La importancia de la Autoestima en nuestro bienestar

«Hay veces que ni yo me aguanto»

«¿Por qué no seré más valiente y me lanzo a salir de mi vida tan monótona?»

» Me encantaría ser menos miedosa al qué dirán»

¿Te sientes identificada con alguna de las frases anteriores?

Seguro que en algún momento has pensado que tu vida no se corresponde con lo que sientes o lo que quieres. A todas nos ha pasado alguna vez. Pero, como siempre digo, es cuestión de número de veces. La cantidad de veces al día que piensas eso, comparado con la cantidad de tiempo que estás contenta con tus elecciones de vida, tanto en el ámbito personal y profesional, como espiritual.

Y todo está en tus manos. En tu autoestima.

La autoestima es un concepto muy amplio y a la vez muy importante en nuestra felicidad y nuestro bienestar. Por eso lo incluyo en los primeros temas del reto 12 meses bienestar 

Y lo iremos poco a poco desgranando para que desde ti misma consigas cambios en tu vida que sólo dependan de ti.

Aunque al principio de trabajar en tu autoestima puede que te sientas desorientada, lograrás más sinceridad en tu vida, autorrespeto, confianza, integridad en tus decisiones y otros valores que te ayudarán a tener más serenidad en tu mente.

Por supuesto todo ello con la base de la escritura, que es nuestra mejor herramienta para conocernos. ¿ Te animas a intentarlo?

QUE ES LA AUTOESTIMA

 

La autoestima engloba distintos conceptos, pero en términos generales, para ir introduciéndonos en el tema, yo diría que es la aceptación de nosotros mismos y de que somos merecedores de la vida que nos han dado.

¿Has pensado alguna vez que el mundo de hoy en día parece estar luchando contra nuestra Autoestima?

La sociedad actual se basa en la competición y la comparación, dos características contrarias a tener una autoestima sana. La autoestima es la creencia de que eres merecedora de una vida plena, sin complejos de inferioridad, ni mirarte desde el prisma de alguien ajeno a ti. Solo estás tú frente al espejo.

Sé que es difícil a primera vista. Porque todos tenemos mucha carga social en nuestra conducta y nuestras ideas. Y no siempre tú estás de acuerdo con lo que los demás sienten o piensan.

La comunicación digital nos ha abierto la vida de los demás a todos, y en concreto la de una serie de personas con distintas características que las convierten en «influenciadoras» para ti. Podemos conocer cómo viven y cómo sienten, los millones de seguidores que tienen y lo bien que les va, en teoría, a esas personas hiper famosas. Y aunque sabemos que esa no es nuestra vida, es difícil aislarse de esa influencia y no compararse con ellos.

Aquí es donde entra la importancia de tener una autoestima sana para aceptar nuestra vida, quererla y a la vez intentar mejorarla cada día, teniendo frente a ti esos modelos de vida plena, ( no lo digo con prejuicios, sino lo que se ve de cara a la galería) que parece que no tienen días grises.

 

La importancia de una autoestima sana en tu bienestar

 

LA AUTOESTIMA EN TU DIA A DIA

 

Conozco muuuuucha gente que no se siente identificada con la vida de «otros». Pero también conozco y seguro que tú también, otros que no se sienten felices con la vida que tienen, y siempre ven lo negativo. Y muchas veces, detrás de todas esas dudas está la autoestima.

¿Cómo me veo en el espejo?

¿Soy sincera al hablar sobre mí, desde lo que yo siento y pienso, o desde lo que los demás quieren oir?

¿Actúo según mis ideas, mis valores, o me rijo bajo el qué dirán?

¿Soy valiente al elegir lo que creo que me hace feliz a mí, o tengo la vida que me lleva la corriente?

Todo esto tiene un trabajo detrás. Empezar a sacar esa información tuya no es cuestión de un día, ni un rato. Pero si te apetece intentarlo te propongo como herramienta la escritura. Si consigues crear la rutina de escribir para ti, creo que puedes cambiar algunas cosas que sabes que no van contigo pero nunca das el paso para ello.

Así que estar feliz con tu vida debe empezar por estar feliz contigo misma. Toda la vida que desees está muy bien si está alineada con tu sentir y tu pensar. Si no es así, no tiene sentido.

 

EL PODER DE TU MENTE EN LA AUTOESTIMA

 

La importancia de una autoestima sana en tu bienestar

 

La base de la autoestima es una experiencia interior: LO QUE YO PIENSO Y SIENTO SOBRE MI MISMO. No lo que otros piensan.

Incluso de niños, que somos manejados por los adultos, ya tenemos una visión personal sobre lo que nos rodea, y nuestras elecciones tendrán un papel en nuestra futura autoestima. Si tienes hijos o sobrinos lo habrás observado, como desde pequeño se van notando las diferencias entre lo que cada uno siente respecto de sí mismo, ya sea en más o menos timidez, más o menos riesgo o inconsciencia al experimentar juegos, y otras conductas que están relacionadas con la forma en cómo te autovaloras para hacer algo.

Todo eso se va moldeando por el entorno o ambiente del niño. A grandes rasgos se sabe que si tus mayores y tus iguales te valoran o no tus destrezas o debilidades más de la cuenta tendrá efecto en cómo vas desarrollando tu autoestima hacia una línea ascendente o descendente.

Mi mente puede proyectar una imagen de mí que no es la que me corresponde, puedo ser amado por los demás pero no amarme a mí mismo. Y pensar que esas circunstancias externas a ti son las responsables de que yo sea o no feliz. Buscamos esa confianza y respeto en nosotros mismos fuera de nosotros ( en el éxito, posesiones, destrezas, matrimonio, paternidad, …)

Sin embargo el éxito de nuestra autoestima positiva está en un logro espiritual interno, que no es igual a la sensación positiva de que los demás nos valoren.

Esa necesidad de valoración por parte de los demás hará que la búsqueda de la felicidad sea siempre inalcanzable, porque no está dentro de ti, sino que está supeditada a lo que los demás piensen y no está en tu ámbito de influencia. Bastante tienes con manejar a tu mente para encima tener que controlar a la de los demás ¿no? 😉

 

La importancia de la autoestima en tu bienestar

CONCLUSIONES

 

Solo tú puedes generar esa experiencia de ser apto para la vida que vimos en la definición de la Autoestima.

La autoestima no es comparativa ni competitiva, y eso en el mundo que vivimos es bastante difícil. Esa comparación y competición perenne puede llevar a la arrogancia y la sobrevaloración. Dos indicadores contrarios a una autoestima sana, que considero que es un estado en que la persona no está en guerra ni consigo misma ni con los demás.

El trabajo de la autoestima es de fondo. Sin carreras a contrareloj ni spring final. 

De paso a paso. De sentarte un rato de reflexión en tu día a día y pensar sobre ti y tus valores de vida, ¿ se corresponden con la vida que llevo? ¿ me ayudan a ser feliz?

Hay muchos beneficios que la autoestima sana te produce en tu vida. Y los iremos viendo en las próximas entradas del blog. No tengas dudas en intentar mejorarla. Siempre es buen momento, sea cual sea tu edad.

¿Cómo sientes tu autoestima en este momento? ¿ Necesitas replantearte aspectos de tu vida? 

Déjanoslo en comentarios, ¡nos encanta leerte!

firma

 

 

La estrategia más fácil para empezar a tomar acción: Escribir

VIVE HOY COMO SI FUERAS A MORIR MAÑANA

Como resumen del primer trimestre de cambios en tu vida, en el que desde la alimentación sana, el ejercicio como rutina y la actitud positiva, has decidido que sí, que puedes conseguir tener más bienestar y que depende de ti, ahora viene tu compromiso: tomar acción.

Para ello la estrategia más fácil y primera para tomar acción es Escribir cada día tu propósito.  ¿Qué es lo que quiero conseguir hoy? ¿Qué pequeña acción puedo poner en primer lugar hoy para que cambie mi resultado?

Y te ofrezco un espacio para hacerlo y de esa manera comprometerte más: Mi cuaderno de reflexiones diarias, en el que puedes recoger todas esas ideas y objetivos que te pueden ayudar a ser más feliz cada día.

Es necesario tomar acción

 

Veamos un ejemplo para conseguir tu propósito, el que sea.

Ya que estás de acuerdo conmigo en que tenemos que ser más positivos, no se puede quedar en la idea. Hay que llevarlo a cabo, así que si lo pones por escrito, es mucho más efectivo. Por si acabas de llegar a mi blog y no has leído los posts anteriores, resumamos cómo hacerlo paso a paso:

Paso 1 : Querer ser más positivo. Para ello te animo a sentarte 10 minutos ( puedes leer el post sobre el club de los 10 minutos) para tomar acción de tu día. Ya esa acción de sentarte a escribir puede hacer que recuerdes durante todo el día: » esta mañana cuando me senté a escribir decidí que haría …»

Paso 2: dejar las quejas. ( para profundizar puedes leer el post sobre cómo dejar de quejarte) Para dejar las quejas, escribir es una buena ayuda. Puedes escribir tus quejas más habituales y reescribirlas de otra forma. A lo mejor no te estás dando cuenta de todo lo que te quejas hasta que no lo ves por escrito.

Paso 3: Utilizar las autoafirmaciones positivas. Te hablé de la lista de frases negativas que sueles utilizar en tu día a día en el post sobre las autoafirmaciones positivas ( puedes leerlo aquí). Recoge en tu cuaderno tus frases negativas más habituales y escribe al lado de cada una, cómo sería su versión/frase positiva. Al principio te cuesta un poco hacerlo, pero en cuanto le cojas práctica lo harás casi automáticamente.

Paso 4Protegerte de las personas negativas. (leer más aquí) Puede ser tu ofrecimiento de obras del día. Hoy ofrezco el rato que estoy con esta persona para proteger mi sensibilidad positiva y que no me la eche abajo. Así que me propongo ayudarle a mejorar su visión de cada cosa que comenta y así me ayuda a mí también.

 

¿En qué consiste este «compromiso»?

Pues en levantarte cada día y decidir cómo quieres que sea tu día, en aquellas cosas que tú puedes elegir, y para ello escribirlo.

Cada una con el nivel de compromiso que pueda.

 Si no te ves con motivación todavía para todos los días, empieza 1 día a la semana. El que elijas para ello. Mejor si es durante el fin de semana, si tus rutinas se relajan, y tienes más facilidad para encontrar un momento de relax.

Una vez que veas lo bien que te sienta ese ratito de escritura, prueba a hacerlo cada 4 días por ejemplo. Mételo en tu agenda. Para crear el hábito.

El siguiente paso es hacerlo cada día. Te aseguro que poco a poco tu mente te lo va a pedir inconscientemente, cuando note ese desbloqueo de pensamientos inútiles que nos vienen cuando estamos estresados o angustiados por algo.

 

Mi cuaderno de reflexiones

 

 

 

¿Qué es Mi cuaderno de reflexiones?

Es un espacio en el que puedes recoger todo lo que en esta etapa te ocupa, no preocupa, y de esa forma liberar tu mente de tanta carga emocional , para mejorar de tu bienestar. Alimentación saludable, ejercicio y actitud positiva son ejemplos de aspectos que puedes mejorar pero hay mil preocupaciones y ocupaciones que cada una tenemos en la mente y tú sabes mejor que nadie cuáles son.

La idea es transformada de lo que propone Julia Cameron en su libro  El camino del artista, que tanto te recomiendo, con sus páginas matutinas. Pero pensando en ti, que a lo mejor no has escrito nunca, escribir tres páginas enteras sobre reflexiones cada día me parecía que te iba a superar. Y lo he intentado facilitar y simplificar para ti.

 

Es un cuaderno tamaño A5, con 80 páginas dobles, en el que hay una plantilla para que rellenes tus reflexiones cada día.

Tendrás un recuadro para el ofrecimiento del día, otro para el agradecimiento del día, un espacio para una cita religiosa o motivadora que quieras escribir y una página completa en el que reflexionar sobre lo que quieras y te pueda ayudar a los logros de ese día.

 

La mejor forma de tomar acción en tu vida

 

Con una cubierta en un diseño floral creado por mí, para que cuando lo veas en tu mesita de noche o en la estantería de tu casa, te aporte paz y colores agradables a la vista. A todas nos gusta ver «cosas bonitas» 🙂

 

Sabes que siempre te recomiendo utilizar los primeros momentos del día para escribir pero si tú prefieres hacerlo a última hora del día o en un rato a media tarde en el que estás tranquila y nadie te molesta, hazlo así. Tú misma te vas marcando lo que mejor te vaya.

 

¿Por qué no te recomiendo empezar en cualquier libreta?

 

Ya sé que puedes comprar un cuaderno cualquiera y escribir como tal. Pero si estás empezando con la escritura y no estás muy habituada todavía, necesitas un espacio concreto para esta actividad. Si empiezas en un cuaderno cualquiera , ¿no crees que en cuanto no te des cuenta empezarás a arrancar una página para hacer una lista, otra para escribir una receta que no quieres olvidar, o cualquier otra cosa que no sea el propósito del cuaderno en sí? Te lo digo por experiencia. Yo tengo por casa varios «cuadernos de sastre» en los que escribimos cada uno distintas cosas y está siempre perdido además. 

Mi cuaderno de reflexiones es específico para ello , y no se prestará a utilizar una hoja para otra cosa que no sea tus reflexiones. Se convertirá en tu diario guiado, el cual puedes guardar si quieres como parte de tu proceso transformador sea cual sea el momento de tu vida en el que lo hagas.

¿Cómo se usa?

Ya verás que es muy fácil escribir en él y además tiene que ser casi espontáneo, que no pienses demasiado lo que vas a escribir. Debe servir para soltar ideas. Con lo que sin darte cuenta y solo soltando la mano te estarás convirtiendo en «escritora» de tus vivencias y tus inquietudes.

Solo te propongo esos temas de agradecimiento, ofrecimiento y cita, porque está bien para partir de alguna idea. Pero te aseguro que en poco tiempo lo que más agradecerás es el espacio en blanco de la página contigua en el que das libertad a tus sentimientos. Igual me dices que es poco espacio para lo que querías escribir, pero lo he hecho así queriendo, para que no tengas excusa al principio y hubieras pensado que era tanto lo que rellenar que no sabías como hacerlo.

Respecto al espacio de la cita inspiradora, es muy bonito en algún día señalado del santoral que escribas sobre la vida del santo que te apetezca o el evangelio del día. Pero si no eres religiosa, puedes aprovechar las miles de frases inspiradoras que ves por las redes cada día  y que te dan en algún momento una señal. ¿Has oido hablar de la  «sincronía»? Me encanta porque es un término que define ese momento en el que tienes una idea que te ronda en la cabeza y empiezas a ver señales en tu entorno que te llevan a hacerla realidad. Es como si los astros se alinearan para ello. Pues en esas citas inspiradoras suele pasar. De repente encuentras una que parece que te habla a ti. 

Una vez que tomas la rutina de usarlo cada día, no lo querrás dejar de hacer aunque salgas de viaje. Así que te acompañará en tu bolso o en tu maleta, como si de tu cepillo de dientes se tratara, porque es tanto lo que te beneficia que no vas a querer separarte de él.

¿Este cuaderno es para mí?

A lo mejor estás pensando que no lo necesitas, que tú no tienes ningún problema , que eres muy feliz cada día, etc. Pero escribir es una ayuda para todo el mundo.

No me creo que no haya días de preocupaciones en tu vida. Porque todas los tenemos. Pues eso que te agobia escríbelo en ese espacio y ya verás como se aclara poco a poco. Y si en algún momento atraviesas una etapa en tu vida difícil, en la que te tienes que enfrentar a decisiones o elecciones que no te apetece tomar, tendrás una buena guía de tu interior en este cuaderno.

¿ Para cuánto tiempo sirve?

El tiempo que te dure dependerá de la frecuencia con la que escribas. Si eres constante y le das dedicación diaria tendrás para casi 3 meses de escritura. Podrías usar uno por cada estación del año por ejemplo.

Le he querido dar ese tamaño para que no sea muy pesado de trasladar y a la vez tengas para un espacio de tiempo considerable ( en 3 meses se logran muchos cambios). Podrás tener unos cuantos por cada año y como son diseños bonitos te adornarán además tu estantería.


En unos días estará a la venta, a través de la web. Te llegará un correo si estás subscrita, o si me sigues en las redes también lo publicaré en cuanto esté la venta activa. Mándame un correo si tienes alguna otra duda a uncafeconsandra@gmail.com


Conclusión

Ya que has decidido poner de tu parte y hacer de tu día a día un momento de bienestar tienes que tomar acción.

La forma más fácil de empezar es escribir cada día lo que quieres conseguir. Porque te compromete en cierta manera con ello.

Te ofrezco para ello Mi cuaderno de reflexiones. Un bonito espacio que será parte de ti y que podrás llevar en tu maleta a cualquier parte que vayas para hacer que ESTE día sea el más especial. 

Termino el post con la misma reflexión del principio para que lo grabes a fuego en tu interior:

«VIVE HOY COMO SI FUERAS A MORIR MAÑANA»

¿Y tú?

¿Vives a tope cada día? ¿Sigues esperando ese futuro donde todos dicen que está la Felicidad, o la buscas cada día?

Cuéntanoslo abajo en los comentarios,

¡nos encanta leerte!

Conseguir que las personas negativas no influyan en tu actitud positiva

 

Después de varios posts en los que te he hablado sobre la actitud positiva, ya tenemos claro que tenemos que evitar las quejas sin fundamento (leer aquí) y que tenemos que usar auto afirmaciones positivas (leer aquí) que te predispongan para ello.

Vale.

Y ahora ¿qué hacemos si nuestro entorno, o sea las personas con las que nos relacionamos diariamente, no piensa como tú?

¿qué resultados consigues si siempre estás metida en una vorágine de carga negativa? Tu amiga, tu hermana, el compañero de trabajo, tu hijo… 

Es difícil salir de ahí si no pones de tu parte. 

Vamos a ver cómo podemos afrontarlo, e intentar que su influencia en nosotros sea la mínima.

 

Características de las personas negativas

 

Conseguir que las personas negativas no influyan en tu actitud positiva

 

Antes de nada quiero decir que esto no se trata de un extremo u otro.

No hay personas estrictamente negativas o estrictamente positivas.  Todos tenemos momentos de actitud negativa. Lo que pasa es que en el momento que las conductas negativas superan a las positivas es cuando hablamos de personas altamente negativas.

Piensa en cualquiera que conozcas. Seguramente es imposible que siempre actúe de forma positiva o siempre negativa. El estado de ánimo es una balanza y tendrá fluctuaciones. Es la cantidad de veces que se incline hacia un lado u otro, lo que nos llevará a catalogarla, aunque sea feo hacerlo, como una persona positiva o negativa.

Partiendo de esa base, las conductas más habituales de las personas negativas son:

Se ponen metas o propósitos imposibles. Y eso trae frustración y carga negativa. Es tan importante asumir con lo que contamos, como no rendirnos y luchar por conseguir cosas. Para ello es fundamental que tus metas sean realizables. Ya que proponerte a ti misma retos, sube tu confianza en ti misma.

Se toman las cosas demasiado en serio. Si algo no les sale como ellos quieren, les falta humildad para reconocer que todos fallamos, y esa falta de tolerancia a la frustración, unido a la falta de humildad, es un caldo de cultivo maravilloso para la actitud negativa ante la vida.

Esto les lleva a la queja sin fundamento. A enfocarse en la parte negativa de su resultado y a pensar en que no hay más opciones cuando uno falla. Se centran en desgracias, sufrimiento e incapacidad de uno mismo.

Y también les lleva a justificar ese NO avance en la vida. «Como todo me va a salir mal, y además yo no soy capaz de conseguir lo que me propongo, para qué lo voy a intentar».

Aquí viene otro rasgo muy común en ellos que es la comparación con otros. (Esos que sí consiguen cosas, que no se han rendido ante algún obstáculo en el camino. Que han tenido la humildad de reconocer que por ahí no iban bien y que tienen que cambiar el paso para lograr eso que buscan.) Y evalúan lo que uno consigue en función de lo que consiguen los otros. Lo cual es injusto e irreal. Cada uno tiene sus circunstancias y su vida.

Cómo protegerte de las personas negativas

 

Tú no puedes cambiar a todo el mundo pero sí te puedes proteger de su carga negativa para que no te arrastre.

Puedes reconocer que esa persona tiene un problema y que tú no piensas igual. Si partes de esa base te será más fácil alejarte de ese pensamiento y que no te arrastre.

También es efectivo quitarle importancia a su comentario o forma de pensar dándole un poco de humor al momento. Sin reírte de ella, puedes darle una chispa de risa a sus palabras y conseguir relajar esa expresión corporal negativa que seguramente le habrá invadido en ese momento (a todos nos cambia la expresión cuando hablamos en tono negativo).

Por supuesto, es fundamental no discutir con alguien que está viendo algo, de forma muy distinta a la realidad. O mejor dicho, lo ve bajo SU realidad, y es imposible sacarlo de ahí. Así que te aconsejo que te «evadas» emocionalmente lo que puedas y no «entres al trapo» como decimos por aquí.

 

Cómo protegerte de las personas negativas

 

Es posible ayudar a las personas negativas

 

Y como último consejo pero el más importante y difícil de conseguir es empatizar. Se habla mucho de evitar personas negativas, personas «tóxicas». Y hay momentos en los que  es verdad. Que te tienes que poner por delante de todo. Sobre todo cuando pasas un momento grave de enfermedad o de bajo ánimo por cualquier situación.

Pero el resto de tus días, esos en los que estás bien anímicamente, tienes que empatizar con esas personas e intentar comprenderlas y ayudarlas. O al menos, si no puedes ayudarlas, tener compasión de ellas, porque nadie es feliz siendo negativo. 

Así que una buena forma es hacerles ver que deben cambiar su enfoque. Porque no es más que eso. En la vida todo tiene un lado negativo, si queremos buscarlo, y todo tiene uno positivo. Que además es mucho más agradable de vivir. 

Probablemente te lo rebatirán mil veces. Cada cosa que tú le digas positivo, ellos le buscarán lo negativo. Pero con paciencia y mucho cariño seguro que algo consigues. Y te sentará muy bien anímicamente el saber que estás intentando ayudar.

Tómalo como un reto: «Hoy voy a ayudar a Fulanita a buscar el lado positivo de las cosas». Y a la vez te ayudará a ti.

Aunque no lo consigas a la primera, seguro que de tanto buscar lo encuentras. (Como dicen mis niños: «¡Mamá, es que lo encuentras todo! Y no es que yo sea maga. Es sólo buscar por toooooodos lados hasta que algo aparece.) Pues esto es lo mismo. Busca lo positivo por cada rincón o momento del día, que lo encontrarás.

 

Conseguir que no te influyan las personas negativas

 

Conclusión

 

Conseguir tu rumbo derecho hacia la actitud positiva es más difícil, si te encuentras metido en un océano de quejas, actitud negativa y otras emociones negativas. Y es algo que puede pasarnos en algún ámbito de nuestro día a día. Puede ser en casa, en el trabajo, o en el colegio de tus hijos.

Si conseguimos hacer dos cosas como son, conseguir que no nos afecte y poder ayudarlas a cambiar de enfoque, iremos construyendo un ambiente a nuestro alrededor más positivo, que, en definitiva, es lo que buscamos. Actuar sobre nuestro círculo de influencia, el que nos preocupa y con el que nos movemos todo el día, es la mejor manera.

Vamos a ir creando un cortafuegos positivo para que, al menos mientras vamos asentando nuestra actitud positiva, no haya malas hierbas, ni rastrojos que puedan estropear esa vereda positiva que queremos seguir en nuestra vida.

Seguro que es más fácil y posible de lo que crees.

Cuéntanos cuál es tu secreto para actuar con las personas negativas de tu entorno. ¿Tienes alguna idea que nos ayude?

Déjanoslo en comentarios, ¡nos encanta leerte!

Cómo usar las afirmaciones positivas para tomar acción de tu bienestar

 

Como buena seguidora de la psicología positiva, me gusta centrarme más en lo que hay que hacer que en lo que hay que dejar de hacer para conseguir bienestar. (Aunque en el anterior post consideré que era imprescindible hablar de dejar de quejarnos) 😉

Con esa referencia, y habiendo conseguido bajar el número de quejas por conversaciones en tu día a día, creo que el siguiente paso sería utilizar las auto afirmaciones positivas para conseguirlo.

Esta forma de hablarte tiene una relación positiva en tu bienestar, ya que te prepara para ponerte en acción y dar el primer paso cuando se trata de querer mejorar tu vida.

Es enfocarte en lo que servirá para conseguir algo, e ignorar lo que no sirve. Lo asemejo a cuando mis niños eran pequeños y bastaba con que le mencionaras algo, aunque fuera en negativo, para que se le antojara. Así que, si quería conseguir que se le olvidara algo que no podían hacer, no se nombraba. Se convertía en tabú.

Es más fácil de lo que crees. No hablo de milagros, que también los hay, hablo de tomar acción y querer prepararte para cualquier situación a cambiar.

Vamos a ver juntas que podemos hacer para conseguirlo.

 

Qué son las autoafirmaciones positivas

 

Cómo utilizar las auto afirmaciones positivas para tomar acción de tu bienestar

Si recuerdas las clases de lengua de primaria en las que nos enseñaron las oraciones enunciativas afirmativas o negativas, cada una tenía su característica diferenciadora.

Llevándola al terreno de la psicología, la auto afirmación positiva es una frase que te dices a ti misma con la intención de programar a tu mente para que se enfoque en alguna idea o conducta que tú quieres conseguir. Le das motivación e ilusión a tu mente y le ayudas a que sólo se centre en eso. O sea, le sumas positividad a esa afirmación.

La negativa se centra en lo contrario. Usa adverbios de negación y pone la atención en dejar de hacer una acción. Y eso por sí solo, disminuye la motivación, o simplemente la ignora.

Hablarte en positivo no es más que enfocarnos más en lo que puedes hacer , que en lo que tienes que dejar de hacer. Nuestra mente es algo torpe y como tal es mejor ni siquiera plantearle una afirmación negativa aunque sea con el NO delante. Es distinto decirte : «No debo ser egoísta»; que decir: «Tengo que pensar en lo que le viene bien a mi familia antes que a mí». (por ejemplo)

Con la primera afirmación te estás autodestruyendo. Nuestra mente sólo coge la palabra egoísta y la une al Yo, y te repetirá sin darte cuenta: Soy una persona egoísta.

Si usas la segunda frase cambia el chip. Y le haces ver a tu mente que hay distintas formas de estar pendiente de los demás, y que están en tus manos. Luego eres capaz de mejorar.

¿Ves la diferencia?

Eso es sólo un ejemplo, pero como eso, todo. Cuesta trabajo porque a lo largo del día estamos siempre machacándonos con afirmaciones negativas .

Hago un inciso para acordarme de una peli, que ponen en la tele cada dos por tres, El negociador, en la que, un experto en negociar con delincuentes con rehenes, le va dando pautas al policía, que le atiende al teléfono, sobre cómo actuar en casos así. Y, lo primero que le enseña, es a contestar cualquier pregunta evitando el NO. El policía, que no es más que el que recibe la llamada y, por lo tanto, no lo han preparado para ello, se pasa un buen rato metiendo la pata, porque a cada pregunta responde con un NO. Hasta que, va cogiendo práctica y, lo consigue. Pues algo parecido podemos hacer nosotros. Es cuestión de intentarlo a base de ensayo-error

Haz la prueba, e intenta cambiar cualquier respuesta que des, ante las preguntas que se dan durante el día, evitando las oraciones enunciativas negativas. Es difícil, pero con entrenamiento se consigue.

 

Qué conseguimos con esas afirmaciones y lo que no conseguimos

Como he comentado antes, la autoafirmación te prepara, te da motivación e ilusión para tus objetivos y tus metas.

Te pone en acción y es el primer paso en modificación de conductas.

La persona positiva toma acción para cambiar las cosas. Y ayuda mucho más para ello el hablarte en positivo.

Hay miles de estudios en los que se demuestran que ese primer paso es importante para conseguir algo.

Aunque me centre en lo positivo tengo que hablar de lo que no consigue las autoafirmaciones.

Ya he comentado que por sí solas no hacen milagros. Quiere decir, que no creamos, que por decirte muchas veces una afirmación, vas a conseguir que se cumpla,( y aquí viene el quiz de la cuestión), si no te pones en acción. Así que, como vemos, es sólo el primer paso.

En casos graves de algún trastorno psicológico tampoco curan. Según el profesional que lleve al paciente decida, serán oportunas o no. Siempre hay que consultar al especialista si es necesario.

 

La base científica de las autoafirmaciones

 

Se han desarrollado muchas investigaciones sobre si las afirmaciones positivas causan efecto o no en la modificación de conducta. Y según unos y otros llegan a la conclusión de que te predisponen a cambiarla, aunque por supuesto se tienen que dar otras distintas circunstancias para que haya logros.

En este artículo de psicología, está muy bien resumido algunos de los estudios sobre la relación entre autoafirmaciones y cambios positivos, por si quieres echarle un vistazo.

https://www.mundopsicologos.com/articulos/descubre-si-las-autoafirmaciones-producen-cambios-positivos

Está claro que sólo con tu pensamiento no cambian las circunstancias externas a una situación, pero sí todo lo que está en tu mano.

 

Cómo utilizar las autoafirmaciones positivas para tomar acción de tu bienestar

Cómo practicar las afirmaciones positivas

 

Hay distintas técnicas para ayudarte a conseguirlo, pero como yo siempre soy defensora y promotora de la escritura, te propongo utilizarla también para tus afirmaciones.

Para ello, escribe las frases negativas que sueles usar en tu habla diario. Haz una lista de las coletillas que sueles decir en tu día a día que no te están ayudando a lograr tus propósitos.

Ejemplos:

No tengo ni idea de cómo va esto

Nunca consigo lo que me propongo, otra vez lo he hecho mal.

No se me da nada bien__________

No me entero de nada, no sé cuando habéis hablado de eso.

No hago más que equivocarme

Hoy seguro que se me vuelve del revés la mañana.

No me da tiempo a nada.

.

.

Te suena alguna ¿verdad?

Estas son muy generales pero para hacerlo a tu medida tienes que escribir las tuyas.

Para ello puedes utilizar la meditación o un momento de calma y reflexión. En esos momentos te vienen a la mente algunos pensamientos negativos. Aprovecha y recuérdalos cuando estés ante tu lista de oraciones negativas.

Una vez hecha tu lista de lo negativo, en una columna paralela, escribe una afirmación positiva que se corresponda con cada negativa que escribiste. Esas afirmaciones deben ser realistas y estar centradas en actos concretos y en el presente. ( Ej. » soy capaz de dibujar una cara divertida y así poner en práctica mi hobby del dibujo» en vez de «No sirvo para el dibujo y eso que me hubiera encantado saber dibujar») O: «no soy nada buena cocinando» cambiarlo por «hoy voy a hacer una receta muy sencilla que les va a encantar a todos»

Sé que al principio te costará trabajo descubrirlas, porque las tenemos muy interiorizadas, pero poco a poco puedes hacer que tu día termine con mejores sensaciones de logro que antes.

Te dejo una plantilla imprimible para rellenarla con tus afirmaciones positivas. La puedes imprimir y tenerla en los sitios que más tengas a la vista en casa. O la llevas en el bolso, si quieres, para verla de vez en cuando.

Repítelas cada mañana como si fueran tu referente para empezar el día. Tienes que creer en ellas y ponerles emoción. Y ser consistente. Hacerlo como cualquier hábito nuevo, hasta que lo vayas interiorizando y puedas pensarlo automáticamente sin tener que leer tu lista.

Ayuda a tu círculo de influencia a cambiar las enunciaciones de negativas a positivas. Es una práctica para ti misma y además creas un ambiente positivo con un pequeño grano de arena ( Tampoco te rayes, a ver si te van a evitar por ser la «frikipositiva» 🙂 Seguro que sabes ver cual es el momento para intentarlo)

 

 

Plantilla autoafirmaciones positivas
Clica en la imágen para descargarla

Conclusión

Nuestra mente es como un niño pequeño, sólo debes nombrarle lo que quieres conseguir. Porque si haces lo contrario, y le dices que deje de _______, será justo lo que haga.

Todos podemos empezar a mejorar nuestra actitud positiva empezando por nuestros pensamientos y nuestro autohabla. Es cuestión de empezar poco a poco, y sobre todo ser consistentes y perseverantes.

Evitemos tanta carga negativa en nuestras conversaciones y pondremos un granito de arena en mejorar el bienestar de los nuestros practicando las afirmaciones positivas.

¿Te apuntas a intentarlo? Te aseguro que te será hasta divertido.

Déjanoslo en comentarios, ¡nos encanta leerte!

 

Primer paso para tener actitud positiva: dejar las quejas

 

Tenemos la mala costumbre de quejarnos por todo. Yo la primera. Y no ayuda nada para nuestro propósito de tener actitud positiva.

Así que el primer objetivo para cambiar nuestra actitud es cambiar el foco de atención de las quejas a una afirmación distinta. 

Vamos a buscar la forma de dejar la queja diaria de todo lo que nos pasa. Incluso del tiempo meteorológico, sí. «¡Que frío más horrible!, ¡que calor más insoportable…!» ¿te suena?

Vamos a trabajar cómo podemos deshacernos de esas afirmaciones negativas que son contrarias a lo que queremos conseguir: tener una actitud positiva.

 

La queja como forma de comunicarte

 

No es agradable convivir con una persona quejosa o quejica, se le puede llamar de las dos maneras. Ya sea en casa, en el trabajo o en una reunión de amigos. Te quita la energía. Es verdad que todos lo hacemos, es inherente al ser humano creo yo. Pero también es algo que se puede controlar, o al menos bajar la frecuencia  de número de quejas por conversaciones. No es lo mismo que de cada 10 conversaciones que sacas una sea para quejarte, a que de cada 3 una sea para quejarte. ¿Verdad?

Siempre podemos hacer algo para conseguirlo. Para mí es como la diferencia entre preocupación y ocupación. Es algo muy parecido. Si quieres reducir la ansiedad en tu vida,  sólo ocúpate de lo que esté en tu mano. Pues con la queja igual, si hay algo que te desagrada ocúpate de cambiarlo. Y si no está en tu mano, busca la forma en la que menos te afecte esa circunstancia y practícala. 

 

Qué conlleva la queja

 

Si al hablar no has de agradar, te será mejor callar.  Tambor en el cuento de Bambi

 

Parece mentira lo que se aprende con algunos cuentos infantiles. Esa frase que decía Tambor porque se la había enseñado su padre, se me quedó grabada desde que mis niños eran pequeños y veíamos Bambi unas cien veces a la semana. Y ¡qué verdad más grande es esa idea!

Si no vas a decir algo que aporte, o algo agradable, ¿sirve de algo decirla? yo creo que no. Pero es complicado no hacerlo porque parece que es divertida la negatividad en una conversación entre amigos o personas cercanas. E incluso nos reímos.

Pero ¿a que cuando conoces a una persona que es todo lo contrario y solo habla de cosas agradables y te valora tus logros, te comenta algo positivo tuyo, etc. te vas con una idea de esa persona como «buena gente»?

 

La queja cuando no se hace en el momento ni el lugar oportuno es un imán para más quejas, mientras más te quejas, más situaciones encuentras para quejarte. A lo mejor ahora no te lo crees, pero en el momento que te propones cambiarlo, te darás cuenta que no hay tanto de lo que quejarse. Parece que el mundo está contra ti, pero, en realidad, no es más que dejar de poner el foco en lo negativo.

Esto está muy unido a la excusa. Casi todas las quejas vienen del exterior a ti. No es muy normal que uno se queje sobre sí mismo, aunque llega un momento en el que de tanto quejarte no diferencias lo intrínseco de lo extrínseco. 

Así que la persona quejica o quejosa domina la «Excusología», y se pasa todo el día dando excusas por todo, es que, es que…

Al dejar de quejarte, buscas el origen de las circunstancias de forma más ajustada y real.

 Esta mente quejosa te puede convertir en una persona víctima, que van dando pena alrededor y  buscando la compasión de los demás. Es verdad que lo estoy llevando al extremo de la situación pero a que se te viene a la cabeza algún amigo o familiar así?

Cuando te quejas no tomas acción en tu vida. La gente que se queja continuamente deja que todo pase alrededor, sea bueno o malo, sin que ella actúe. Lo cual es lo contrario de tener una actitud positiva y asertiva en tu vida.

Las personas positivas llevan las riendas de su vida, unas veces mejor y otras peor pero no se dejan llevar.

 

 

 

Cómo podemos trabajar nuestras afirmaciones y dejar de quejarnos.

 

Pensarás que he pintado la situación muy negra o negativa, pero lo he querido exagerar para que te des cuenta que, esa actitud quejosa, la tenemos instalada en nuestros intercambios diarios como si fuera normal. Y sin embargo podemos aportar cada uno un granito de arena para que, aunque nos quejemos por algo, no sea una actividad generalizada.

Empezar parece difícil porque crees que no te vas a poder dar cuenta de lo que hablas, pero todo es proponérselo. Si yo estoy pendiente y enfocada en cómo hablo con cada uno que me encuentro en mi día a día, voy a ser más consciente de cómo hablo.

Al principio te recomiendo que lo escribas. Te será más fácil verlo. Si eres una persona muy quejosa, no lo verás como algo extraordinario, porque ya lo tienes interiorizado. Pero si empiezas a escribirlo verás de una forma más clara tu actitud. Y no te gustará.

Coge una hoja y un lápiz y escribe todo lo que hiciste ayer. Con quien hablaste, de qué hablasteis, si es que hubo alguna conversación que recuerdes y si fuiste quejosa en algo.

Si no fue así, invéntate quejas que normalmente dices en esas reuniones. Y las escribes. No nos damos ni cuenta pero es así.

Siguiente paso: señalizar cada queja que sale de tu boca. ¿Cómo? 

Lo puedes hacer de distintas formas.

Recuerdo que cuando yo estudiaba un largo rato, me tocaba inconscientemente los granitos que nos salían en la cara por el acné juvenil, y me los ponía fatal, mucho más irritados. Pero no me daba ni cuenta y cuando menos me lo esperaba, ¡zas!, otra vez estaba liada con el acné.

Así que decidí que tenía que hacer algo. Descubrí que me iba bien «autocastigarme» y cada vez que me daba cuenta que me estaba tocando el granito, me pintaba una pequeña mancha con el boli en la cara. No sabes lo efectivo que era porque, ¡claro! tenía mucho más cuidado.

Te propongo algo así, pero en vez de pintarte la cara, que te tomarían por loca, por ejemplo puedes darte un pellizco en la mano tú misma, para que seas consciente que te estás quejando.

Intenta hacerlo sólo por un rato. Cuando vayas a tener un encuentro de poco tiempo con alguien proponte no quejarte en ese rato. Para mí sigue siendo muy efectivo el aquí y ahora. No te pongas metas grandes. Sólo en el siguiente encuentro. 

 

Otra idea que vi por internet para cambiar tus afirmaciones de negativas a positivas es llevar un accesorio que te puedas cambiar de sitio cada vez que te quejas. Eso te hará ser más consciente de tus quejas y contabilizar las veces que lo haces. Puede ser una pulsera, el reloj, un anillo, incluso el bolso si lo tienes colgado en un hombro, pasártelo al otro por ejemplo.

Te darás cuenta al principio de la cantidad de veces que lo haces, y eso te ayudará poco a poco a bajar la frecuencia de quejas. Sin que te des cuenta, aprenderás a dejar de usar ese tipo de afirmaciones, sin tener que usar ese cambio de accesorio y lo harás simplemente pensándolo.

 

Conclusión

Tienes que plantearte el reducir las veces que te quejas en el día. Pero si no te enfocas es difícil conseguirlo.

Cada vez que nos entren ganas de quejarnos vamos a cambiar el chip.

¿Puedo hacer algo por esa circunstancia tan desagradable?

Sí: me pongo a ello.

No: … si al hablar no has de agradar, te será mejor callar.  

Hay distintas formas de conseguirlo. Lo primero es ser consciente y poner el foco en algo que no sean las circunstancias negativas que nos rodean.

Siempre se puede mejorar y vas a ver muchos resultados.

¿Te consideras una persona quejica? ¿ Se te ocurre algún otro truco para traer al presente que te has vuelto a quejar?

Déjanoslo en comentarios, ¡nos encanta leerte!

 

 

La actitud positiva como elemento necesario de tu bienestar

 

En el #reto12mesesbienestar que he propuesto para este año, si no sabes de qué va puedes leerlo aquí , además de llevar una vida saludable, en lo que a alimentación y ejercicio se refiere, el siguiente eslabón en la cadena del bienestar para mí es la actitud positiva.

Así que durante el mes de Marzo, iré dándote píldoras cada semana para ayudarte a ser más positiva cada día. ( No es casualidad, el mes de marzo me encanta, es la llegada de la primavera y a mí esa estación me transmite positividad, alegría, así que quise que fuera el mes para trabajarla).

En esta entrada te haré una introducción general porque el tema da para mucho y no quiero que pierdas ningún detalle.

 

La alegría y el optimismo, emociones necesarias

 

La actitud positiva como elemento necesario de tu bienestar

 

Si no pones en tu vida ese hábito de ser positivo en primer lugar de importancia, te será más difícil conseguir una vida llena de bienestar.

La vida es una montaña rusa, llena de altibajos, momentos de gloria y momentos de «nada». En los momentos altos es fácil ser alegres, el problema está cuando estamos en los picos bajos. Y es cuando hay que trabajar más la alegría.

Es verdad que dirás que es muy fácil decirlo, que durante un proceso de dolor en tu vida estar alegre puede parecer de locos. O poco sensible. Pero si en esos momentos no puedes estar alegre, al menos intenta ser optimista. Para mí ser optimista significa sentir que las cosas van a mejorar y que el dolor no dura siempre, o sea, poner el foco en un rayo de luz cualquiera, que te pueda hacer ver que hay salida para ese momento de dolor.

Si acabas de perder un ser querido, o acabas de recibir una noticia muy mala, es lógico que tu primera reacción no sea la alegría. Pero pasados esos primeros momentos de impacto, es cuando te puedes agarrar a la idea de que eso cambiará, que tu desazón actual no durará para siempre y que esa pena no puede marcar tus siguientes pasos.

En ese punto es donde creo que está la diferencia entre ser positivo y no.

Porque tenemos que diferenciar la alegría de la felicidad. Yo puedo ser feliz pero estar pasando por un momento triste en la vida.

¿Se puede ser feliz aunque no estés alegre? 

O dicho de otra manera: ¿Ser feliz es igual a estar alegre?

La respuesta que le des a esa pregunta marca la diferencia entre la persona positiva y optimista y la que no lo es.

Mi respuesta es que sí se puede ser feliz aunque no estés alegre. O que ser feliz no es igual a estar alegre. Pero así como yo lo veo claro, entiendo que hay personas que tienen un concepto distinto de felicidad. Y tiene que ver con esto último de ser positivo.

Y ¿cómo se hace? 

Simplemente queriendo ser positivo y teniendo una actitud positiva. En el caso horrible de la pérdida de alguien querido, que es el mayor dolor en la vida de una persona, tú puedes estar profundamente triste. Pero, a la vez, el sentir tanto cariño y amor de tus seres queridos puede hacer que lo valores y lo utilices para ver  un hilito de felicidad y gratitud.

Pues si en esos momentos que son los peores que te pueden pasar lo consigues, te darás cuenta que en cualquier otro momento hay miles de pequeñas cosas en las que fijarte que pueden hacer que tu balanza tienda hacia lo positivo en vez de lo negativo.

 

La actitud positiva como elemento necesario de tu bienestar

 

Repito que eso puede resultar muy difícil si tú no eres una persona positiva, o te cuesta ver en los malos momentos algo que merezca la pena. Y ahí es donde entra en juego el trabajarlo como un hábito nuevo que tienes que ir poco a poco interiorizando.

Según el último libro que he leído de lectura de no ficción, Hábitos atómicos, de James Clear    ( que te recomiendo con rotundidad) para instaurar un hábito nuevo es necesario que se produzcan una serie de características en ese hábito para que no caigas en el abandono de éste o en el fallo al querer eliminar un hábito dañino para ti. Así que tomemos la actitud positiva como un hábito nuevo con una serie de características necesarias que veremos ahora.

 

Qué es ser positivo o tener una actitud positiva

 

Antes que nada tenemos que distinguir que ser una persona positiva no es lo mismo que negar la realidad en los casos en que existe una situación problemática o negativa. 

La realidad existe, la diferencia está en cómo tú la afrontas. Puedes quedarte con la idea de que hay un problema, y conformarte con que te ha tocado eso, o puedes intentar aprender a buscar alguna parte “positiva” de ese momento. Seguro que algo se encuentra: aprender, unirte más a alguien, descubrir tu interior respecto a tus sentimientos ante ese problema, etc.

Y como casi todo en la vida, a ser positivo se aprende. Solo tienes que querer hacerlo.

Ahí es donde aparece la idea del trabajo de ser positivo como nuevo hábito.

 

La actitud positiva como nuevo hábito

 

En el libro de James Clear sobre los hábitos, se repite la idea de que hay cuatro características de un hábito nuevo que son fundamentales para tener éxito: que sea obvio, atractivo, sencillo, satisfactorio.

Para hacerlo obvio la mejor forma es escribirlo y hacer un registro de lo que tienes que cambiar. No sirve a partir de ahora voy a ser más positivo. Mejor que eso sería:

«a partir de ahora voy a escribir al final del día 5 cosas que me hayan parecido positivas hoy».

Pero siendo más concreto, ¿cuándo las vas a escribir? Tienes que concretar que después de    (_acción__ ),     voy a sentarme a escribir 5 cosas que me han parecido positivas. Para que no le demos pie al «ya lo haré…»

Para hacerlo atractivo yo buscaría el momento más apetecible para mí, para sentarme y escribir en mi agenda o diario. O un cuaderno bonito que quiera usar para ello ( que sería otra forma de hacerlo atractivo) y me voy a preparar un café o té o lo que quieras. Entonces voy a poner un tema relajante en spotify, que son solo 3 ó 4 minutos, y voy a escribir eso. ¿A que ya es algo más atractivo?

Hacerlo sencillo es fundamental. En el post anterior, hablando del registro del ejercicio te comenté que lo importante era empezar el día 1 en un nivel bajo para que al llegar al día 31 del mes siempre estuvieras por encima y la evolución fuera ascendente. Eso tómalo como norma en cualquier nuevo hábito, o cualquier nuevo aprendizaje. No te pongas objetivos altos desde el primer día. 

Respecto al ejemplo de la positividad, si mi tarea de cambio de hábitos fuera: cada dos horas párate y escribe todo lo que te ha sido positivo en ese tiempo, te aseguro que no vas a cumplirlo más allá de uno, o como mucho, dos días. Porque no es sencillo de hacer. Nadie tiene ganas ni tiempo de parar cada dos horas. Así que tienes que pensar en lo mínimo que sea para ti un paso adelante en tu objetivo de ser positivo y empezar por ahí.

El último requisito, hacerlo satisfactorio, es un punto también importante. El ser humano funciona a base de respuesta-consecuencia. Si la consecuencia es positiva la respuesta tiende a repetirse, si la consecuencia no es agradable la respuesta tiende a extinguirse. Así que tienes que disfrutar durante el proceso del cambio de hábitos. Ese momento de calma en el que te sientas a escribir, que para mí sería satisfactorio, tiene que ser satisfactorio también para ti. Si no, no sirve de nada.

Ahí entra en juego la personalidad y la forma de ser de cada uno. Ese es otro error que cometemos al intentar cambiar de hábitos, hacer algo porque los demás lo están haciendo así. Y no nos damos cuenta que cada uno proyecta su personalidad en cada acción que hace. 

Quiere decir que si tu amiga te dice que ella ha conseguido el hábito del ejercicio apuntándose a un grupo de gente desconocida que corren todas las semanas juntos y tú eres una persona introvertida, que sufre cuando tiene que entablar conversación con gente desconocida, está claro que no va a ser una actividad SATISFACTORIA para ti.

Así que para ser positivo, busca acciones que vayan con tu personalidad, y no te marques objetivos difíciles de cumplir.

Te dejo unas tarjetas motivadoras que puedes descargar para imprimirlas y tenerlas bien cerquita cada día. Ya sea en tu casa, o dentro de tu agenda o en cualquier libro.

 

La actitud positiva como elemento primordial de tu bienestar
Haz click en la imágen y descárgalas

Conclusión

Una vez que hemos entendido que la vida saludable como la alimentación y el ejercicio son las bases para el bienestar físico, la actitud positiva es la base para el bienestar mental.

El ser positivo o no, sólo depende de ti. De tu motivación intrínseca para tener actitud positiva en la vida, sea lo que sea lo que ésta te presente.

Se puede ser positivo incluso en los momentos más difíciles de tu vida, una vez que pasas los primeros momentos en los que aceptas el mazazo que te llevas.

Si no tienes esa actitud positiva, no te preocupes, se aprende a ser positivo y se puede trabajar cada día en ello.

Es cuestión de tomarlo como un nuevo hábito y como tal, ir moldeando tu actitud hasta convertirla poco a poco en lo que tú quieres lograr, de forma casi automática.

¿Eres una persona positiva? ¿Tienes algún «truquito» que nos puedas compartir para ser positiva?

Déjalo en comentarios, ¡nos encanta leerte!

Aplicar el refuerzo positivo en el hábito del ejercicio. Plantilla descargable

 

Ya sabes que para conseguir un nuevo hábito o eliminar alguno no recomendable, es necesario la autoevaluación: que te sientes y analices qué estás haciendo bien, qué tienes que mejorar, o cuál de los microobjetivos que te pusiste no tienen mucho sentido.

O sea, tienes que revisar tus analíticas. Sí, como en tu salud física, o en tu web si la tienes, y ver qué es lo que está funcionando como debe y qué no.

Para ello he diseñado esta plantilla, sencilla pero eficaz, la cual te propongo que te descargues en el tamaño que prefieras, e ir rellenando, cada día o cada semana, para no perder información. Si quieres las puedes guardar mes a mes como refuerzo positivo y referencia de lo que estás consiguiendo.

 

El registro positivo de tus logros

 

Para tener una actitud positiva en tu vida en general, uno de los puntos necesario es centrarte en lo que consigues, y  no quedarte sólo en lo que no consigues. Por eso le doy importancia a ir anotando tu día a día en tus objetivos, en este caso el ejercicio. Pero es válido para cualquier área en la que quieras conseguir algo. 

Sea la que sea la actividad deportiva que te propones hacer, ya sea andar, correr, nadar o montar en bici, debes planear y organizarla para integrarla en tu día a día.

Y también para salir de tu zona de confort y no quedarte en el nivel con el que empezaste. Para cualquier aspecto en general también es importante  tu esfuerzo, e intentar ir cada vez más lejos, seguir un pasito más.

Seguir con pasos microscópicos, que aunque creas que no se aprecian, te hacen avanzar hacia adelante. Tardes lo que tardes, cuando miras desde dónde partiste, la curva siempre será ascendente, y eso es lo que cuenta.

 

Aplicar el refuerzo positivo en el ejercicio. Plantilla descargable

 

 

Por eso no es operativo que el día 1 de tu nueva rutina te propongas un objetivo bestial. No tiene mucha duración a largo plazo.

Piensa siempre en hacer un poco más que ayer, aunque sea 1 minuto más. Si lo haces así, en diez días, haces diez minutos más al día de ejercicio como rutina, y no te habrá costado apenas el cambio. Ten en cuenta que te estás poniendo objetivos a muy corto plazo ( por ej. hacer 1 minuto más que ayer) y eso es lo más reforzante.

No pasa nada si decides que vas a empezar con 4 días de ejercicio a la semana, porque lo importante es que veas que sigues ascendiendo. Así que, si lo que ganas en una semana de ejercicio son sólo 4 minutos más, uno por día, pues buenos son.

Para mí es la mejor manera de no desinflar tu motivación y de ir «Siempre palante», como dice la canción, o como dice el lema: «para atrás ni para coger carrerilla». Pues eso, siempre avanzando.

Volviendo al ejemplo de la plantilla, el día 1 de cada mes siempre tienes que hacer menos que el día 31. Aunque hayas decidido que los aumentos de tiempo o de repeticiones van a ser de 1/4 de minuto. Da igual, lo importante es tu sensación de ver esa plantilla rellena con una evolución ascendente.

Ese es el mayor refuerzo positivo que puedes tener:  tus propios logros día a día. Que no es otra cosa que ir disfrutando el proceso y no esperar a llegar a la meta para ser feliz.

Disfrutar durante el proceso y no esperar a llegar a la meta para ser feliz

 

Aplicar el refuerzo positivo para conseguir hábito de ejercicio

 

La acción desencadenante del nuevo hábito

 

Buscar la acción desencadenante o gancho es algo crucial para conseguir hábitos nuevos. Tienes que enseñarle a tu mente, que deduzca una acción detrás o después de algo.

Por ejemplo yo que estoy trabajando el nuevo hábito de estirar todos los días, le enseño a mi mente que después de mi escritura diaria, y antes de meterme en la ducha, dedico esos 10-15 minutos que he decidido, a estirar mi cuerpo. Todavía tengo que recordárselo, hasta que, cuando vayan pasando los días y las semanas, mi mente habrá interiorizado qué es lo que sigue al momento después de escribir. Pero en los primeros tiempos, esa acción desencadenante es crucial. 

Anótala también. Y la podrás ir cambiando a medida que vayas progresando de nivel.

Por ejemplo si lo que quieres es conseguir caminar cada día un poco más tiempo, puedes ponerte una alarma y la acción desencadenante podría ser: «cuando suene la alarma escucho una canción más y luego me vuelvo». Así hasta que decidas una acción nueva, porque eso está ya logrado.

Tenemos que tratar a nuestra mente como si fuera un niño pequeño al que le vamos enseñando los pasos uno tras otro porque no sabe cómo conseguir ese hábito. Hasta que lo considere como una acción automática en tu vida, que es lo que quieres.

Al principio te parecerá un rollo, y tendrás la tentación de no rellenarlo. Pero te aseguro que es efectivo, que se consigue mucho más que si lo dejas al azar. Y que es una forma ordenada de ir recogiendo tu avance, y como tal, un refuerzo positivo tan necesario para tener una actitud positiva en tu vida. 

Plan mensual de ejercicios descargable

Aplicar el refuerzo positivo en el hábito del ejercicio. Plantilla descargable
Clica en la imágen y te lleva al PDF descargable

 

Conclusión

 

El refuerzo positivo es mucho más efectivo para conseguir hábitos y nuevas rutinas que el castigo por lo que no logras.

La mejor manera de recordárselo a tu mente es tener un registro de lo que estás consiguiendo, sea en el aspecto de tu vida que sea.

Cuando vas dando pequeños pasos hacia adelante la evolución siempre será ascendente, aunque haya días de bajón en los que no avances, pero al ponerte objetivos pequeños es más fácil retomar la motivación.

Descarga la plantilla mensual de ejercicio ya sea en A4 o en A5 para tenerla en la agenda, y utilízala a diario.

Te ayudará a avanzar y te sentirás bien durante el proceso, que es lo que mejor te puede pasar.

Cuéntanos si sigues alguna forma de registrar tus logros, ¡nos encanta leerte!

 

 

 

¿Cómo hacer estiramientos en casa todos los días?

No sé tú pero yo que voy al fisioterapeuta varias veces al año, siempre salgo de allí con el mismo propósito: «A partir de mañana estiro todos los días mis zonas de sobrecarga».

Nada, era imposible.

Sólo lo hacía al día siguiente del encuentro con mi fisio.

¿Sabes por qué?

Porque no lo tenía metido en mi rutina diaria. Y porque no le daba importancia a algo que ahora sí se lo doy: estar bien físicamente y no pasar por alto una forma de mejorar mi cuerpo, que es tan reconfortante cuando terminas, que sólo ves beneficios: el estiramiento.

En esta entrada continuaré hablando del estiramiento diario. Si todavía te quedaba duda  después de leer mi anterior entrada Por qué es bueno hacer estiramientos a cualquier edad  espero que al terminar ésta, te vayas directamente a tu agenda del bienestar y le busques su momento.

 

Estiramientos básicos

Si no tienes ningún problema concreto muscular, de articulaciones o de huesos, sólo con las malas posturas y alguna otra actividad nos sobrecargamos alguna zona del cuerpo.

Por ejemplo cargar mal las bolsas de la compra, llevar el bolso siempre en el mismo brazo y con quintales de peso dentro, etc, nos provoca microlesiones que a la larga, y llegadas a nuestra edad nos puede dar la lata.

Así que lo que más se resiente es nuestra espalda. Cuello, hombros, y lumbares son las zonas más problemáticas. Pero para hacer el estiramiento, además de curativo, preventivo, yo haría también estiramiento de piernas, caderas, brazos. O sea completo.

Porque el estiramiento produce más elasticidad y flexibilidad en el cuerpo y eso se consigue si trabajas todo el cuerpo en general.

 

Cómo hacer estiramientos en casa todos los días

Tipos de estiramientos

Después de haber probado muchos tipos de entrenamientos que trabajan de una manera u otra el estiramiento, he recopilado los que me parecen más completos en este momento.

No he incluido Pilates que, aunque lo practiqué durante un tiempo, ahora no lo veo oportuno para mí porque me producía molestias cervicales al tirar del cuello para muchos ejercicios. Pero si lo haces tú, seguro que te sirve como forma de estiramiento también.

Yoga

Las clases de yoga son estiramiento puro. No sé si lo practicas o lo conoces, pero resumiéndolo mucho, consiste en trabajar una respiración acompasada con distintas posturas de estiramiento de una y otra zona. Con ello consigues conectar con todas las partes de tu cuerpo y conseguir que fluya la actividad circulatoria, con su consiguiente beneficio para ti.

Es una forma maravillosa de meditación, de traer calma a tu momento presente, y sé que todo el que lo practica consigue un cambio bestial en su mente y sus pensamientos.

Yo lo he probado alguna vez, pero si te soy sincera, lo hice en momentos en los que no tenía ese tiempo para dedicarle a ese ejercicio. Y siempre pensaba que lo haría en otro momento.

 

Body balance

Este tipo de ejercicio me gustó mucho el tiempo que lo estuve practicando en clases grupales.

Es un compendio de yoga, pilates y Taichi, y saca lo mejor de cada uno de ellos.

Si crees que el yoga en sí mismo no te atrae busca información sobre el body balance y pruébalo. Es un estiramiento muy completo también.

Hipopresivos

El entrenamiento hipopresivo ha sido un descubrimiento en cuanto al estiramiento y a las técnicas posturales para mí.

El trabajo de hipopresivos consiste en a través de la respiración con el diafragma, y una serie de apneas supervisadas por un instructor, conseguir llegar a activar los músculos de la zona pélvica y abdominales interiores, que regulan la postura de la cadera y con ello tu postura corporal.

Además de conseguir que el diafragma saque todo el potencial que tiene para ayudar a oxigenar tu cuerpo,  si tu profesión depende de la voz, lo notarás más todavía.

Aunque no es estiramiento propiamente dicho, consigues alargar músculos y articulaciones que por la vida sedentaria o por las malas posturas las acortamos con todo lo que conlleva eso en nuestro día a día. (Te diré que yo he notado una diferencia grande en mis caderas antes y después de entrenamiento hipopresivo, con el consiguiente beneficio en el resto del cuerpo). 

Aquí tienes el progreso de mis caderas después de mi entrenamiento hipopresivo. De la primera foto, con una evidente diferencia de la altura de las caderas, a la última, hay una diferencia de menos de 6 meses. Por eso te puedes imaginar cómo lo defiendo.

 

Como estirar en casa todos los días

Así que si te interesa profundizar, estaré encantada de recomendarte o informarte un poco más sobre ello.

Stretching

También hay un tipo de ejercicio que consiste estrictamente en estirar a través de distintas posturas. No sólo calentar antes o estirar después de algún deporte.

Lo probé y me gustó pero en el gimnasio que yo iba no había mucha demanda para esa clase y solo lo había una vez por semana en un horario que yo no podía asistir. Así que lo tuve que dejar.

Es el estiramiento que yo practico en casa desde que empezó el confinamiento. 

 

Cómo hacer estiramientos en casa todos los días

Como estirar en casa sin ir al gimnasio

Una vez que ya sabes distintas formas de hacer estiramiento, investiga la que más iría contigo, o si quieres ve probándolas de una en una y cuando encuentres la que te enganche no la pases por alto.

En la actividad física es importante sentirte identificada con ella. Si no te ves haciendo yoga no te fuerces, o si no te gusta el entrenamiento hipopresivo prueba otro.

Una vez que decides cuál es la tuya, vamos a ver cómo hacerlo en casa.

Yo funciono con youtube para todos los ámbitos de aprendizaje. Me es muy cómodo ir viendo lo que te enseñan. Pero también tienes podcasts, blogs, periódicos médicos deportivos,.. Busca información y técnicas en sitios expertos para no dejarte llevar por alguién que no sea profesional.

Una vez que ya sabes dónde aprender a estirar, te aconsejo que metas en tu rutina cuál es el momento del día en el que tienes tranquilidad durante 20 minutos, como mucho, para dedicarte a ti y relajarte.

Busca una zona de tu casa donde puedes cerrar y que no entren a molestarte cada 2 minutos, como me pasa a mi por ejemplo, jeje, y pon la habitación cómoda para ti. Retira lo que sea para que quepas bien tumbada o sentada con las piernas extendidas, que después es un rollo ir buscando cómo puedes alargar tu cuerpo entero si no cabes.

Usa cualquier esterilla o colchoneta fina de esas que usan los niños debajo del saco de dormir en los campamentos, no hace falta más. O invierte en una estera de yoga que las hay en internet por todos sitios.

Yo suelo llevar ropa cómoda, de hecho casi siempre estiro en pijama así que no me preocupo por la ropa para estirar. Si quieres un pantalón holgado o elástico te sirve y si no una ropa de estiramiento también la encuentras de todos los precios en internet. Y calcetines o pies descalzos si no hace frío.

 

Mis referentes para estirar

 

Tengo creada una lista de reproducción  en youtube con varios videos de estiramientos. Pero para no ponerlos todos te aconsejo dos canales que tienen una variedad de videos relacionados con el estiramiento y elasticidad, como son Gymvirtual y Fisioline.

Gymvirtual está creado por Patri Jordan y es una gran inspiradora para millones de personas, no exagero, que la siguen y que aprenden mucho sobre estar en forma desde casa. Supongo que durante este año de confinamiento, es cuando habrá subido como la espuma, debido a las restricciones que hemos tenido para hacer deporte fuera de casa. Ahora lo ideal es hacerlo fuera, al aire libre, pero yo sigo prefiriendo estirar en casa en cualquier momento del día que me venga bien.

Te pongo un video que tiene para principiantes que está muy bien. Como todo hay que empezar poco a poco para no hacerte daño.

 

 

 

Fisioline es un canal que me encanta.

Para mí hubiera sido mi ilusión que uno de mis cuatro hijos fueran fisioterapeutas. Me dan la vida. Pero de momento no ha sido así , con lo que me conformo con aprender lo que puedo sobre mejorar mi cuerpo a través de videos y audios. Y por supuesto mis visitas cada cierto tiempo a mi fisioterapeuta de confianza.

Así que en el canal de youtube de Fisioline aprendo e intento seguir los consejos que nos dan para mantener en forma nuestros músculos y articulaciones. Y tienen muchos vídeos específicos de estiramientos.

 

 

 

 

Conclusión

Una vez que ya has visto lo importante que es el estiramiento, y lo fácil que es de practicar incluso sin salir de casa, no puedes dejarlo para más adelante.

Busca cuál te encajaría en tu vida y tu forma de ser.

Reserva un hueco de tu día para practicarlo y enciérrate por un rato tranquila en alguna habitación de la casa donde no te molesten y puedas practicarlo.

Un vídeo, ropa cómoda, una estera de suelo y alguna música si quieres, es lo único que necesitas.

Y a alaaaaaaargar tu cuerpo.

¿Practicas algún estiramiento ya? ¿ Te animas a intentarlo?

Déjanoslo en comentarios, ¡nos encanta leerte!

Por qué es bueno hacer estiramientos a cualquier edad

«Me levanto por las mañanas oxidada, no puedo ni agacharme a recoger algo del suelo»

¿No te pasa eso la mayoría de los días?

Te hace sentir mayor de lo que eres ¿a que sí?

Por eso es tan importante para la salud de nuestros músculos y de las articulaciones estirar unos minutos cada día, y a ser posible en las primeras horas después de levantarte. Porque lo notarás para el resto del día.

Vamos a ver primero por qué es importante estirar y, en la siguiente publicación, veremos cómo estirar ( para que no se haga muy larga la lectura)

La importancia de los estiramientos

Antes que nada yo no soy médico ni experta en anatomía del cuerpo, pero desde los 35 años más o menos llevo liada con problemas musculares, de hernias de disco y todos esos temas. Y, por ello, casi me he convertido en experta, jaja.

Gracias a que siempre he sido muy deportista, he conseguido a través del deporte, y más en concreto el estiramiento, mejorar mis problemas cervicales, lumbares y de sobrecarga en los músculos.

Así que, si eres profesional de la salud, espero que perdones mi forma de contar las cosas de una manera coloquial, lo hago porque creo que nos identifica más a todos 🙂

Debido a nuestra vida sedentaria, y al paso del tiempo claro está, las malas posturas son habituales para todos. Y esas posturas provocan que los músculos se vayan atrofiando, o acortando en algunos casos. Y que las articulaciones se «oxiden» y parezca que chirrían.

Una forma efectiva de recuperar esos músculos y las articulaciones, es a través del estiramiento. Pero no te hablo de levantarte del sofá y mover el cuello dos veces a la derecha y dos a la izquierda, que está muy bien.

Te hablo de dedicarle unos minutos a poder ser todos los días, o al menos la mayoría, para poner en orden tu aparato locomotor. Y preparar tu cuerpo para todos los movimientos que vayas a hacer ese día.

Si te sirve mi ejemplo, te diré que a través de un tipo concreto de estiramiento, como es el entrenamiento hipopresivo, del que te hablaré más adelante, he conseguido nivelar mis caderas casi hasta dejarlas simétricas. Habiendo tenido siempre una cadera más «alta» que la otra ( que no era otra cosa que un acortamiento en los grupos musculares)

Y al nivelar las caderas, eso mejora todo el resto de la postura corporal, incluida la zona cervical, que es mi otro talón de Aquiles.

No me quiero poner a hablar de mí, porque no es de lo que se trata, pero no sé si a ti te pasa, yo soy un poco reticente a creerme las cosas sin ver ejemplos, así que por eso te lo cuento.

Con el confinamiento tuve que dejar mis entrenamientos de hipopresivos, que retomaré en cuanto pueda por supuesto, así que me he dedicado a estirar con más continuidad que antes. Y quiero que tú también te beneficies de todo lo que aporta el estirar cada día. Puedes tomarlo como tu rato de meditación /relajación del día.

 

Estiramientos y beneficios en tu bienestar

Beneficios del estiramiento en tu salud

Por supuesto, doy por hecho que, no vas a estirar si tienes alguna lesión o si tu médico te ha recomendado reposo. Siempre tiene que supervisarte un especialista que conozca tu cuerpo y sepa si debes o no hacer estiramientos. Una vez dicho esto, vamos a ver lo que te aporta el estiramiento.

 

Fomenta la relajación y el enfocarte en ti misma

Ya sabes que defiendo a rajatabla tener un momento en el día para ti. Y en mis momentos del día una de las actividades que incluyo es el estiramiento.

En esos minutos de estiramiento, sólo te tienes que enfocar en tu cuerpo. En tus músculos, en si te duele uno u otro, en cómo mejorar ese estiramiento para alargar tu cuerpo. Y sin darte cuenta, todo eso te lleva a un estado de calma y relajación tan beneficioso como ya sabes para ti.

Si estás pasando un momento de especial estrés en tu vida , una de las consecuencias de ese estrés es que se refleja en tu cuerpo, al menos a mí me pasa. Me provoca sobrecargas en mi zona débil. Y si consigues tener ese rato para desconectar, para respirar y para estirar esa zona, tu bienestar mejorará. Así que es una buena técnica antiestrés.

 

Activa la circulación y por ello te carga de energía

 

Aunque no sea una actividad física aeróbica, notas tu cuerpo activo, fuerte. Cuando terminas sientes en tu cara ese calorcito de cuando haces ejercicio, y te sientes viva. El flujo de circulación es, como ya sabes, importantísimo para que llegue todos los nutrientes a su sitio y el estiramiento es una buena forma de activarlo.

 

Mejora tus dolores

 

Por supuesto es la primera consecuencia del estiramiento. Cada día que estiras va mejorando tu elasticidad y flexibilidad, y eso hace que los músculos y articulaciones tengan mejor estado de salud. Por lo que disminuirán tus molestias en general.

Es fundamental que empieces poco a poco, pequeños cambios, siiiiii, otra vez te lo digo, para que no te lesiones ni sea contraproducente. Si lo haces bien, en un tiempo verás como tu cuerpo tiene más elasticidad que antes.

 

Mejora tu alineación

 

Como ya te he comentado, a mí me ha pasado. Muchas veces las dismetrías son las que provocan los mayores problemas en tu cuerpo, y el estiramiento de forma simétrica de todas las partes de tu cuerpo, favorece la alineación de los grupos musculares derecho e izquierdo. Por lo que no hay malas cargas en un lado o en otro.

 

Aumenta tu autoestima

 

Cualquier logro que consigues supone una mejor consideración de ti misma. Ves que puedes conseguir algo que antes ni lo pensabas, y aunque parezca una tontería, cada pequeño logro de tu día a día es lo que hace que tengas un nivel de autoestima mayor o peor. Por eso siempre me enfoco en pequeños pasos. Porque es más fácil conseguirlos y te refuerza las ganas de seguir, además de hacer que te valores más.

Así que cuando vayas notando que cada día tienes menos dificultad al estirar, que te aseguro que te pasará, te darás cuenta de dónde empezaste, y dónde estás ahora. ¡Y te provocará subidón!  

 

Por qué hacer estiramientos para tu salud

 

Conclusión

Creo que es hora de que no nos dejemos oxidar.

Para tener una salud completa debes cuidar tus músculos y articulaciones, independientemente del ejercicio que hagas.

Incluso si decides no hacer ejercicio, al menos debes estirar en casa mientras más días mejor.

Tendrá muchos resultados en tu cuerpo, y por lo tanto, te sentirás más joven aunque vayamos cumpliendo años.

Y lo mejor, no te hace falta más que ganas y un espacio de suelo agradable.

¿Te apuntas?

La próxima semana te cuento formas de hacer estiramiento y algunos truquitos más.

Déjame en comentarios qué es lo que más te cuesta de hacer estiramientos.

¡Nos encanta leerte!

Por qué es importante hacer estiramientos a cualquier edad

 

 

 

 

Cómo integrar el ejercicio en tu rutina diaria sin salir de casa

 

Todo el mundo habla de la vida sana, del cambio de hábitos, de la necesidad de cuidarnos. Y tú asientes con la cabeza cada vez que oyes eso. Sabiendo que tienen toda la razón, pero en estos tiempos de pandemia tienes mucho tiempo para estar en casa, pero poco para hacer ejercicio.

Y todo es porque te parece un barco enorme que no sabes como manejar. Que nunca lo has hecho y que cómo lo digieres.

Pues es más fácil de lo que crees. Todo depende de tu actitud y de cómo lo enfoques dentro de tu rutina. Te comparto trucos para que mientras ves una serie, planchas o teletrabajas aproveches y entremetas ratos de ejercicio.

 

Beneficios del ejercicio en tu salud

Seguimos con nuestro #reto12mesesbienestar, y para este mes de Febrero que está a punto de empezar trabajamos incorporar el ejercicio en nuestra vida.

Creo que no hace falta que te cuente lo bueno que es el ejercicio para nuestro organismo, porque seguro que casi cada día lo oyes o lees en algún sitio. Pero no está de más que al menos te enumere sus beneficios para la salud integral.

 

Cómo integrar el ejercicio en tu rutina diaria

Problemas que te producen la falta de ejercicio en tu salud mental

La falta de ejercicio, consecuentemente, también sabemos que es negativa en la salud integral, pero quiero también recalcar las que están más relacionadas con la salud mental, que es lo que más me interesa que conozcas:

 

Al acumular grasa por la falta de actividad, te ves mal en el espejo, y no te gustas. Para tener bienestar, el primer paso es querernos y aceptarnos, y si no te ves bien en el espejo es más difícil que pase.

En estos tiempos tan asiagos por la pandemia, la falta de ejercicio te alimenta la desidia y la apatía. Y no se sabe cuál viene antes si la inactividad o la apatía porque se alimentan una de la otra. 

Consecuentemente a lo anterior te vienen más pensamientos negativos a tu cabeza. Tanto tiempo sin hacer nada en casa, aunque la verdad es que en casa siempre se hacen cosas, te provoca negatividad en tus pensamientos. Siempre se dice que la mente ocupada te protege de los malos pensamientos.

La autoestima también se ve afectada, porque no tienes la sensación de logro que te produce el conseguir pequeños objetivos, con las rutinas de ejercicio en tu día a día.

Y aparte de todo lo relacionado directamente con tu mente, la falta de ejercicio te produce tal oxidación en las articulaciones y huesos que te sientes mayor de lo que en realidad eres. El dolor de cuerpo se le achaca a las personas mayores, y esto es lo contrario de lo que queremos conseguir. Queremos ser jóvenes por mucho tiempo.

 

Cómo integrar el ejercicio en tu rutina

 

Cómo integrar el ejercicio en tu día a día

 

Aunque me llames pesada, vuelvo a insistir en la importancia de los pequeños cambios. Si quieres puedes echarle un vistazo a la entrada en la que hablo de eso (Cómo superar los obstáculos que te impiden conseguir un nuevo hábito)

 

Así que empecemos por definir a qué me refiero cuando te hablo de ejercicio y como podemos descomponerlo en pequeños pasos.

Porque no me estoy refiriendo a apuntarte desde ya al gimnasio de tu club, o al más cercano de tu casa y meterte en clases de cardio 3 días por semana y los otros 2 hacer trabajo de fuerza con pesas. No. Me parece que si no lo has hecho antes, o aunque lo hayas hecho no lo tienes como prioridad en tu vida, esa actividad no tendrá mucha consistencia en el tiempo.

Caerá por su propio peso a las 2 semanas como mucho. Los objetivos de principio de año son muy bonitos y está muy bien la idea de querer mejorar. Pero ya sabes que sin motivación no hay continuidad. Te recuerdo la publicación sobre la motivación en relación a la alimentación saludable (Alimentación saludable. Encontrar tu motivación)

 

Así que seamos sensatos y realistas y empieza mejor por un objetivo más pequeño y lo más importante, fácil de integrar en tu día a día.

En estos días de pandemia pasamos mucho tiempo en casa. Así que, lo ideal es que saquemos de esas horas muertas en casa pequeños ratos de ejercicio.

No sé si viste durante el confinamiento tan estricto que tuvimos en la primera ola de la pandemia, la imaginación y el ingenio de muchas personas deportistas que dentro de casa se organizaron gimnasios de distintas modalidades. Pues esa es la idea. Que aproveches el tiempo de estar en casa para empezar si es que no lo has hecho nunca a hacer ejercicio.

Distintas formas de hacer ejercicio en casa

El primer paso es analizar tu día a día.

¿Tienes que hacer tú personalmente las tareas domésticas?

¿Teletrabajas en casa y pasas muchas horas sentada?

¿Sueles tener conversaciones telefónicas interminables con amiga/hermanas/madre?

¿Te gusta tirarte en el sofá y ver series sin fin con tu punto o labores? Yooooooo 🙂

Piensa si en todas esas acciones podrías meter algo de ejercicio.

Te doy algunos trucos o consejos que yo sigo:

Mientras cocinas, que más o menos puede ser una media hora como mínimo, márcate un objetivo de tener el abdomen contraído y metido para adentro el mayor tiempo que puedas. Puedes ponerte canciones y aguantar una canción entera, un descanso y otra canción, por ejemplo.

Si tienes que planchar, puedes hacer lo mismo, o trabajar los glúteos, simplemente teniéndolos también contraídos en ritmos alternos de descanso y trabajo ¡No sabes cómo se nota!

Si teletrabajas desde casa, márcate tiempos de descanso para levantarte y caminar por la casa lo que puedas. O subir y bajar la escalera de tu edificio y volver a sentarte. Lo importante es no estar 3 horas sentada sin moverte.

Si tienes que hacer una llamada de esas de 15 minutos que a veces tenemos con alguien, no te sientes a hablar, sal a la calle y anda mientras hablas. O si no puedes salir, camina por el pasillo de tu casa arriba y abajo sin parar. Cuando cojas la costumbre ¡no pararás!

Mientras ves un capítulo de tu serie, esos que duran unos 45 min, intenta verlo de pie ejercitando los pies como si caminaras. Parece una tontería pero es una manera de incentivar el ejercicio ya que estás tan abducida por tu serie que no te das ni cuenta. O aprovecha y si prefieres estar sentada, trabaja los brazos unos minutos durante todo el capítulo.

Otro ejercicio fundamental a nuestra edad a nivel global son los estiramientos. De eso ya hablaré en otra entrada porque se merece un espacio mayor. Mi forma de hacerlos cada día es cuando voy a ducharme.

Es mi acción enganche para hacerlo. Porque como me lo proponga en otro momento del día al final no lo hago. Es verdad que mi cuarto de baño tiene espacio para hacerlo y me pongo con mi video de estiramientos cada mañana que me da la vida para todas mis contracturas, como tendrás tú seguramente si no nos movemos lo necesario.

 

Cómo integrar el ejercicio en tu rutina diaria

Ejercicio fuera de casa

Si todo esto no te convence y lo que prefieres es no hacerlo en casa, empieza por caminar (en este post ya hablé mucho sobre ello Caminar para estar activa a los cincuenta ). Que no pasear.

Usar la caminata como ejercicio es distinto de los paseos por tu barrio o de tiendas, ya que en esos paseos no hay continuidad, te paras cada pocos pasos y no te exiges mucho rendimiento.

Busca ese momento ideal para ti. Puedes salir todos los días en ese momento perdido en el que normalmente te sientas  a escuchar música o la radio. Aprovecha y da un paseo de 20 min alrededor de tu casa mientras escuchas esa música que te gusta o ese podcast que siempre tienes pendiente de escuchar. O una buena entrevista que tienes archivada en el whassap para otro momento. Te aseguro que es una forma estupenda de engancharte a salir a caminar.

 

En poco tiempo notarás la diferencia de una forma abismal, y sin darte cuenta irás subiendo el tiempo que le dedicas a tu caminata, diaria ya, porque la necesitarás.

 

Todo esto también lo puedes aplicar a cualquier otra actividad, por ejemplo la bicicleta. En mi ciudad hay bicicletas para alquilar y kms de carril-bici, a lo mejor en la tuya también tienes facilidad de practicar. Asi que si lo que te va es la bicicleta, prueba a usarla como forma de estar activa.

Empezar con paseos agradables a un ritmo tranquilo e ir metiendo tiempos de aceleración intercalados, que te hagan sentir un poco más de tensión sin que vayas ahogada. Y también lo notarás.

 

Aunque te he hablado más extensamente de caminar, porque está mas que estudiado que es la actividad más completa para nuestro organismo, ya te digo que puedes empezar con el ejercicio que a te vaya más, nadar, bailar o lo que sea. 

Lo importante, es que sea una actividad que te enganche, y que te vayas a la cama por la noche con la sensación de que has movido tu cuerpo ese día.

 

Quiero que veas que es algo posible y que lo único que te pido es salir un poco de tu zona de cónfort porque la recompensa será inmensa.

 

Errores al hacer ejercicio

 

Recapitulando las causas de por qué no te funciona tu intento de hacer ejercicio pueden ser:

Ponerte metas grandes, que son imposibles de cumplir

Establecer metas a largo plazo, que hacen caer tu motivación

Ser muy estrictos a la hora de evaluar tu ejecución y creer que no vas a mejorar

Relacionado con las metas grandes está el ponerte metas no reales. Si no las integras en tu estilo de vida y tus rutinas, difícilmente lo lograrás.

Y por último pero igual de importante está el no evaluar tu progreso. Me parece fundamental para tu autoestima el ver como vas avanzando en tus objetivos.

 

Cómo integrar el ejercicio en tu rutina diaria

 

Conclusión

Siguiendo con nuestro #reto12mesesbienestar , el ejercicio es el segundo aspecto más necesario para mejorar tu bienestar.

Son tantos los beneficios y tan pocos los inconvenientes que no sirven las excusas, con los ejemplos que te he dado para hacerlos en casa, no puedes decir que es difícil.

Ya has visto que se debe empezar poco a poco y si lo haces bien y es el adecuado, no tendrás que dejar de hacerlo con los años.

Anímate y vive tu vida con energía en todas las partes de tu organismo, tu mente lo agradecerá.

Cuéntanos si ya te has decidido y cuál es tu ejercicio preferido, ¡ nos encanta leerte !