cómo tener una autoestima sana a cualquier edad

Además debemos aprovecharnos de eso. Tenemos la madurez necesaria para no tumbarnos ante un juicio ajeno sobre algo que hemos hecho y que está lo suficientemente reflexionado por nuestra parte como para dejarte claro a ti misma que eso es lo que quieres, en este momento de tu vida.

Si tú tienes la suerte de tenerlo claro, es que tu autoestima ha hecho bien su trabajo. El problema está en las que no lo sienten así. Y les sigue creando miedos al que dirán y dudas ante su motivación de vida.

Si te pones trabas a cualquier sueño o cambio de vida por la razón que sea, la edad que tienes, lo poco que va con tu vida, el riesgo a desnivelar tu tranquilidad,… piensa en cómo te sentirás si no lo intentas. Toda la vida vas a estar pensando » si hubiera dado el paso…»

Y la sensación de dar ese paso es algo que te traerá resaca emocional positiva durante mucho tiempo. Mientras más años tengas, más grande será la sensación de logro ante tus pequeños cambios.

Siguiendo a Julia Cameron, en El camino del artista, a veces no hacemos cambios porque nos creemos que de repente nos van a colocar delante de un agujero profundo y tenemos que saltar a un precipicio desconocido para ello.

Y no nos damos cuenta que el cambio está en ir paso a paso caminando hacia él, sin tener que saltar. Porque en cada pequeña acción estamos conociendo ese cambio y bajando sin darnos cuenta. Además con la tranquilidad de tener las habilidades para subir cuando quieras. Y eso te hace que no tengas que decidir entre conocerlo o no.

 

Cómo tener autoestima sana al cumplir años

 

Esto lo puedes aplicar en cualquier ámbito de tu vida. Y si todos lo usamos, te hace ser capaz de cualquier cosa. Ya no vale el «tengo mucha edad para ello», «uy, eso, a estas alturas de mi vida, no va conmigo», «en mi ritmo de vida es imposible hacer eso», «para cuando lo haya conseguido me habré muerto…» 

Todas esas reflexiones bloqueadoras, son síntomas de no querer salir de tu zona de comodidad en la que vives, sin miedos importantes ni riesgos que vivir.

Pero seguimos cumpliendo años, y por ello tenemos que sanar nuestra autoestima. Y algo que nos ha enseñado este tiempo de pandemia, aunque ya lo sabíamos todos, es que hoy estamos vivas y mañana no sabemos.

Así que hoy es el momento de hacer lo que de verdad te hará feliz. Hoy es el día para empezar a autorrespetarte y elevar tu autoimagen y tu autoeficacia. Todos estos son parte de la autoestima que estamos trabajando.

 

El autoconcepto y la autoestima

Cómo tener una autoestima sana a cualquier edad
foto tomada de Poderosas a los 50 dehttps://elpais.com/elpais/2017/02/02/actualidad/1486063551_995941.html

 

Para situarnos en la autoaceptación hay que diferenciar lo que es un hecho (autoconcepto) , de lo que es una apreciación de ese hecho. 

Es decir, la actitud de ver, saber y conocer cómo somos, no es lo mismo que aprobar o desaprobar el cómo somos.

Si yo me miro al espejo y lo que veo son arrugas, tengo que aceptar que mi característica es esa, independientemente de que me guste o no. 

Esa autoaceptación es un paso previo al cambio. ( En el ejemplo de las arrugas puede que esa imagen que no acepto de mi yo externo me esté frenando para tomar acción de algunas cosas de mi vida)

Si yo no acepto esa característica, nuestra voluntad de vernos y aceptarnos tal como somos sí tiene consecuencias en nuestra autoestima.

La aceptación sincera de uno mismo tiende a hacer desaparecer los sentimientos negativos que no nos gusta tener como dolor, ira, envidia, miedo.

En lugar de luchar contra ellos y negar lo evidente, para tu autoestima es mejor aceptar una parte de ti con la que tienes que trabajar.

 

Cómo vivir conscientemente

 

 En tu vivir en presente tiene mucho peso el vivir conscientemente. 

No dejarte llevar por la vida como si de una corriente fuera.

Vivir conscientemente implica saber tus objetivos, tus valores, tus metas, y vivir de acuerdo a ellos en cada momento.

Son una serie de acciones a realizar frente a otras que no aportan.

Pensar frente a no pensar, por ejemplo.

La vida conlleva dar pasos cada día, y detrás de esos pasos debe haber un pensamiento, una reflexión de si hacerlo o no hacerlo.

La época de la inconsciencia de la adolescencia tiene su razón de ser, porque te enseña a encontrar tu camino, lo que te gusta. Pero una persona en la madurez, aunque siempre puede evolucionar o mejorar en detalles, tiene que vivir y ser en base a un pensar en lo que hace.

Una actitud activa frente a la pasividad, una elección de vida , la toma de decisiones, se corresponden con una autoestima sana. 

Siempre se valora a las personas por su seguridad, por su alto poder de tomar decisiones, y todo eso son rasgos de autoestima sana.

Honestidad con tus valores, integridad, ser coherente con lo que predicas, con lo que te gusta. Ser tú mismo frente a un pensamiento generalizado, si es que lo hay. 

 

Ejercicios para trabajar tu autoestima al cumplir años

 

Ya sabes, si no es la primera vez que apareces por el blog , que para todos los objetivos y propósitos de tu vida, te recomiendo la herramienta de la escritura.

Así que para trabajar en tu autoestima también te lo propongo.

Siéntate un momento en el que tengas calma, reflexión, y coge un papel y lápiz o boli.

Enfócate en ti, en tu yo interior, intenta independizarte de tus circunstancias externas por un momento.

Te propongo una serie de preguntas y oraciones, que puedes ir contestando desde el nivel de profundidad que quieras.

Incluso lo puedes repetir cada cierto tiempo, todas las semanas, todos los meses. Y probablemente habrá respuestas que sean fijas, inamovibles, y otras que pueden cambiar, dependiendo del momento de tu vida.

 

  • Qué tengo yo de especial en estos momentos de mi vida. Cuáles son mis fortalezas. 

 

  • Que ha supuesto en mi interior el paso de los años.

 

  • Cuáles son mis debilidades, mis puntos donde tengo que mejorar.

 

  • Si yo fuera más compasiva conmigo misma ¿qué me diría con respecto a mis puntos débiles?

 

  • ¿De qué manera puedo trabajarlos?

 

  • ¿Están relacionados con alguna parte de mi vida en la que se bloqueó esa habilidad?

 

  • ¿Cómo era yo con 20 años? ¿Querría volver a esa edad.? ¿Qué creo que conseguiría volviendo a esa edad?

 

Estas son algunas preguntas orientativas, pero tú vas a ir aprendiendo sobre qué aspectos de tu vida puedes ir indagando en tu escritura diaria, para conseguir esa autoestima sana que , ahora en nuestra madurez, es la base para seguir un estilo de vida acorde a ti misma o por el contrario, dar ese cambio que nunca te atrevías y ahora sí lo intentarás.

 

Ejercicios para tener una autoestima sana

 

Conclusiones

 

Ahora quizás tengas más claro que estás en la mejor edad de tu vida. 

La que tienes en este momento, sea cual sea.

Porque la aceptación de nuestra vida, depende en cierto modo de vivir en presente, conscientemente, dando pasos que tú eliges dar, o al menos en su mayoría. Eso es lo que hará que sigas teniendo una autoestima sana al cumplir años.

Conociéndote como persona con virtudes y fallos, y aceptándolos. Y eso engloba aceptar también el paso del tiempo. 

Y teniendo una actitud positiva y activa, de tomar acción en tu día a día para conseguir tus logros, tus pequeños cambios.

Cuentas con una gran baza como es la madurez.

¿Te animas? ¿ Piensas que el momento para coger las riendas de tu vida es hoy?

Déjanoslo en comentarios, ¡nos encanta leerte!

 

 

firma

La importancia de la Autoestima en nuestro bienestar

«Hay veces que ni yo me aguanto» «¿Por qué no seré más valiente y me lanzo a salir de mi vida tan monótona?»» Me encantaría ser menos miedosa al qué dirán»

¿Te sientes identificada con alguna de las frases anteriores? Todas se refieren a la autoestima y como puedes intuir, la autoestima está relacionada con tu bienestar.

Seguro que en algún momento has pensado que tu vida no se corresponde con lo que sientes o lo que quieres. A todas nos ha pasado alguna vez. Pero, como siempre digo, es cuestión de número de veces. La cantidad de veces al día que piensas eso, comparado con la cantidad de tiempo que estás contenta con tus elecciones de vida, tanto en el ámbito personal y profesional, como espiritual.

Y todo está en tus manos. En tu autoestima.

La autoestima es un concepto muy amplio y a la vez muy importante en nuestra felicidad y nuestro bienestar. Por eso lo incluyo en los primeros temas del reto 12 meses bienestar 

Y lo iremos poco a poco desgranando para que desde ti misma consigas cambios en tu vida que sólo dependan de ti.

Aunque al principio de trabajar en tu autoestima puede que te sientas desorientada, lograrás más sinceridad en tu vida, autorrespeto, confianza, integridad en tus decisiones y otros valores que te ayudarán a tener más serenidad en tu mente.

Por supuesto todo ello con la base de la escritura, que es nuestra mejor herramienta para conocernos. ¿ Te animas a intentarlo?

QUE ES LA AUTOESTIMA

 

La autoestima engloba distintos conceptos, pero en términos generales, para ir introduciéndonos en el tema, yo diría que es la aceptación de nosotros mismos y de que somos merecedores de la vida que nos han dado. Si quieres profundizar el tema busca cualquier artículo o libro de Silvia Congost, psicóloga especializada en Autoestima. Yo aprendo mucho de ella.

¿Has pensado alguna vez que el mundo de hoy en día parece estar luchando contra nuestra Autoestima?

La sociedad actual se basa en la competición y la comparación, dos características contrarias a tener una autoestima sana. La autoestima es la creencia de que eres merecedora de una vida plena, sin complejos de inferioridad, ni mirarte desde el prisma de alguien ajeno a ti. Solo estás tú frente al espejo.

Sé que es difícil a primera vista. Porque todos tenemos mucha carga social en nuestra conducta y nuestras ideas. Y no siempre tú estás de acuerdo con lo que los demás sienten o piensan.

La comunicación digital nos ha abierto la vida de los demás a todos, y en concreto la de una serie de personas con distintas características que las convierten en «influenciadoras» para ti. Podemos conocer cómo viven y cómo sienten, los millones de seguidores que tienen y lo bien que les va, en teoría, a esas personas hiper famosas. Y aunque sabemos que esa no es nuestra vida, es difícil aislarse de esa influencia y no compararse con ellos.

Aquí es donde entra la importancia de tener una autoestima sana para aceptar nuestra vida, quererla y a la vez intentar mejorarla cada día, teniendo frente a ti esos modelos de vida plena, ( no lo digo con prejuicios, sino lo que se ve de cara a la galería) que parece que no tienen días grises.

 

La importancia de una autoestima sana en tu bienestar

 

LA AUTOESTIMA EN TU DIA A DIA

 

Conozco muuuuucha gente que no se siente identificada con la vida de «otros». Pero también conozco y seguro que tú también, otros que no se sienten felices con la vida que tienen, y siempre ven lo negativo. Y muchas veces, detrás de todas esas dudas está la autoestima, e influye directamente en tu bienestar.

¿Cómo me veo en el espejo?

¿Soy sincera al hablar sobre mí, desde lo que yo siento y pienso, o desde lo que los demás quieren oir?

¿Actúo según mis ideas, mis valores, o me rijo bajo el qué dirán?

¿Soy valiente al elegir lo que creo que me hace feliz a mí, o tengo la vida que me lleva la corriente?

Todo esto tiene un trabajo detrás. Empezar a sacar esa información tuya no es cuestión de un día, ni un rato. Pero si te apetece intentarlo te propongo como herramienta la escritura. Si consigues crear la rutina de escribir para ti, creo que puedes cambiar algunas cosas que sabes que no van contigo pero nunca das el paso para ello.

Así que estar feliz con tu vida debe empezar por estar feliz contigo misma. Toda la vida que desees está muy bien si está alineada con tu sentir y tu pensar. Si no es así, no tiene sentido.

 

EL PODER DE TU MENTE EN LA AUTOESTIMA

 

La importancia de una autoestima sana en tu bienestar

 

La base de la autoestima es una experiencia interior: LO QUE YO PIENSO Y SIENTO SOBRE MI MISMO. No lo que otros piensan.

Incluso de niños, que somos manejados por los adultos, ya tenemos una visión personal sobre lo que nos rodea, y nuestras elecciones tendrán un papel en nuestra futura autoestima. Si tienes hijos o sobrinos lo habrás observado, como desde pequeño se van notando las diferencias entre lo que cada uno siente respecto de sí mismo, ya sea en más o menos timidez, más o menos riesgo o inconsciencia al experimentar juegos, y otras conductas que están relacionadas con la forma en cómo te autovaloras para hacer algo.

Todo eso se va moldeando por el entorno o ambiente del niño. A grandes rasgos se sabe que si tus mayores y tus iguales te valoran o no tus destrezas o debilidades más de la cuenta tendrá efecto en cómo vas desarrollando tu autoestima hacia una línea ascendente o descendente.

Mi mente puede proyectar una imagen de mí que no es la que me corresponde, puedo ser amado por los demás pero no amarme a mí mismo. Y pensar que esas circunstancias externas a ti son las responsables de que yo sea o no feliz. Buscamos esa confianza y respeto en nosotros mismos fuera de nosotros ( en el éxito, posesiones, destrezas, matrimonio, paternidad, …)

Sin embargo el éxito de nuestra autoestima positiva está en un logro espiritual interno, que no es igual a la sensación positiva de que los demás nos valoren.

Esa necesidad de valoración por parte de los demás hará que la búsqueda de la felicidad sea siempre inalcanzable, porque no está dentro de ti, sino que está supeditada a lo que los demás piensen y no está en tu ámbito de influencia. Bastante tienes con manejar a tu mente para encima tener que controlar a la de los demás ¿no? 😉

 

La importancia de la autoestima en tu bienestar

CONCLUSIONES

 

Solo tú puedes generar esa experiencia de ser apto para la vida que vimos en la definición de la Autoestima, y está directamente relacionada con el bienestar.

La autoestima no es comparativa ni competitiva, y eso en el mundo que vivimos es bastante difícil. Esa comparación y competición perenne puede llevar a la arrogancia y la sobrevaloración. Dos indicadores contrarios a una autoestima sana, que considero que es un estado en que la persona no está en guerra ni consigo misma ni con los demás.

El trabajo de la autoestima es de fondo. Sin carreras a contrareloj ni spring final. 

De paso a paso. De sentarte un rato de reflexión en tu día a día y pensar sobre ti y tus valores de vida, ¿ se corresponden con la vida que llevo? ¿ me ayudan a ser feliz?

Hay muchos beneficios que la autoestima sana te produce en tu vida. Y los iremos viendo en las próximas entradas del blog. No tengas dudas en intentar mejorarla. Siempre es buen momento, sea cual sea tu edad.

¿Cómo sientes tu autoestima en este momento? ¿ Necesitas replantearte aspectos de tu vida? 

Déjanoslo en comentarios, ¡nos encanta leerte!

firma

 

 

Escribir tu propósito para empezar a tomar acción en tu vida

VIVE HOY COMO SI FUERAS A MORIR MAÑANA

Como resumen del primer trimestre de cambios en tu vida, en el que desde la alimentación sana, el ejercicio como rutina y la actitud positiva, has decidido que sí, que puedes conseguir tener más bienestar y que depende de ti, ahora viene tu compromiso: tomar acción.

Para ello la estrategia más fácil y primera para tomar acción es Escribir cada día tu propósito.  ¿Qué es lo que quiero conseguir hoy? ¿Qué pequeña acción puedo poner en primer lugar hoy para que cambie mi resultado?

Y te ofrezco un espacio para hacerlo y de esa manera comprometerte más: Mi cuaderno de reflexiones diarias, en el que puedes recoger todas esas ideas y objetivos que te pueden ayudar a ser más feliz cada día.

Es necesario tomar acción

 

Veamos un ejemplo para conseguir tu propósito , el que sea escribiendo.

Ya que estás de acuerdo conmigo en que tenemos que ser más positivos, no se puede quedar en la idea. Hay que llevarlo a cabo, así que si lo pones por escrito, es mucho más efectivo. Por si acabas de llegar a mi blog y no has leído los posts anteriores, resumamos cómo hacerlo paso a paso:

Paso 1 : Querer ser más positivo. Para ello te animo a sentarte 10 minutos ( puedes leer el post sobre el club de los 10 minutos) para tomar acción de tu día. Ya esa acción de sentarte a escribir puede hacer que recuerdes durante todo el día: » esta mañana cuando me senté a escribir decidí que haría …»

Paso 2: dejar las quejas. ( para profundizar puedes leer el post sobre cómo dejar de quejarte) Para dejar las quejas, escribir es una buena ayuda. Puedes escribir tus quejas más habituales y reescribirlas de otra forma. A lo mejor no te estás dando cuenta de todo lo que te quejas hasta que no lo ves por escrito.

Paso 3: Utilizar las autoafirmaciones positivas. Te hablé de la lista de frases negativas que sueles utilizar en tu día a día en el post sobre las autoafirmaciones positivas ( puedes leerlo aquí). Recoge en tu cuaderno tus frases negativas más habituales y escribe al lado de cada una, cómo sería su versión/frase positiva. Al principio te cuesta un poco hacerlo, pero en cuanto le cojas práctica lo harás casi automáticamente.

Paso 4Protegerte de las personas negativas. (leer más aquí) Puede ser tu ofrecimiento de obras del día. Hoy ofrezco el rato que estoy con esta persona para proteger mi sensibilidad positiva y que no me la eche abajo. Así que me propongo ayudarle a mejorar su visión de cada cosa que comenta y así me ayuda a mí también.

 

¿En qué consiste este «compromiso»?

Pues en levantarte cada día y decidir cómo quieres que sea tu día, en aquellas cosas que tú puedes elegir, y para ello escribirlo. Eso es lo que significa escribir tu propósito.

Cada una con el nivel de compromiso que pueda.

 Si no te ves con motivación todavía para todos los días, empieza 1 día a la semana. El que elijas para ello. Mejor si es durante el fin de semana, si tus rutinas se relajan, y tienes más facilidad para encontrar un momento de relax.

Una vez que veas lo bien que te sienta ese ratito de escritura, prueba a hacerlo cada 4 días por ejemplo. Mételo en tu agenda. Para crear el hábito.

El siguiente paso es hacerlo cada día. Te aseguro que poco a poco tu mente te lo va a pedir inconscientemente, cuando note ese desbloqueo de pensamientos inútiles que nos vienen cuando estamos estresados o angustiados por algo.

 

Mi cuaderno de reflexiones

 

 

 

¿Qué es Mi cuaderno de reflexiones?

Es un espacio en el que puedes recoger todo lo que en esta etapa te ocupa, no preocupa, y de esa forma liberar tu mente de tanta carga emocional , para mejorar de tu bienestar. Alimentación saludable, ejercicio y actitud positiva son ejemplos de aspectos que puedes mejorar pero hay mil preocupaciones y ocupaciones que cada una tenemos en la mente y tú sabes mejor que nadie cuáles son.

La idea es transformada de lo que propone Julia Cameron en su libro  El camino del artista, que tanto te recomiendo, con sus páginas matutinas. Pero pensando en ti, que a lo mejor no has escrito nunca, escribir tres páginas enteras sobre reflexiones cada día me parecía que te iba a superar. Y lo he intentado facilitar y simplificar para ti.

 

Es un cuaderno tamaño A5, con 80 páginas dobles, en el que hay una plantilla para que rellenes tus reflexiones cada día.

Tendrás un recuadro para el ofrecimiento del día, otro para el agradecimiento del día, un espacio para una cita religiosa o motivadora que quieras escribir y una página completa en el que reflexionar sobre lo que quieras y te pueda ayudar a los logros de ese día.

 

La mejor forma de tomar acción en tu vida

 

Con una cubierta en un diseño floral creado por mí, para que cuando lo veas en tu mesita de noche o en la estantería de tu casa, te aporte paz y colores agradables a la vista. A todas nos gusta ver «cosas bonitas» 🙂

 

Sabes que siempre te recomiendo utilizar los primeros momentos del día para escribir pero si tú prefieres hacerlo a última hora del día o en un rato a media tarde en el que estás tranquila y nadie te molesta, hazlo así. Tú misma te vas marcando lo que mejor te vaya.

 

¿Por qué no te recomiendo empezar en cualquier libreta?

 

Ya sé que puedes comprar un cuaderno cualquiera y escribir como tal. Pero si estás empezando con la escritura y no estás muy habituada todavía, necesitas un espacio concreto para esta actividad. Si empiezas en un cuaderno cualquiera , ¿no crees que en cuanto no te des cuenta empezarás a arrancar una página para hacer una lista, otra para escribir una receta que no quieres olvidar, o cualquier otra cosa que no sea el propósito del cuaderno en sí? Te lo digo por experiencia. Yo tengo por casa varios «cuadernos de sastre» en los que escribimos cada uno distintas cosas y está siempre perdido además. 

Mi cuaderno de reflexiones es específico para ello , y no se prestará a utilizar una hoja para otra cosa que no sea tus reflexiones. Se convertirá en tu diario guiado, el cual puedes guardar si quieres como parte de tu proceso transformador sea cual sea el momento de tu vida en el que lo hagas.

¿Cómo se usa?

Ya verás que es muy fácil escribir en él y además tiene que ser casi espontáneo, que no pienses demasiado lo que vas a escribir. Debe servir para soltar ideas. Con lo que sin darte cuenta y solo soltando la mano te estarás convirtiendo en «escritora» de tus vivencias y tus inquietudes.

Solo te propongo esos temas de agradecimiento, ofrecimiento y cita, porque está bien para partir de alguna idea. Pero te aseguro que en poco tiempo lo que más agradecerás es el espacio en blanco de la página contigua en el que das libertad a tus sentimientos. Igual me dices que es poco espacio para lo que querías escribir, pero lo he hecho así queriendo, para que no tengas excusa al principio y hubieras pensado que era tanto lo que rellenar que no sabías como hacerlo.

Respecto al espacio de la cita inspiradora, es muy bonito en algún día señalado del santoral que escribas sobre la vida del santo que te apetezca o el evangelio del día. Pero si no eres religiosa, puedes aprovechar las miles de frases inspiradoras que ves por las redes cada día  y que te dan en algún momento una señal. ¿Has oido hablar de la  «sincronía»? Me encanta porque es un término que define ese momento en el que tienes una idea que te ronda en la cabeza y empiezas a ver señales en tu entorno que te llevan a hacerla realidad. Es como si los astros se alinearan para ello. Pues en esas citas inspiradoras suele pasar. De repente encuentras una que parece que te habla a ti. 

Una vez que tomas la rutina de usarlo cada día, no lo querrás dejar de hacer aunque salgas de viaje. Así que te acompañará en tu bolso o en tu maleta, como si de tu cepillo de dientes se tratara, porque es tanto lo que te beneficia que no vas a querer separarte de él.

¿Este cuaderno es para mí?

A lo mejor estás pensando que no lo necesitas, que tú no tienes ningún problema , que eres muy feliz cada día, etc. Pero escribir tu propósito, es para todo el mundo.

No me creo que no haya días de preocupaciones en tu vida. Porque todas los tenemos. Pues eso que te agobia escríbelo en ese espacio y ya verás como se aclara poco a poco. Y si en algún momento atraviesas una etapa en tu vida difícil, en la que te tienes que enfrentar a decisiones o elecciones que no te apetece tomar, tendrás una buena guía de tu interior en este cuaderno.

¿ Para cuánto tiempo sirve?

El tiempo que te dure dependerá de la frecuencia con la que escribas. Si eres constante y le das dedicación diaria tendrás para casi 3 meses de escritura. Podrías usar uno por cada estación del año por ejemplo.

Le he querido dar ese tamaño para que no sea muy pesado de trasladar y a la vez tengas para un espacio de tiempo considerable ( en 3 meses se logran muchos cambios). Podrás tener unos cuantos por cada año y como son diseños bonitos te adornarán además tu estantería.


Ya está a la venta, a través de la web. Mándame un correo si tienes alguna otra duda a uncafeconsandra@gmail.com


Conclusión

Ya que has decidido poner de tu parte y hacer de tu día a día un momento de bienestar tienes que tomar acción.

La forma más fácil de empezar a tomar acción es escribir tu propósito cada día, con lo que quieres conseguir. Porque te compromete en cierta manera con ello.

Te ofrezco para ello Mi cuaderno de reflexiones. Un bonito espacio que será parte de ti y que podrás llevar en tu maleta a cualquier parte que vayas para hacer que ESTE día sea el más especial. 

Termino el post con la misma reflexión del principio para que lo grabes a fuego en tu interior:

«VIVE HOY COMO SI FUERAS A MORIR MAÑANA»

¿Y tú?

¿Vives a tope cada día? ¿Sigues esperando ese futuro donde todos dicen que está la Felicidad, o la buscas cada día?

Cuéntanoslo abajo en los comentarios,

¡nos encanta leerte!

Conseguir que las personas negativas no influyan en tu actitud positiva

 

Después de varios posts en los que te he hablado sobre la actitud positiva, ya tenemos claro que tenemos que evitar las quejas sin fundamento (leer aquí) y que tenemos que usar auto afirmaciones positivas (leer aquí) que te predispongan para ello.

Vale.

Y ahora ¿qué hacemos si nuestro entorno, o sea las personas con las que nos relacionamos diariamente, no piensa como tú?

¿qué resultados consigues si siempre estás metida en una vorágine de carga negativa? Tu amiga, tu hermana, el compañero de trabajo, tu hijo… 

Es difícil salir de ahí si no pones de tu parte. 

Vamos a ver cómo podemos afrontarlo, e intentar que su influencia en nosotros sea la mínima.

 

Características de las personas negativas

 

Conseguir que las personas negativas no influyan en tu actitud positiva

 

Antes de nada quiero decir que esto no se trata de un extremo u otro.

No hay personas estrictamente negativas o estrictamente positivas.  Todos tenemos momentos de actitud negativa. Lo que pasa es que en el momento que las conductas negativas superan a las positivas es cuando hablamos de personas altamente negativas.

Piensa en cualquiera que conozcas. Seguramente es imposible que siempre actúe de forma positiva o siempre negativa. El estado de ánimo es una balanza y tendrá fluctuaciones. Es la cantidad de veces que se incline hacia un lado u otro, lo que nos llevará a catalogarla, aunque sea feo hacerlo, como una persona positiva o negativa.

Partiendo de esa base, las conductas más habituales de las personas negativas son:

Se ponen metas o propósitos imposibles. Y eso trae frustración y carga negativa. Es tan importante asumir con lo que contamos, como no rendirnos y luchar por conseguir cosas. Para ello es fundamental que tus metas sean realizables. Ya que proponerte a ti misma retos, sube tu confianza en ti misma.

Se toman las cosas demasiado en serio. Si algo no les sale como ellos quieren, les falta humildad para reconocer que todos fallamos, y esa falta de tolerancia a la frustración, unido a la falta de humildad, es un caldo de cultivo maravilloso para la actitud negativa ante la vida.

Esto les lleva a la queja sin fundamento. A enfocarse en la parte negativa de su resultado y a pensar en que no hay más opciones cuando uno falla. Se centran en desgracias, sufrimiento e incapacidad de uno mismo.

Y también les lleva a justificar ese NO avance en la vida. «Como todo me va a salir mal, y además yo no soy capaz de conseguir lo que me propongo, para qué lo voy a intentar».

Aquí viene otro rasgo muy común en ellos que es la comparación con otros. (Esos que sí consiguen cosas, que no se han rendido ante algún obstáculo en el camino. Que han tenido la humildad de reconocer que por ahí no iban bien y que tienen que cambiar el paso para lograr eso que buscan.) Y evalúan lo que uno consigue en función de lo que consiguen los otros. Lo cual es injusto e irreal. Cada uno tiene sus circunstancias y su vida.

Cómo protegerte de las personas negativas

 

Tú no puedes cambiar a todo el mundo pero sí te puedes proteger de su carga negativa para que no te arrastre.

Puedes reconocer que esa persona tiene un problema y que tú no piensas igual. Si partes de esa base te será más fácil alejarte de ese pensamiento y que no te arrastre.

También es efectivo quitarle importancia a su comentario o forma de pensar dándole un poco de humor al momento. Sin reírte de ella, puedes darle una chispa de risa a sus palabras y conseguir relajar esa expresión corporal negativa que seguramente le habrá invadido en ese momento (a todos nos cambia la expresión cuando hablamos en tono negativo).

Por supuesto, es fundamental no discutir con alguien que está viendo algo, de forma muy distinta a la realidad. O mejor dicho, lo ve bajo SU realidad, y es imposible sacarlo de ahí. Así que te aconsejo que te «evadas» emocionalmente lo que puedas y no «entres al trapo» como decimos por aquí.

 

Cómo protegerte de las personas negativas

 

Es posible ayudar a las personas negativas

 

Y como último consejo pero el más importante y difícil de conseguir es empatizar. Se habla mucho de evitar personas negativas, personas «tóxicas». Y hay momentos en los que  es verdad. Que te tienes que poner por delante de todo. Sobre todo cuando pasas un momento grave de enfermedad o de bajo ánimo por cualquier situación.

Pero el resto de tus días, esos en los que estás bien anímicamente, tienes que empatizar con esas personas e intentar comprenderlas y ayudarlas. O al menos, si no puedes ayudarlas, tener compasión de ellas, porque nadie es feliz siendo negativo. 

Así que una buena forma es hacerles ver que deben cambiar su enfoque. Porque no es más que eso. En la vida todo tiene un lado negativo, si queremos buscarlo, y todo tiene uno positivo. Que además es mucho más agradable de vivir. 

Probablemente te lo rebatirán mil veces. Cada cosa que tú le digas positivo, ellos le buscarán lo negativo. Pero con paciencia y mucho cariño seguro que algo consigues. Y te sentará muy bien anímicamente el saber que estás intentando ayudar.

Tómalo como un reto: «Hoy voy a ayudar a Fulanita a buscar el lado positivo de las cosas». Y a la vez te ayudará a ti.

Aunque no lo consigas a la primera, seguro que de tanto buscar lo encuentras. (Como dicen mis niños: «¡Mamá, es que lo encuentras todo! Y no es que yo sea maga. Es sólo buscar por toooooodos lados hasta que algo aparece.) Pues esto es lo mismo. Busca lo positivo por cada rincón o momento del día, que lo encontrarás.

 

Conseguir que no te influyan las personas negativas

 

Conclusión

 

Conseguir tu rumbo derecho hacia la actitud positiva es más difícil, si te encuentras metido en un océano de quejas, actitud negativa y otras emociones negativas. Y es algo que puede pasarnos en algún ámbito de nuestro día a día. Puede ser en casa, en el trabajo, o en el colegio de tus hijos.

Si conseguimos hacer dos cosas como son, conseguir que no nos afecte y poder ayudarlas a cambiar de enfoque, iremos construyendo un ambiente a nuestro alrededor más positivo, que, en definitiva, es lo que buscamos. Actuar sobre nuestro círculo de influencia, el que nos preocupa y con el que nos movemos todo el día, es la mejor manera.

Vamos a ir creando un cortafuegos positivo para que, al menos mientras vamos asentando nuestra actitud positiva, no haya malas hierbas, ni rastrojos que puedan estropear esa vereda positiva que queremos seguir en nuestra vida.

Seguro que es más fácil y posible de lo que crees.

Cuéntanos cuál es tu secreto para actuar con las personas negativas de tu entorno. ¿Tienes alguna idea que nos ayude?

Déjanoslo en comentarios, ¡nos encanta leerte!

Cómo usar las afirmaciones positivas para tomar acción de tu bienestar

 

Como buena seguidora de la psicología positiva, me gusta centrarme más en lo que hay que hacer que en lo que hay que dejar de hacer para conseguir bienestar. (Aunque en el anterior post consideré que era imprescindible hablar de dejar de quejarnos) 😉

Con esa referencia, y habiendo conseguido bajar el número de quejas por conversaciones en tu día a día, creo que el siguiente paso sería utilizar las auto afirmaciones positivas para conseguirlo.

Esta forma de hablarte tiene una relación positiva en tu bienestar, ya que te prepara para ponerte en acción y dar el primer paso cuando se trata de querer mejorar tu vida.

Es enfocarte en lo que servirá para conseguir algo, e ignorar lo que no sirve. Lo asemejo a cuando mis niños eran pequeños y bastaba con que le mencionaras algo, aunque fuera en negativo, para que se le antojara. Así que, si quería conseguir que se le olvidara algo que no podían hacer, no se nombraba. Se convertía en tabú.

Es más fácil de lo que crees. No hablo de milagros, que también los hay, hablo de tomar acción y querer prepararte para cualquier situación a cambiar.

Vamos a ver juntas que podemos hacer para conseguirlo.

 

Qué son las autoafirmaciones positivas

 

Cómo utilizar las auto afirmaciones positivas para tomar acción de tu bienestar

Si recuerdas las clases de lengua de primaria en las que nos enseñaron las oraciones enunciativas afirmativas o negativas, cada una tenía su característica diferenciadora.

Llevándola al terreno de la psicología, la auto afirmación positiva es una frase que te dices a ti misma con la intención de programar a tu mente para que se enfoque en alguna idea o conducta que tú quieres conseguir. Le das motivación e ilusión a tu mente y le ayudas a que sólo se centre en eso. O sea, le sumas positividad a esa afirmación.

La negativa se centra en lo contrario. Usa adverbios de negación y pone la atención en dejar de hacer una acción. Y eso por sí solo, disminuye la motivación, o simplemente la ignora.

Hablarte en positivo no es más que enfocarnos más en lo que puedes hacer , que en lo que tienes que dejar de hacer. Nuestra mente es algo torpe y como tal es mejor ni siquiera plantearle una afirmación negativa aunque sea con el NO delante. Es distinto decirte : «No debo ser egoísta»; que decir: «Tengo que pensar en lo que le viene bien a mi familia antes que a mí». (por ejemplo)

Con la primera afirmación te estás autodestruyendo. Nuestra mente sólo coge la palabra egoísta y la une al Yo, y te repetirá sin darte cuenta: Soy una persona egoísta.

Si usas la segunda frase cambia el chip. Y le haces ver a tu mente que hay distintas formas de estar pendiente de los demás, y que están en tus manos. Luego eres capaz de mejorar.

¿Ves la diferencia?

Eso es sólo un ejemplo, pero como eso, todo. Cuesta trabajo porque a lo largo del día estamos siempre machacándonos con afirmaciones negativas .

Hago un inciso para acordarme de una peli, que ponen en la tele cada dos por tres, El negociador, en la que, un experto en negociar con delincuentes con rehenes, le va dando pautas al policía, que le atiende al teléfono, sobre cómo actuar en casos así. Y, lo primero que le enseña, es a contestar cualquier pregunta evitando el NO. El policía, que no es más que el que recibe la llamada y, por lo tanto, no lo han preparado para ello, se pasa un buen rato metiendo la pata, porque a cada pregunta responde con un NO. Hasta que, va cogiendo práctica y, lo consigue. Pues algo parecido podemos hacer nosotros. Es cuestión de intentarlo a base de ensayo-error

Haz la prueba, e intenta cambiar cualquier respuesta que des, ante las preguntas que se dan durante el día, evitando las oraciones enunciativas negativas. Es difícil, pero con entrenamiento se consigue.

 

Qué conseguimos con esas afirmaciones y lo que no conseguimos

Como he comentado antes, la autoafirmación te prepara, te da motivación e ilusión para tus objetivos y tus metas.

Te pone en acción y es el primer paso en modificación de conductas.

La persona positiva toma acción para cambiar las cosas. Y ayuda mucho más para ello el hablarte en positivo.

Hay miles de estudios en los que se demuestran que ese primer paso es importante para conseguir algo.

Aunque me centre en lo positivo tengo que hablar de lo que no consigue las autoafirmaciones.

Ya he comentado que por sí solas no hacen milagros. Quiere decir, que no creamos, que por decirte muchas veces una afirmación, vas a conseguir que se cumpla,( y aquí viene el quiz de la cuestión), si no te pones en acción. Así que, como vemos, es sólo el primer paso.

En casos graves de algún trastorno psicológico tampoco curan. Según el profesional que lleve al paciente decida, serán oportunas o no. Siempre hay que consultar al especialista si es necesario.

 

La base científica de las autoafirmaciones

 

Se han desarrollado muchas investigaciones sobre si las afirmaciones positivas causan efecto o no en la modificación de conducta. Y según unos y otros llegan a la conclusión de que te predisponen a cambiarla, aunque por supuesto se tienen que dar otras distintas circunstancias para que haya logros.

En este artículo de psicología, está muy bien resumido algunos de los estudios sobre la relación entre autoafirmaciones y cambios positivos, por si quieres echarle un vistazo.

https://www.mundopsicologos.com/articulos/descubre-si-las-autoafirmaciones-producen-cambios-positivos

Está claro que sólo con tu pensamiento no cambian las circunstancias externas a una situación, pero sí todo lo que está en tu mano.

 

Cómo utilizar las autoafirmaciones positivas para tomar acción de tu bienestar

Cómo practicar las afirmaciones positivas

 

Hay distintas técnicas para ayudarte a conseguirlo, pero como yo siempre soy defensora y promotora de la escritura, te propongo utilizarla también para tus afirmaciones.

Para ello, escribe las frases negativas que sueles usar en tu habla diario. Haz una lista de las coletillas que sueles decir en tu día a día que no te están ayudando a lograr tus propósitos.

Ejemplos:

No tengo ni idea de cómo va esto

Nunca consigo lo que me propongo, otra vez lo he hecho mal.

No se me da nada bien__________

No me entero de nada, no sé cuando habéis hablado de eso.

No hago más que equivocarme

Hoy seguro que se me vuelve del revés la mañana.

No me da tiempo a nada.

.

.

Te suena alguna ¿verdad?

Estas son muy generales pero para hacerlo a tu medida tienes que escribir las tuyas.

Para ello puedes utilizar la meditación o un momento de calma y reflexión. En esos momentos te vienen a la mente algunos pensamientos negativos. Aprovecha y recuérdalos cuando estés ante tu lista de oraciones negativas.

Una vez hecha tu lista de lo negativo, en una columna paralela, escribe una afirmación positiva que se corresponda con cada negativa que escribiste. Esas afirmaciones deben ser realistas y estar centradas en actos concretos y en el presente. ( Ej. » soy capaz de dibujar una cara divertida y así poner en práctica mi hobby del dibujo» en vez de «No sirvo para el dibujo y eso que me hubiera encantado saber dibujar») O: «no soy nada buena cocinando» cambiarlo por «hoy voy a hacer una receta muy sencilla que les va a encantar a todos»

Sé que al principio te costará trabajo descubrirlas, porque las tenemos muy interiorizadas, pero poco a poco puedes hacer que tu día termine con mejores sensaciones de logro que antes.

Te dejo una plantilla imprimible para rellenarla con tus afirmaciones positivas. La puedes imprimir y tenerla en los sitios que más tengas a la vista en casa. O la llevas en el bolso, si quieres, para verla de vez en cuando.

Repítelas cada mañana como si fueran tu referente para empezar el día. Tienes que creer en ellas y ponerles emoción. Y ser consistente. Hacerlo como cualquier hábito nuevo, hasta que lo vayas interiorizando y puedas pensarlo automáticamente sin tener que leer tu lista.

Ayuda a tu círculo de influencia a cambiar las enunciaciones de negativas a positivas. Es una práctica para ti misma y además creas un ambiente positivo con un pequeño grano de arena ( Tampoco te rayes, a ver si te van a evitar por ser la «frikipositiva» 🙂 Seguro que sabes ver cual es el momento para intentarlo)

 

 

Plantilla autoafirmaciones positivas
Clica en la imágen para descargarla

Conclusión

Nuestra mente es como un niño pequeño, sólo debes nombrarle lo que quieres conseguir. Porque si haces lo contrario, y le dices que deje de _______, será justo lo que haga.

Todos podemos empezar a mejorar nuestra actitud positiva empezando por nuestros pensamientos y nuestro autohabla. Es cuestión de empezar poco a poco, y sobre todo ser consistentes y perseverantes.

Evitemos tanta carga negativa en nuestras conversaciones y pondremos un granito de arena en mejorar el bienestar de los nuestros practicando las afirmaciones positivas.

¿Te apuntas a intentarlo? Te aseguro que te será hasta divertido.

Déjanoslo en comentarios, ¡nos encanta leerte!

 

Primer paso para tener actitud positiva: dejar las quejas

 

Tenemos la mala costumbre de quejarnos por todo. Yo la primera. Y para nuestro propósito de tener actitud positiva hay que dejar las quejas.

Así que el primer objetivo para cambiar nuestra actitud es cambiar el foco de atención de las quejas a una afirmación distinta. 

Vamos a buscar la forma de dejar la queja diaria de todo lo que nos pasa. Incluso del tiempo meteorológico, sí. «¡Que frío más horrible!, ¡que calor más insoportable…!» ¿te suena?

Vamos a trabajar cómo podemos deshacernos de esas afirmaciones negativas que son contrarias a lo que queremos conseguir: tener una actitud positiva.

 

La queja como forma de comunicarte

 

No es agradable convivir con una persona quejosa o quejica, se le puede llamar de las dos maneras. Ya sea en casa, en el trabajo o en una reunión de amigos. Te quita la energía. Es verdad que todos lo hacemos, es inherente al ser humano creo yo. Pero también es algo que se puede controlar, o al menos bajar la frecuencia  de número de quejas por conversaciones. No es lo mismo que de cada 10 conversaciones que sacas una sea para quejarte, a que de cada 3 una sea para quejarte. ¿Verdad?

Siempre podemos hacer algo para conseguirlo. Para mí es como la diferencia entre preocupación y ocupación. Es algo muy parecido. Si quieres reducir la ansiedad en tu vida,  sólo ocúpate de lo que esté en tu mano. Pues con la queja igual, si hay algo que te desagrada ocúpate de cambiarlo. Y si no está en tu mano, busca la forma en la que menos te afecte esa circunstancia y practícala. 

 

Qué conlleva la queja

 

Si al hablar no has de agradar, te será mejor callar.  Tambor en el cuento de Bambi

 

Parece mentira lo que se aprende con algunos cuentos infantiles. Esa frase que decía Tambor porque se la había enseñado su padre, se me quedó grabada desde que mis niños eran pequeños y veíamos Bambi unas cien veces a la semana. Y ¡qué verdad más grande es esa idea!

Si no vas a decir algo que aporte, o algo agradable, ¿sirve de algo decirla? yo creo que no. Pero es complicado no hacerlo porque parece que es divertida la negatividad en una conversación entre amigos o personas cercanas. E incluso nos reímos.

Pero ¿a que cuando conoces a una persona que es todo lo contrario y solo habla de cosas agradables y te valora tus logros, te comenta algo positivo tuyo, etc. te vas con una idea de esa persona como «buena gente»?

 

La queja cuando no se hace en el momento ni el lugar oportuno es un imán para más quejas, mientras más te quejas, más situaciones encuentras para quejarte. A lo mejor ahora no te lo crees, pero en el momento que te propones cambiarlo, te darás cuenta que no hay tanto de lo que quejarse. Parece que el mundo está contra ti, pero, en realidad, no es más que dejar de poner el foco en lo negativo.

Esto está muy unido a la excusa. Casi todas las quejas vienen del exterior a ti. No es muy normal que uno se queje sobre sí mismo, aunque llega un momento en el que de tanto quejarte no diferencias lo intrínseco de lo extrínseco. 

Así que la persona quejica o quejosa domina la «Excusología», y se pasa todo el día dando excusas por todo, es que, es que…

Al dejar de quejarte, buscas el origen de las circunstancias de forma más ajustada y real.

 Esta mente quejosa te puede convertir en una persona víctima, que van dando pena alrededor y  buscando la compasión de los demás. Es verdad que lo estoy llevando al extremo de la situación pero a que se te viene a la cabeza algún amigo o familiar así?

Cuando te quejas no tomas acción en tu vida. La gente que se queja continuamente deja que todo pase alrededor, sea bueno o malo, sin que ella actúe. Lo cual es lo contrario de tener una actitud positiva y asertiva en tu vida.

Las personas positivas llevan las riendas de su vida, unas veces mejor y otras peor pero no se dejan llevar.

 

 

 

Cómo podemos trabajar nuestras afirmaciones y dejar de quejarnos.

 

Pensarás que he pintado la situación muy negra o negativa, pero lo he querido exagerar para que te des cuenta que, esa actitud quejosa, la tenemos instalada en nuestros intercambios diarios como si fuera normal. Y sin embargo podemos aportar cada uno un granito de arena para que, aunque nos quejemos por algo, no sea una actividad generalizada.

Empezar parece difícil porque crees que no te vas a poder dar cuenta de lo que hablas, pero todo es proponérselo. Si yo estoy pendiente y enfocada en cómo hablo con cada uno que me encuentro en mi día a día, voy a ser más consciente de cómo hablo.

Al principio te recomiendo que lo escribas. Te será más fácil verlo. Si eres una persona muy quejosa, no lo verás como algo extraordinario, porque ya lo tienes interiorizado. Pero si empiezas a escribirlo verás de una forma más clara tu actitud. Y no te gustará.

Coge una hoja y un lápiz y escribe todo lo que hiciste ayer. Con quien hablaste, de qué hablasteis, si es que hubo alguna conversación que recuerdes y si fuiste quejosa en algo.

Si no fue así, invéntate quejas que normalmente dices en esas reuniones. Y las escribes. No nos damos ni cuenta pero es así.

Siguiente paso: señalizar cada queja que sale de tu boca. ¿Cómo? 

Lo puedes hacer de distintas formas.

Recuerdo que cuando yo estudiaba un largo rato, me tocaba inconscientemente los granitos que nos salían en la cara por el acné juvenil, y me los ponía fatal, mucho más irritados. Pero no me daba ni cuenta y cuando menos me lo esperaba, ¡zas!, otra vez estaba liada con el acné.

Así que decidí que tenía que hacer algo. Descubrí que me iba bien «autocastigarme» y cada vez que me daba cuenta que me estaba tocando el granito, me pintaba una pequeña mancha con el boli en la cara. No sabes lo efectivo que era porque, ¡claro! tenía mucho más cuidado.

Te propongo algo así, pero en vez de pintarte la cara, que te tomarían por loca, por ejemplo puedes darte un pellizco en la mano tú misma, para que seas consciente que te estás quejando.

Intenta hacerlo sólo por un rato. Cuando vayas a tener un encuentro de poco tiempo con alguien proponte no quejarte en ese rato. Para mí sigue siendo muy efectivo el aquí y ahora. No te pongas metas grandes. Sólo en el siguiente encuentro. 

 

Otra idea que vi por internet para cambiar tus afirmaciones de negativas a positivas es llevar un accesorio que te puedas cambiar de sitio cada vez que te quejas. Eso te hará ser más consciente de tus quejas y contabilizar las veces que lo haces. Puede ser una pulsera, el reloj, un anillo, incluso el bolso si lo tienes colgado en un hombro, pasártelo al otro por ejemplo.

Te darás cuenta al principio de la cantidad de veces que lo haces, y eso te ayudará poco a poco a bajar la frecuencia de quejas. Sin que te des cuenta, aprenderás a dejar de usar ese tipo de afirmaciones, sin tener que usar ese cambio de accesorio y lo harás simplemente pensándolo.

 

Conclusión

Tienes que plantearte el reducir las veces que te quejas en el día. Pero si no te enfocas es difícil conseguirlo.

Cada vez que nos entren ganas de quejarnos vamos a cambiar el chip.

¿Puedo hacer algo por esa circunstancia tan desagradable?

Sí: me pongo a ello.

No: … si al hablar no has de agradar, te será mejor callar.  

Hay distintas formas de conseguirlo. Lo primero es ser consciente y poner el foco en algo que no sean las circunstancias negativas que nos rodean.

Siempre se puede mejorar y vas a ver muchos resultados.

¿Te consideras una persona quejica? ¿ Se te ocurre algún otro truco para traer al presente que te has vuelto a quejar?

Déjanoslo en comentarios, ¡nos encanta leerte!

 

 

La actitud positiva como elemento necesario de tu bienestar

 

En el #reto12mesesbienestar que he propuesto para este año, si no sabes de qué va puedes leerlo aquí , además de llevar una vida saludable, en lo que a alimentación y ejercicio se refiere, el siguiente eslabón en la cadena del bienestar para mí es la actitud positiva.

Así que durante el mes de Marzo, iré dándote píldoras cada semana para ayudarte a ser más positiva cada día. ( No es casualidad, el mes de marzo me encanta, es la llegada de la primavera y a mí esa estación me transmite positividad, alegría, así que quise que fuera el mes para trabajarla).

En esta entrada te haré una introducción general porque el tema da para mucho y no quiero que pierdas ningún detalle.

 

La alegría y el optimismo, emociones necesarias

 

La actitud positiva como elemento necesario de tu bienestar

 

Si no pones en tu vida ese hábito de ser positivo en primer lugar de importancia, te será más difícil conseguir una vida llena de bienestar.

La vida es una montaña rusa, llena de altibajos, momentos de gloria y momentos de «nada». En los momentos altos es fácil ser alegres, el problema está cuando estamos en los picos bajos. Y es cuando hay que trabajar más la alegría.

Es verdad que dirás que es muy fácil decirlo, que durante un proceso de dolor en tu vida estar alegre puede parecer de locos. O poco sensible. Pero si en esos momentos no puedes estar alegre, al menos intenta ser optimista. Para mí ser optimista significa sentir que las cosas van a mejorar y que el dolor no dura siempre, o sea, poner el foco en un rayo de luz cualquiera, que te pueda hacer ver que hay salida para ese momento de dolor.

Si acabas de perder un ser querido, o acabas de recibir una noticia muy mala, es lógico que tu primera reacción no sea la alegría. Pero pasados esos primeros momentos de impacto, es cuando te puedes agarrar a la idea de que eso cambiará, que tu desazón actual no durará para siempre y que esa pena no puede marcar tus siguientes pasos.

En ese punto es donde creo que está la diferencia entre ser positivo y no.

Porque tenemos que diferenciar la alegría de la felicidad. Yo puedo ser feliz pero estar pasando por un momento triste en la vida.

¿Se puede ser feliz aunque no estés alegre? 

O dicho de otra manera: ¿Ser feliz es igual a estar alegre?

La respuesta que le des a esa pregunta marca la diferencia entre la persona positiva y optimista y la que no lo es.

Mi respuesta es que sí se puede ser feliz aunque no estés alegre. O que ser feliz no es igual a estar alegre. Pero así como yo lo veo claro, entiendo que hay personas que tienen un concepto distinto de felicidad. Y tiene que ver con esto último de ser positivo.

Y ¿cómo se hace? 

Simplemente queriendo ser positivo y teniendo una actitud positiva. En el caso horrible de la pérdida de alguien querido, que es el mayor dolor en la vida de una persona, tú puedes estar profundamente triste. Pero, a la vez, el sentir tanto cariño y amor de tus seres queridos puede hacer que lo valores y lo utilices para ver  un hilito de felicidad y gratitud.

Pues si en esos momentos que son los peores que te pueden pasar lo consigues, te darás cuenta que en cualquier otro momento hay miles de pequeñas cosas en las que fijarte que pueden hacer que tu balanza tienda hacia lo positivo en vez de lo negativo.

 

La actitud positiva como elemento necesario de tu bienestar

 

Repito que eso puede resultar muy difícil si tú no eres una persona positiva, o te cuesta ver en los malos momentos algo que merezca la pena. Y ahí es donde entra en juego el trabajarlo como un hábito nuevo que tienes que ir poco a poco interiorizando.

Según el último libro que he leído de lectura de no ficción, Hábitos atómicos, de James Clear    ( que te recomiendo con rotundidad) para instaurar un hábito nuevo es necesario que se produzcan una serie de características en ese hábito para que no caigas en el abandono de éste o en el fallo al querer eliminar un hábito dañino para ti. Así que tomemos la actitud positiva como un hábito nuevo con una serie de características necesarias que veremos ahora.

 

Qué es ser positivo o tener una actitud positiva

 

Antes que nada tenemos que distinguir que ser una persona positiva no es lo mismo que negar la realidad en los casos en que existe una situación problemática o negativa. 

La realidad existe, la diferencia está en cómo tú la afrontas. Puedes quedarte con la idea de que hay un problema, y conformarte con que te ha tocado eso, o puedes intentar aprender a buscar alguna parte “positiva” de ese momento. Seguro que algo se encuentra: aprender, unirte más a alguien, descubrir tu interior respecto a tus sentimientos ante ese problema, etc.

Y como casi todo en la vida, a ser positivo se aprende. Solo tienes que querer hacerlo.

Ahí es donde aparece la idea del trabajo de ser positivo como nuevo hábito.

 

La actitud positiva como nuevo hábito

 

En el libro de James Clear sobre los hábitos, se repite la idea de que hay cuatro características de un hábito nuevo que son fundamentales para tener éxito: que sea obvio, atractivo, sencillo, satisfactorio.

Para hacerlo obvio la mejor forma es escribirlo y hacer un registro de lo que tienes que cambiar. No sirve a partir de ahora voy a ser más positivo. Mejor que eso sería:

«a partir de ahora voy a escribir al final del día 5 cosas que me hayan parecido positivas hoy».

Pero siendo más concreto, ¿cuándo las vas a escribir? Tienes que concretar que después de    (_acción__ ),     voy a sentarme a escribir 5 cosas que me han parecido positivas. Para que no le demos pie al «ya lo haré…»

Para hacerlo atractivo yo buscaría el momento más apetecible para mí, para sentarme y escribir en mi agenda o diario. O un cuaderno bonito que quiera usar para ello ( que sería otra forma de hacerlo atractivo) y me voy a preparar un café o té o lo que quieras. Entonces voy a poner un tema relajante en spotify, que son solo 3 ó 4 minutos, y voy a escribir eso. ¿A que ya es algo más atractivo?

Hacerlo sencillo es fundamental. En el post anterior, hablando del registro del ejercicio te comenté que lo importante era empezar el día 1 en un nivel bajo para que al llegar al día 31 del mes siempre estuvieras por encima y la evolución fuera ascendente. Eso tómalo como norma en cualquier nuevo hábito, o cualquier nuevo aprendizaje. No te pongas objetivos altos desde el primer día. 

Respecto al ejemplo de la positividad, si mi tarea de cambio de hábitos fuera: cada dos horas párate y escribe todo lo que te ha sido positivo en ese tiempo, te aseguro que no vas a cumplirlo más allá de uno, o como mucho, dos días. Porque no es sencillo de hacer. Nadie tiene ganas ni tiempo de parar cada dos horas. Así que tienes que pensar en lo mínimo que sea para ti un paso adelante en tu objetivo de ser positivo y empezar por ahí.

El último requisito, hacerlo satisfactorio, es un punto también importante. El ser humano funciona a base de respuesta-consecuencia. Si la consecuencia es positiva la respuesta tiende a repetirse, si la consecuencia no es agradable la respuesta tiende a extinguirse. Así que tienes que disfrutar durante el proceso del cambio de hábitos. Ese momento de calma en el que te sientas a escribir, que para mí sería satisfactorio, tiene que ser satisfactorio también para ti. Si no, no sirve de nada.

Ahí entra en juego la personalidad y la forma de ser de cada uno. Ese es otro error que cometemos al intentar cambiar de hábitos, hacer algo porque los demás lo están haciendo así. Y no nos damos cuenta que cada uno proyecta su personalidad en cada acción que hace. 

Quiere decir que si tu amiga te dice que ella ha conseguido el hábito del ejercicio apuntándose a un grupo de gente desconocida que corren todas las semanas juntos y tú eres una persona introvertida, que sufre cuando tiene que entablar conversación con gente desconocida, está claro que no va a ser una actividad SATISFACTORIA para ti.

Así que para ser positivo, busca acciones que vayan con tu personalidad, y no te marques objetivos difíciles de cumplir.

Te dejo unas tarjetas motivadoras que puedes descargar para imprimirlas y tenerlas bien cerquita cada día. Ya sea en tu casa, o dentro de tu agenda o en cualquier libro.

 

La actitud positiva como elemento primordial de tu bienestar
Haz click en la imágen y descárgalas

Conclusión

Una vez que hemos entendido que la vida saludable como la alimentación y el ejercicio son las bases para el bienestar físico, la actitud positiva es la base para el bienestar mental.

El ser positivo o no, sólo depende de ti. De tu motivación intrínseca para tener actitud positiva en la vida, sea lo que sea lo que ésta te presente.

Se puede ser positivo incluso en los momentos más difíciles de tu vida, una vez que pasas los primeros momentos en los que aceptas el mazazo que te llevas.

Si no tienes esa actitud positiva, no te preocupes, se aprende a ser positivo y se puede trabajar cada día en ello.

Es cuestión de tomarlo como un nuevo hábito y como tal, ir moldeando tu actitud hasta convertirla poco a poco en lo que tú quieres lograr, de forma casi automática.

¿Eres una persona positiva? ¿Tienes algún «truquito» que nos puedas compartir para ser positiva?

Déjalo en comentarios, ¡nos encanta leerte!