Por qué empezar meditación y aprender a enfocarte

Te voy a contar un secreto: 

Yo era de las que pensaba que la meditación era para los budistas y los de religión oriental que no siguen nuestras “reglas de vida”. Y que el yoga es muy complicado y no iba conmigo.

No sé si tú eres de esa idea pero, buaf, que equivocada estaba yo.

A los cuarenta y seis me di cuenta de lo importante que es la meditación y de cuánto bien hace en la persona, sobre todo en situaciones extremas de estrés o miedo ante algo. 

¿Qué es la meditación o mindfulness?

Yo soy cristiana y creo profundamente en Dios. Y doy gracias por eso porque me ha ayudado y me ayuda muchísimo a comprender, o mejor a no preguntarme, muchas cosas que pasan.

Siempre me han conmovido los que no tienen fé cuando, ante cualquier mazazo de la vida, no tienen a qué agarrarse, como nosotros los cristianos.

Así que como buena o mala cristiana, tengo ratitos de oración en los que me meto en mi interior y hablo con Dios para contarle mis preocupaciones, darle gracias y pedir perdón.

Pero, como os he contado antes, a los cuarenta y seis años me diagnosticaron una enfermedad grave, de la cual estoy ya curada, que me provocó todo tipo de miedos, incertidumbres, estrés, desconocimiento y muchas sensaciones negativas más que yo no sabía como afrontar.

Así que en mi primera visita médica, me puse en manos de mi médico y le dije que cómo podía calmar mi desconocimiento o mi inquietud con alguna lectura. Y mi médico, que tuve la suerte que es un amante de la meditación y del silencio, me recomendó el libro El poder del ahora del psicólogo Eckart Tolle y bendita hora que me lo recomendó.

Tienes que leerlo en algún momento de tu vida, aunque no tengas ningún problema grave.

Para mí fué como la chispa que me hizo darme cuenta lo importante que es la meditación y tener calma interior para escuchar a tu cuerpo y controlar tus pensamientos a través de la respiración.

El autor dice que las personas siempre estamos anclados en el pasado o preocupados por el futuro y no le damos importancia al ahora en el que vivimos. Así que te ayuda a ser consciente de tu presente y dejar lo demás de lado.

Para ello hace uso de la meditación y respiración. Pero te enseña de una forma tan sencilla que tal como lo vas leyendo lo vas poniendo en práctica.

Pero ¿qué es concretamente meditar?

Hay distintas formas de meditar, y el mindfulness es una técnica para ello que va más con mi vida, aunque a ti te puede servir cualquier otra.


Según wikipedia: 

 El mindfulness, también llamado atención plena o conciencia plena, consiste en estar atento de manera intencional a lo que hacemos, sin juzgar, apegarse, o rechazar en alguna forma la experiencia.1

Es una práctica basada en la meditación vipassana. Consiste en prestar atención desapasionada a los pensamientos, las emociones, las sensaciones corporales y al ambiente circundante, sin juzgar si son adecuados. La atención se enfoca en lo que se percibe, sin preocuparse por los problemas, por sus causas y consecuencias, ni buscar soluciones.


¿Qué necesitas para hacer meditación?

Esta definición es muy bonita pero ¿como lo traducimos a nuestra vida?

Lo principal para resolver y afrontar tus miedos es aprender a conocerte, a conocer esas sensaciones negativas que te influyen en tu felicidad presente y, a través de la meditación, dominarlas y encauzarlas.

Tienes que dominar a tu mente y decidir los pensamientos que quieres tener y los que no. 

Antes de empezar a meditar es importante que leas bien a los expertos que son los que mejor explican los fundamentos de la meditación.

Además del libro de Tolle, ha sido para mí un gran descubrimiento el Dr. Mario Alonso Puig y sus investigaciones sobre el efecto del  Mindfulness en la salud de la persona. Me parece un comunicador maravilloso además de saber mucho sobre este tema. 

Te recomiendo que leas sobre el y que disfrutes con sus videos porque es impresionante lo que te hace descubrir y la cantidad de valores que nos enseña sobre uno mismo.

Es una de las cosas que hago todos los días para tener buena salud mental. Ponerme uno o varios videos sobre sus disertaciones. 

De lo mejor que he aprendido de él es a perdonarme muchas cosas que hago mal y que terminan machacando mi autoestima.

Y aceptar mis sensaciones desagradables ante alguna situación, como una respuesta psicológica que se puede controlar. Y autoconvencerme que no por eso soy un “ogro”.

Pero de lo que más me alegro haber aprendido con estos estudiosos de la meditación es a contar hasta 10 y respirar profundamente antes de dar una respuesta a una mala conducta de alguien.

O ¿ no te pasa que, cuando das una mala contestación, te enredas en una discusión por cualquier tontería, te parece mal algo que no tiene ninguna importancia, etc. terminas pensando que por qué no te habrías callado para no sentirte tan mal después?

¿Qúe hace la meditación para controlar tus pensamientos?

«La meditación nos enseña a ignorar las distracciones y a enfocar nuestra atención en lo que queremos enfocarla»

-Daniel Goleman-

La meditación se basa principalmente en controlar la respiración en un entorno relajado y de paz.

Esto lo puedes conseguir de forma muy sencilla, no hace falta grandes preparativos. Simplemente lo puedes lograr con que pongas tu habitación con poca luz, enciendas una vela agradable ( soy una fan de las velas en casa) y te pongas cómoda sin que nadie te moleste. (Te recomiendo esta vela de La Jolie que estoy comprando porque huele muy bien y además si tienes que hacer un regalo viene en un paquete muy bien presentado. Tiene un envase precioso con tapa y reutilizable para guardar lo que quieras).

 A lo mejor te seduce el yoga y es una buena forma de trabajar la relajación y la meditación hacerte con unas clases online y con una esterilla y empezar mañana mismo a practicar yoga.

Lo ideal es que medites por la mañana, a primera hora, porque sus efectos se alargan durante el día y te será más efectivo.

 

Vela con mensaje
Enciende una vela y medita

Incluso si tu momento más tranquilo del día es cuando te metes en el baño a ducharte pues también sirve. De hecho es donde yo la hago casi todos los días porque mi familia entiende que soy inservible en ese rato, jeje, y me dejan tranquila.

Así que, una vez conseguido tu ambiente, hay que empezar a trabajar la respiración. A través de ella es como vas a llegar a conectar tu cuerpo con tus sensaciones corporales y tus emociones, que son los que están detrás de todas esas actitudes negativas.

Con mucha paciencia y entrenando a tu mente a estar solo enfocada en la respiración, vas escuchando a tu cuerpo, sintiendo las emociones que vienen a tu mente.

Y vas descubriendo que tienes pensamientos tontos que quieren venir a alterar ese momento de calma.

Es entonces cuando tienes que ir echando de tu mente a esos pensamientos y ser consciente que no te van a servir para nada.

Vas entonces viendo las cosas de forma distinta, incluso encontrando soluciones a los “problemas insolucionables” que tú sientes que tienes y que hacen de tu vida un caos.

Me acuerdo que cuando mis niños eran chicos y lloraban cuando algo sin importancia le pasaba, yo siempre les decía: ” no llores, el llorar no sirve para solucionar”.

Pues de adulto igual, esos pensamientos  automartirizantes no sirven para solucionar el problema que tengas.

Los meditadores avanzados consiguen controlarlos y lograr ser más empáticos y efectivos ante la adversidad.

Como te he comentado antes, hay muchísimas personas con las que aprender bien la técnica, así como muchos recursos en internet como vídeos, audios y artículos. 

Investiga el mundo de la meditación con algún maestro o experto en ello para seguir un paso a paso. Es un mundo muy respetuoso y yo no quiero meter la pata y dar mal una recomendación.

Beneficios de la meditación en tu bienestar

Es innumerable la cantidad de beneficios que tiene la meditación en nosotros.

Para mí el principal es que te lleva a la calma.

La falta de control ante cualquier situación te provoca estrés.

Si en ese momento tienes tu mente entrenada, gracias a la meditación, vas descubriendo que esos pensamientos no aportan nada y trabajas en eliminarlos cuando llegan. Entonces ves los problemas de otra manera.

En segundo lugar te aumenta la empatía  ante cualquier mala reacción de un amigo, pareja o hijo.

Te ayuda a meterte en su cabeza e intentar sentir cómo el,  y por consiguiente entenderlo mejor.

Esta empatía hay que trabajarla mucho, porque en nuestra edad somos más susceptibles ante cualquier mal gesto de alguien a quien quieres. Nos volvemos irascibles y eso te hace perder hasta la alegría.

Relacionado con la empatía está la  compasión ante las conductas de otros, que antes te provocaban rechazo.

Ahora, con la meditación, empiezas a compadecerte de esa persona y piensas que su mala reacción vendrá provocada por algún problema propio. Y que no tiene nada contra ti.

La meditación te ayuda a conseguir atención plena , en lo que sea que estés haciendo. Simplemente con el ejercicio de la respiración te enseña a enfocarte sólo en tu cuerpo.

De esa manera, vas descubriendo que poner el foco de atención sólo en la actividad que estás haciendo en un momento concreto, te hace ser más productivo y sacar más rendimiento para acortar el tiempo que necesitas para concluirla.

Por último, y como resultado de todo ésto, la meditación te enseña  a conocerte mejor.

Aprendes a profundizar en porqué reacciono o siento de una forma negativa ante alguna situación social.

Al hacer ésto, si en el futuro se vuelven a repetir esas circunstancias que provocan ese malestar, conocerte hace que puedas anticiparte a esos pensamientos y seleccionar sólo los útiles.

Meditación y enfocarte
Meditación para enfocarte a los 50

Conclusión

No nos engañemos, esto no es magia, y además el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, ¿o no?

Integrar la meditación en tu vida es un proceso lento y trabajoso, pero muy satisfactorio.

Porque los resultados los vives tú misma, no hace falta que nadie te lo cuente. Es la diferencia en tu “sentir” y eso va contigo a todas horas y es de las cosas más importantes para ser feliz.

Algunas investigaciones han concluido que sólo se necesitan 30 días para crear un hábito,  así que ahí tienes una razón para ser paciente y constante.

No lo dudes, y no te pongas mil excusas, te vas a alegrar infinito, te recuerdo que nuestra misión es pensar en nosotras un poco más.

Empieza ya. Cualquier día es bueno para comenzar.

Solo te hacen falta 3 o 4 minutos los primeros días. 

¡Al lío!

Cuéntame si tú ya conocías la meditación , el mindfulness o cualquier otro tipo de relajación y si la practicas en tu vida.

Me encantará conocer tus ideas o tus dudas sobre todo esto

(Recuerda que te pongo algún enlace para tu comodidad de encontrar los productos. Sólo recomiendo lo que he probado. Tu confianza es importante para mi. Yo me llevo una pequeña comisión de la venta, sin coste alguno para ti)

 

Por qué empezar meditación y aprender a enfocarte

2 pensamientos en “Por qué empezar meditación y aprender a enfocarte

  • 24 junio 2020 a las 20:25
    Enlace permanente

    Sandra no he meditado nunca. Tengo que encontrar el momento para hacerlo y buscar beneficios personales que es lo que proporciona. Soy muy partidaria del presente y ahora.
    Gracias por la recomendación.

    Responder
    • 26 junio 2020 a las 09:06
      Enlace permanente

      Hola!
      Pues sí, debes probarlo porque vas a notar un cambio de mentalidad en algunos momentos de agobio y estrés. Un beso

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *