Dar gracias para tener más salud mental

“La gratitud es una afirmación de la bondad; afirmamos que hay cosas buenas en el mundo, y que nosotros las recibimos”

Robert Emmons

Da gracias todos los días por todo lo que tienes, por insignificante que sea.

Incluso en situaciones muy delicadas en las que crees que el universo se ha confabulado y todo te va mal, el dar gracias te hace buscar ese aspecto positivo de la situación y te ayuda a afrontarla de otra manera.

Sé que ahora mismo es el peor momento para decir esto porque hay muchas familias a las que esta situación y la que viene, las va a machacar emocional y económicamente.

Pero también creo firmemente en el poder de nuestra mente, como ya he comentado en otras ocasiones, y por eso hay que buscar algo positivo y dar las gracias por ello. Para hacer que nuestra mente no se quede sólo con lo negativo.

 

La importancia de dar gracias para tu salud

 

A mi, personalmente, me ayudó mucho en mi etapa de enfermedad el dar las gracias a Dios todos los días por dos aspectos en concreto:

El primero, que tenía la suerte de tener un médico muy humano que desde el primer momento me hablaba en positivo y sus primeras palabras en la consulta, o casi las primeras fueron: ” Esto se cura, quédate tranquila porque de esto te vas a curar”.

O sea, daba gracias por mi pronóstico de cura.

El segundo, y para mí el más grande, era el amor que estaba recibiendo de toda mi gente: familia, amigos, amigos de mi familia, familia de mis amigos. En fin, de todo el que me conocía.

Así que con esas dos armas tan poderosas yo contaba desde que me levantaba por la mañana, hasta que hecha un trapito me acostaba cuando ya era una hora prudente.

Te cuento esto no para creerme ejemplo de nada, sino para que veáis que yo no hablo por hablar. Que lo he vivido.

Sé que es muy fácil contar la teoría cuando uno no tiene en casa un problema gordo, pero como la salud es uno de los deseos más grandes que tenemos para ser feliz, incluso cuando ésta se debilita hay que buscar algún motivo para dar gracias.

En las enfermedades graves, se ha demostrado que la actitud que se tiene ante la situación día a día, influye en la recuperación del enfermo o, al menos en su mejora, si es que no tiene curación.

Y esto viene a decir que el ser positivo y estar fuerte mentalmente ayuda a cómo afrontar la enfermedad.

Yo como soy creyente le daba y le doy gracias a Dios.

Pero si tú no lo eres, siempre hay a quien dar las gracias por tu vida. Aunque sea a la misma vida, o a tus padres por crearte.

La gratitud ayuda a tener niveles adecuados de bienestar emocional, satisfacción y calidad de vida.

Se asocia con conceptos como el optimismo, la esperanza, la vitalidad.

Dar gracias para mejorar tu salud mental y bienestar

Sin embargo, se le ha prestado poca atención en cuanto a estudios científicos se refiere.
Se consideraba que era simple y que estaba muy unido a expresiones religiosas o a buenas costumbres.

Estudios sobre los beneficios de la gratitud

Hay una serie de expertos que le dedicaron su tiempo y sus estudios y vieron unos resultados con relevancia.

 Robert Emmons, psicoterapeuta implicado en la Psicología Positiva, es uno de los principales estudiosos del efecto de la gratitud en la persona(2007).
Descubrió que a través de la gratitud se desarrollan emociones positivas en nuestra vida que aumentan nuestra SALUD MENTAL.
Enumera tres condiciones que producen gratitud:

1) Que la persona perciba aquello con lo que ha sido beneficiado como algo con valor, mientras más importante sea para mí, más agradecido estaré.

 

2)Que pueda reconocer a quien ha sido el agente que produce ese beneficio para poder sentirme agradecido.

 

3)Que perciba al beneficio como un regalo, que se debe a las buenas intenciones de otra persona.

 


Martin Seligman (2003), psicólogo estadounidense la definió como:
“Ser consciente de las cosas buenas que suceden, nunca darlas por sentado, y tomarse el tiempo para expresar agradecimiento”
Esta última es una definición más amplia, ya que a veces no vienen de una persona en concreto, y es aquí donde entra el aspecto espiritual o religioso de la gratitud.
Es muy gratificante, valga la redundancia, el tener unos minutos de calma y reflexión en el que demos gracias por todo lo que nos pasa, ya sea a Dios o a cualquier otro ente que quieras
( Siempre puedes encontrar ese momento en tu día a día, incluso cuando vas conduciendo en un semáforo en rojo, en la ducha, en el autobús o metro…)
Esto provoca una emoción positiva, incluso un estado de optimismo, que dura algo más del momento en sí que estás dedicando a dar gracias.
Es decir, dar gracias te predispone a seguir viendo aspectos positivos en lo que te pase a lo largo del día, y en consecuencia, te ayuda a Ver el vaso medio lleno.
( Siento referirme tanto a eso pero es definitivo en tu estado emocional)

Cómo practicar la gratitud

La gratitud, como cualquier otra actitud en la vida, se puede practicar y entrenar.

 

En mi opinión hay unos pasos que tienes que tener en cuenta para que te vaya mejor el entrenamiento:

1) Decidir que vas a ser agradecida.

Es lo más básico para cambiar una actitud o mejorarla. Lee sobre los beneficios que te reporta la gratitud, si necesitas estar más convencida.

2) Ponte objetivos a corto plazo.

De repente decidir que vas a agradecer todo a partir de ahora en tu vida es una meta muy grande y lo más normal es que sea inalcanzable.

Así que proponte un tiempo limitado, por ejemplo 24 horas ( ¿te acuerdas de aquel reto que corrió por las redes sobre no quejarte de nada en 24 horas?) Pues es una magnífica forma de empezar.

3) Cuando llegue un momento o situación difícil en ese día , párate y si puedes escribe, aunque sea en el móvil, algo bueno de esa situación. Da gracias por ello.

( Os hablaré de la escritura terapéutica en otro momento porque creo mucho en ella)

4) Evalúa al final del día tus logros. Si has conseguido el objetivo, cómo te has sentido, y si no lo has conseguido en algún momento, cómo podrías hacerlo si se presenta una situación parecida.

Puedes incluir en tu momento de meditación/ oración del día esta decisión de que vas a ser agradecido, así como la evaluación final de tus logros.

 


Añadir una decisión de dar gracias en tus momentos espirituales te ayuda a tener más bienestar emocional y salud mental.


 

Conclusión

Dar gracias por la vida que tenemos es algo de lo que se habla mucho pero se trabaja poco en el día a día.

Es muy fácil dar gracias cuando estás teniendo un día o momento bonito pero, ¿ qué pasa cuando ésto no es así?

Aceptar que la vida está llena de altibajos es fundamental para sentir felicidad y bienestar.

Y dar gracias en esos momentos, que no son tan buenos, es difícil, pero se puede lograr, con decisión de querer ser agradecido y llevándolo a cabo poco a poco.

Lo mejor de todo es que el que más recibe cuando uno da gracias es él mismo que las da, no el que la recibe, contrariamente a lo que siempre se piensa.

 

¿Qué te parece?

¿Crees que puedes cambiar el chip y dar gracias incluso en momentos malos?

Cuéntanos tu experiencia, nos encantará leerlo y compartirlo.

 

Dar las gracias mejora tu salud mental

 

Dar gracias todos los días te ayuda a tener mejor salud mental y bienestar emocional

18 pensamientos en “Dar gracias todos los días te ayuda a tener mejor salud mental y bienestar emocional

  • 19 junio 2020 a las 09:50
    Enlace permanente

    Gracias a Dios.
    Gracias a la vida.
    Que bonito y cuánta verdad hay en lo que has escrito..
    Gracias Sandra por poner ese punto positivo en cada una de las publicaciones de tu blog.

    Responder
    • 22 junio 2020 a las 08:05
      Enlace permanente

      ¡Muchas gracias Margarita! Eso es lo que espero, que entre todas le demos una visión positiva a la vida. Besos

      Responder
  • 19 junio 2020 a las 11:00
    Enlace permanente

    Magnifico artículo Sandra, desde luego la actitud positiva y reconocer lo bueno de la vida es curativo y lleva a un mejor estar frente a los problemas y enfermedades de la vida .
    Doy gracias a Dios por lo recibido y a ti por tan buena propuesta .
    Gracias

    Responder
    • 22 junio 2020 a las 08:05
      Enlace permanente

      ¡Muchas gracias a ti también Angela, por leerme y por aceptar tan bien mi humilde propuesta! Un beso

      Responder
  • 19 junio 2020 a las 12:00
    Enlace permanente

    Pues si Sandra. Es importantísimo ser agradecidos a todo lo que tenemos. Y enormemente satisfactorio.

    Responder
  • 19 junio 2020 a las 12:40
    Enlace permanente

    Buenos días, Sandra
    Que artículo tan acertado, llevo tiempo practicando el agradecimiento , y realmente te aporta mucha paz interior y bienestar..,pero que bien me ha venido esta reafirmación al leerte.

    Me encanta como escribes y como transmites.
    Un saludo

    Responder
    • 22 junio 2020 a las 08:07
      Enlace permanente

      ¡Muchas gracias Silvia por tu comentario! Esto es lo que me anima a seguir compartiendo con vosotras mis reflexiones, que las acojáis tan bien. Un beso

      Responder
  • 19 junio 2020 a las 15:01
    Enlace permanente

    Muchas gracias Sandra, es cierto q en situaciones adversas es dificil estar agradecido x algo, pero cd se encuentra ese rayito de luz en la oscuridad, te sientes mucho mejor y te da fuerzas para seguir.
    Me encantan tus consejos y reflexiones.

    Responder
  • 19 junio 2020 a las 19:00
    Enlace permanente

    Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que dices, dar gracias es un ejercicio que aportar en ambos sentidos (un bien de ida y vuelta) le aporta a los demás porque se sienten que has entendido lo que significas para ellos y a tí porque aún en lo malo siempre hay alguien o algo peor.
    A mí me hace sentir muy bien y me lleva a la convicción de ser afortunada (pensamiento positivo)

    Responder
    • 22 junio 2020 a las 08:09
      Enlace permanente

      Gracias corazón, así es. El pensamiento positivo ayuda a sentirse afortunada en todos los momentos de la vida. Aunque a veces sea difícil. Un beso

      Responder
  • 20 junio 2020 a las 00:04
    Enlace permanente

    Gracias Sandra!!!
    Gran artículo, el agradecimiento es uno de los elementos más potentes para alcanzar el bienestar

    Responder
  • 20 junio 2020 a las 23:11
    Enlace permanente

    Hay que dar gracias a Dios ( en mi caso)cada día por amanecer, y a partir de ahí por todo lo demás que te pase en ese día, aunque no sea del todo bueno porque has vivido un día más.

    Responder
  • 24 junio 2020 a las 19:50
    Enlace permanente

    Qué bien sienta agradecer¡¡ cuando algo que es más que bueno te pasa, cómo no agradecer? como no pensar que soy afortunada?
    Intento siempre en mis oraciones empezar agradeciendo, no se me puede olvidar.
    E intentar dar gracias cuando no es tan bueno, también.
    Gracias Sandra y enhorabuena por esta dosis de positividad en tus palabras.

    Responder
    • 26 junio 2020 a las 09:09
      Enlace permanente

      ¡Gracias a ti por tu comentario!
      Me anima mucho vuestras sensaciones personales ante cada tema.
      Un beso

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *