Trabajar la memoria emocional es beneficioso para nuestra felicidad

¿Has pensado alguna vez por qué la memoria te ayuda a no recordar los momentos malos tan bien como los buenos?

¿Por qué siempre se olvidan los detalles negativos de alguna situación de tu pasado convirtiéndola en algo nostálgico, pero no triste?

Aunque no es una regla general, suele pasar eso. Que nuestra mente es sabia y olvida los pequeños contratiempos de tu vida y se queda con sensaciones placenteras. 

Incluso cuando has tenido un momento de miedo o estrés, del cual pensabas que no ibas a salir, al pasar el tiempo lo recuerdas tranquila e incluso con risas al describir  la situación.

 

En estas líneas veremos porqué la memoria es emocional y se ayuda de los sentimientos que te provoca una situación para recordarla mejor o peor.

Y cómo podemos beneficiarnos de eso para convertir un día malo en otro un poco mejor.

 

Que es la memoria emocional

 

La memoria no es neutra.

Cada recuerdo ocupa un espacio en tu cerebro, en las cajitas que tenemos en el.

Pero la emoción distorsiona algo ese recuerdo, tanto para bien como para mal.

Según William James, uno de los padres de la Psicología, los eventos con una carga emocional dejan una cicatriz en tu cerebro, y hacen que tu cerebro esté en forma.

Es decir, que si hay situaciones en la vida cotidianas, en las que “no pasa nada extraordinario”, lo más probable es que no las recordemos. Que nuestra memoria no trabaje.

¿No te pasa muchas veces que vas conduciendo como un acto mecánico y cuando has llegado al final de una avenida te preguntas: estaban los semáforos en verde? ¿ me habré saltado alguno? porque ni te has fijado conscientemente en los semáforos.

A mí sí.

Eso quiere decir que mi mente lo tiene tan automatizado que ni se fija en recordar una situación. 

O cuando sales de casa y dices ¿he cogido las llaves? porque lo haces sin ni siquiera pensarlo.

Pero si cuando estás cogiendo las llaves resulta que oyes un grito en el ascensor que te paraliza y sientes miedo o al menos inquietud en qué habrá pasado, ya no dudas que justo cuando estabas cogiendo las llaves oíste un grito, ¿verdad?

Ahí entra nuestra mente a retener ese momento porque la emoción que sientes ayuda a retenerlo.

 

Eso ya lo sabes y no hace falta que te lo cuente yo.

Pero a lo mejor no sabes cómo pasa y por qué ayuda a ser más feliz.

Hay un mecanismo, que se conoce en Psicología como terapia de la Reminiscencia que se usa sobre todo en adultos mayores y en tratamiento de la demencia para activar el cerebro y en concreto la memoria.

A través de ella se ha demostrado que la reminiscencia está condicionada por el humor. Así, cuando estamos tristes, solemos  tener pensamientos negativos y recordar situaciones dolorosas del pasado, o sea que la memoria de esos recuerdos intensifica nuestra tristeza.

Y por otro lado, cuando estamos contentos, satisfechos o agradecidos, nos resulta más sencillo recordar experiencias placenteras, y agradables.

Nuestro estado de ánimo, nuestras emociones, por tanto, ayudan a que aparezcan pensamientos y recuerdos negativos o positivos. 

Trabajar la memoria emocional es beneficioso para tu felicidad

 

Porque la memoria es selectiva y se queda con lo positivo

 

Nuestra mente es sabia.

Ya lo he dicho antes, pero me parece importante recalcarlo.

Si nos quedáramos con los recuerdos de las experiencias negativas tendríamos un gran peso emocional y mucho estrés acumulado a lo largo de nuestra vida.

Y eso nos podría llegar a bloquear y estancar en el miedo a que se volviera a repetir.

Y eso no lo resistiría la mayoría de las personas.

Así que lo que hace nuestra memoria es retener más los recuerdos positivos que los negativos.

Y a los negativos les suaviza las sensaciones que tuvimos y se queda con la parte más bonita . 

Un ejemplo de ello es el llamado efecto del pico final del cual habló el psicólogo y premio Nobel Daniel Kahneman.

El decía que solemos valorar más positivamente aquellos acontecimientos con un final feliz, no importa de qué tipo se traten.

Y cuando la experiencia es mala, el tiempo suele convertirla en una buena historia que contar. Y tenemos que aprovecharnos de eso.

 

La psicóloga Dafne Cataluña, fundadora del Instituto Europeo de Psicología Positiva explicó, hablando sobre este tema que “Cuando traemos a nuestra mente imágenes o estados de ánimo de momentos anteriores que han sido agradables para nosotros, a nivel neurológico nuestro cerebro está experimentando prácticamente la misma calidad de la emoción” 

También habla Dafne Cataluña que las experiencias vienen al presente a través de los sentidos, de olores, cosas que se parecen, texturas. Todo eso te lleva a una emoción, y además te hace tener el cerebro activo en distintas zonas.

Por eso para tener una mente sana y luchar contra el envejecimiento neuronal, es tan importante trabajar la memoria.

Uno de los aspectos que hay que tener en cuenta con respecto a los recuerdos es que tienen connotación social.

Es decir que normalmente los vives con alguien.

Y hay veces que al tener un recuerdo negativo con esa persona te aparta de ella y te provoca tristeza o emoción negativa el pensar en ella o el verla.

 

Así que trabajar ese recuerdo para convertirlo en positivo te ayudará a recuperar esa relación o , al menos, a no tener a esa persona como alguien negativo en tu vida.

Lo cual no nos aporta nada y además te incita al rencor. ( Por eso siempre digo que es tan importante perdonar Ver mi artículo sobre el perdón para profundizar sobre ello)

 

 Añorar el pasado no solo no es malo, sino que puede convertir un mal día en uno bueno. Y, con suerte, crear un recuerdo mejor para el futuro.

Trabajar la memoria emocional es beneficioso para tu felicidad

Como podemos trabajar con la memoria para ser más felices

 

 Investigando material sobre la memoria, he descubierto a Meik Wiking, danés, y uno de los creadores del Instituto para la búsqueda de la felicidad.

Entre varios libros interesantes que ha escrito, hay uno, El arte de crear recuerdos, el cual os recomiendo, en el que habla sobre métodos y consejos para lograr el objetivo de completar nuestro álbum de buenos recuerdos. Y porqué la memoria nos hace más felices.

 

“La investigación sobre la felicidad sugiere que las personas se sienten más felices con sus vidas si tienden a albergar una perspectiva positiva y nostálgica del pasado. La nostalgia es una emoción humana universal y antigua y, en el presente, los académicos de todo el mundo están estudiando cómo puede generar sentimientos positivos, reforzar nuestra autoestima y aumentar nuestra sensación de ser amados. Esto significa que la felicidad a largo plazo puede depender de nuestra capacidad de crear un relato positivo de la propia vida.” 

 

Para eso es importante mantener el cerebro en forma. “La memoria es como un músculo” nos recuerda Wiking, recomendando distintos ejercicios para ello, como recuperar por intervalos la información relativa a un acontecimiento

 

Otra técnica para ayudar a nuestra memoria es el palacio de la memoria, o método de loci consistente en asignar recuerdos a las diferentes estancias de un edificio imaginario para así convertir tu recuerdo en visual y hacer más fácil el traerlo al presente.

 

Además para la memoria es fundamental la atención plena, de la que ya he hablado que es muy necesaria para distintos aspectos de nuestra vida, como éste.

Es decir, que si en una situación concreta nos focalizamos en aumentar la emoción de una forma muy intensa, el cerebro acumulará los datos con más facilidad.

 

También podemos crear nuevos recuerdos en nuestras rutinas diarias si convertimos lo ordinario en extraordinario.

Por ejemplo si tenéis en casa una forma rutinaria de hacer las cosas, podéis cambiar esa rutina alguna vez y, seguramente, ese día se queda marcado en vuestros recuerdos. ( Aunque sea una noche distinta, en la que organicemos la cena en el comedor, donde nunca cenamos. Esa pequeña diferencia hace que recordemos esa noche, lo que tuvimos de menú, una conversación que sacamos, etc)

Otras sencillas tareas que podemos hacer para transformar nuestra relación con los recuerdos en los que nos hemos enganchado, es identificar las emociones implicadas, nombrarlas y cambiar el significado, no catastrofizando.

Podemos escribir una autobiografía positiva: del mismo modo que nos contamos quiénes somos condicionados por los hechos traumáticos, y nos dejamos llevar por el mecanismo de la catastrofización, podemos trabajar en intentar narrar esa experiencia desde el prisma de lo que te ha servido en tu vida, intentar sacar de ella la influencia positiva.

Construir un libro de recuerdos: a partir de fotografías, relatos, anécdotas, tanto propias como de personas con quienes se comparte la pérdida, podemos recuperar toda esa información y redactarlas en un bonito libro de recuerdos.

 

Trabajar la memoria emocional es beneficioso para tu felicidad

 

Conclusión

 

Añorar el pasado no es malo si se trabaja bien.

Nuestras emociones interfieren en nuestros recuerdos para bien o para mal, y tenemos que conseguir que las emociones positivas superen a las negativas en la memoria.

Hay distintas formas de conseguirlo, así que piensa si eres de las que tus recuerdos te hacen sentir bien o si por el contrario tienes “algunas espinitas” clavadas en tu memoria relacionadas con alguien de tu vida.

Siempre se puede suavizar y convertir esa experiencia pasada en un momento de aprendizaje.

Inténtalo, y cambiará tu sensación de felicidad.

Y por supuesto no dejes de ejercitar tu memoria cada día, es fundamental para prevenir demencias.

 

Déjame en comentarios cómo trabajas tu memoria, si tienes algunos trucos para tener tu mente activa.

 

 

 

Cómo usar el sentido del humor para mejorar nuestra salud

 

En estos tiempos de pandemia por el coronavirus, al hablar con amigos y personas conocidas, me he dado cuenta que la gente está más triste.

Nadie tiene ganas de nada, todo el mundo ve incertidumbre y sinsabor en lo que estamos viviendo, e incluso diría que hay un punto de depresión general.

Eso me ha hecho pensar en la importancia del sentido del humor en nuestro bienestar.

Debemos intentar no perderlo, los que lo tenían, o trabajarlo los que nunca lo han tenido, porque son muchos los beneficios del sentido del humor en nuestra salud.

 

La importancia del sentido del humor en nuestra salud mental

 

¿No te pasa que cuando estáis en una reunión y recuerdas un momento de humor con uno de los presentes te sientes especialmente vinculada a esa persona?

Es como si os uniera ese momento de risa más que a los demás.

El sentido del humor nos da una vinculación con los demás y nos ayuda a tener más experiencias sociales positivas, aunque la situación no fuera la más propicia para ello.

 

Cómo reirnos más incluso en tiempos de pandemia

 

Esto es solo un ejemplo de lo que el sentido del humor hace en nuestro día a día por nuestro bienestar.

Llegadas a nuestra edad, en la que ya hemos vivido muchas experiencias buenas y algunas no tan buenas, te habrás dado cuenta de lo que ayuda el sentido del humor a ver el vaso medio lleno, y a sacar, incluso de los momentos duros, algo de donde agarrarte para no quedarnos en lo negativo.

El humor tiene muchos beneficios, como veremos ahora, pero de los más importantes para mí es quitarle importancia a lo que no sale como tú querrías y a disfrutar de lo que pase, sea lo que sea, con los tuyos. Sea bueno o malo.

 

Te cuento mi última experiencia:

En este verano que he pasado un momento muy duro de perder a mi madre, al desmontar su casa con mis hermanos, había momentos de risa en los que nos hacíamos unos a otros más llevadera la pena.

No significa que no estuviéramos sufriendo, pero con sentido del humor, “disfrutamos” juntos el terminar con los recuerdos de nuestra infancia.

¡Que importante es el sentido del humor!

¿No pasa que en una reunión de amigos, el que tiene la habilidad de hacer reír a los demás es el que se lleva toda la atención?

Yo me reconozco profundamente admiradora de esa habilidad.

Qué bonito es sembrar alegría entre los amigos.

Son gente altamente positiva y muy empática con los demás. 

Para mí son mis “personas vitamina”.

 

 

 

Cómo reirnos más incluso en tiempos de pandemia

 

Un rato de risa con ellos y me voy a casa con los niveles de energía por las nubes.

¿Por qué pasa eso?

Te contagian esa positividad y es contradictorio tener pensamientos negativos a la vez que estar riendo con ellos.

Lo mejor de todo es que tú te puedes entrenar en mejorar tu sentido del humor.

No es que te vaya a salir ahora “la gracia de Cádiz”, que es como cariñosamente llamamos en el sur al humor natural que se absorbe durante tus años de infancia, no.

Pero sí puedes hacer algunos cambios en tu actitud y en tus maneras, que al menos te ayudarán a darle menos importancia a algunas situaciones que, sin ninguna explicación, te condicionan tu actitud y te la convierte en agresiva o en cualquier caso, mustia.

 


“El humor no necesariamente ha de llevar a la risa, ni a la sonrisa siquiera, el humor cumple con su tarea ‘solo’ con mostrarnos que pueden verse las cosas de formas muy diferentes a las acostumbradas, porque si algo logra el humor es separarnos de lo rutinario y hacer de cicerone por lugares nunca sospechados”.

-Ángel R. Idígoras-


Qué hace el sentido del humor para mejorar tu bienestar

 

Todos hemos oido hablar de la risoterapia y su efecto en nuestra vida. (Si quieres saber un poco más entra en “San Wikipedia” que siempre es el primer referente en mis investigaciones)

Pero lo tomamos como un taller al que vas, cuando tienes muuucho tiempo, a un encuentro con otras personas, que normalmente no conoces de nada, a reirte sin sentido.

Sin embargo no hace falta recibir un taller de risoterapia como tal, para ver que el sentido del humor tiene muchos beneficios en nuestra vida.

Como dice en la cita Angel Idígoras, magnífico dibujante del humor, (cuya cuenta de twitter podéis ver aquí) simplemente te empiezas a plantear otros significados en algunas circunstancias de la vida, que antes hubieras convertido en tragedia.

A través del humor eres capaz de darle la vuelta a lo negativo, e incluso reírte de ello.

 

Beneficios del sentido del humor

 

Algunos beneficios del humor se pueden descubrir fácilmente, en nuestro día a día.

Pero otros a lo mejor ni te los habías planteado.

Estos son para mí los más destacados:

Nos ayuda a superar mejor el dolor

Es evidente. Tal como te he comentado en la pérdida de mi madre, no hubiera sido lo mismo si vamos todos llorando, con la cara triste, recogiendo las cosas de mi madre por la casa. 

Hicimos todos un esfuerzo para estar más agradables en ese momento para los demás.

Mejora nuestro sistema inmunológico

 Como vimos en el post anterior, ( Cómo mejorar tu estado emocional para reforzar tu sistema inmune) nuestro sistema inmune se ve afectado por nuestras emociones, y la risa como una emoción positiva, vimos que refuerza nuestras defensas. 

Y reduce el estrés, que también es fundamental para nuestro sistema inmune.

Ayuda a mantener una actitud positiva

El sentido del humor es incompatible con la actitud negativa.

Aunque quieras, si le sacas algo de humor a cualquier situación crítica, no puedes encerrarte en lo negativo.

Controla tus reacciones de ira

Cuando hay algo que te enfada, si actúas impulsivamente vas guiado por la ira y el rencor, pero si entra el sentido del humor, éste lucha contra esas emociones negativas y te hace ser mas reflexivo.

Aumenta la autoestima

El primer paso para darle humor a situaciones no tan chistosas es que aumenta tu resiliencia, tu capacidad para aceptar lo que te depara la vida, y de ocuparte de lo verdaderamente importante, y eso hace que te sientas bien contigo mismo por tus logros.

Además recibes de los otros un feedback positivo bestial, lo que junto con tu resiliencia hacen que aumente tu autoestima.

Te ayuda a hacer más amigos

Te convierte en esa persona vitamina con la que todos quieren estar.

A nadie le gusta rodearse de gente “pena”.

Y eso es muy bonito, además de darte más oportunidad de conocer más profundamente a las personas.

 

Cómo reirnos más incluso en tiempos de pandemia

 

 

Así que veamos como podemos trabajarlo, cada uno a nuestro nivel, no quiere decir que vayamos ahora a ser todos Miliki, pero tú sabes a lo que me refiero.

 

Cómo mejorar nuestro sentido del humor.

 

Como en todo en la vida, el sentido del humor tiene muchos niveles.

Si crees que para ti no está hecho el provocar una risa en medio de una situación difícil,

simplemente sonríe mucho más.

Si quieres ponte un reto en el que cada vez que hables con alguien tienes que sonreír varias veces durante la conversación.

Hay veces que es muy fácil porque la conversación lo requiere. Si estáis charlando sobre algo distentido o gracioso.

Pero hay otras en las que no tienes porqué sonreír. 

Pues propóntelo, busca cualquier comentario, o intenta meter una excusa para que sonría tu interlocutor. 

Verás como es fácil, y te animas a conseguirlo en otras situaciones.

En casa gasta bromas agradables a tus familiares. Ellos van a ser tus mejores críticos y te van a hacer ver, si no ha tenido ninguna gracia, o si se ríen contigo. ( je je, llegan a ser muy crueles)

Si te sientes bien al hacerlo, intenta extrapolarlo a alguna reunión de amigos cercanos en los que te sientas tranquila y cuando haya algo distendido de lo que reírse, coméntalo tú.

Ya con esos dos cambios te vas a sentir mucho mejor. No hace falta que fuerces nada más.

Pero si ves que te sientes motivada en esto, te puedes ver series o películas cómicas, verte la final de las chirigotas de Cádiz, jugar a juegos divertidos, reírte con viñetas de dibujantes cómicos, y lo último, pero no por eso menos importante, reírte de ti misma y tus defectos.

 

Mirarte al espejo y verte sonreír varias veces al día. Seguro que te sienta genial.

 

Conclusión

 

En fin como ves hay distintas formas de incluir el sentido del humor en tu vida, y vas a sacar mucho beneficio de ello.

Resumiendo, hay que intentar disfrutar más de la vida, y no ir siempre con la cara de enfado por la calle.

Hay muchas situaciones para enfadarse, pero también muchas para relajarse y tomárselo con humor. 

Si tú no tienes influencia en cambiar esa situación que te disgusta, no sirve de nada ofuscarse y contagiar de rencor a los que te rodean.

Mucho mejor es hacer lo contrario.

Te aseguro que es posible para todos, si se trabaja la actitud, siempre lo digo.

Así que dale un punto divertido a tu vida y será un cambio radical, y más en esta situación tan difícil para todos.

 

Cómo usar el sentido del humor para mejorar nuestra salud

 

¿Qué has pensado al leerlo? ¿Crees que todos podemos llevar con más humor los momentos o situaciones duros que nos da la vida?

Cuéntanos tus trucos para sonreir más. ¡Nos encanta leerte!

 

Cómo mejorar tu estado emocional para reforzar tu sistema inmune

En estos tiempos de pandemia, uno de los efectos más notorio es el aumento del estrés personal.

Y precisamente es lo más problemático que nos puede pasar, porque subir los niveles de estrés afecta negativamente a nuestro sistema inmune.

Nuestro sistema inmune es el responsable de cuidar nuestro organismo para que no le ataquen virus, bacterias y todo bicho microbiológico que están acechando normalmente nuestra vida.

Pero más en este tiempo de pandemia, en el que cada día hay nuevas noticias sobre la propagación.

Como la última, que dice que las partículas de aire llevan coronavirus y además viven en el aire, no necesitan una superficie en la que reposar para que perduren.

Vamos, que si no cogemos el virus es un milagro.

Es como vivir en un campo de minas, hay que ir sorteando el virus como podamos.

Pero además de eso, si no conseguimos esquivarlo, es fundamental tener nuestro sistema inmune fuerte, para combatirlo.

Veamos cómo podemos poner de nuestra parte para que afrontemos la pandemia, o cualquier otro virus, con un sistema inmunológico sano y a tope.

 

Que es el sistema inmune y por qué es tan importante en nuestra salud.

Cómo mejorar tu estado emocional para reforzar tu sistema inmune

 

En estos tiempos tan convulsos que estamos viviendo todo el mundo habla del sistema inmune.

Que “lo más importante es tu sistema inmune”, “que las personas que no se contagian es por su sistema inmune”, “que da igual que seas muy deportista o muy sano si no tienes un buen sistema inmune no te sirve de nada…”

El sistema inmune es como un ente difuso, que existe en nuestro interior pero que nadie ha visto. Si preguntas a alguien que es el sistema inmune todos decimos, las defensas. Sí, pero en qué consiste.

 

Sin entrar en un nivel anatómico que no me corresponde, y para ayudar a las que no tengan ganas de buscar en un manual de Medicina sobre Sistema inmunológico os voy a hacer un breve resumen de éste.

Espero que si meto alguna pata me perdonen las profesionales que me lean 🙂

 

Definición de sistema inmune

El sistema inmune es un conjunto de órganos responsables de vigilar y cuidar a nuestro organismo ante cualquier agente patógeno que pueda atacarnos , virus, bacterias, hongos , gérmenes y cualquier otro microorganismo responsable de alguna infección.

Está compuesto por distintas zonas y órganos del cuerpo como piel y mucosas, amígdalas, timo, bazo, sistema linfático, médula ósea e intestinos. (No os hago una relación de cada uno pero es muy interesante que lo conozcáis así que la que tenga interés que lo busque en artículos de salud o libros).

Cada uno tiene su función, así que te puedes imaginar la importancia de cuidarnos para que todos estos órganos funcionen al 100 x 100 y nuestro ejército de vigilantes hagan su trabajo de la mejor forma.

Por qué es tan importante el sistema inmune

Pero es que además de tener que cuidarnos el cuerpo, para tener el sistema inmune en pleno rendimiento, nuestro estado de ánimo influye en gran medida sobre él.

Así que esta es una de las razones de porqué la mente está conectada directamente con nuestra salud

Es decir,


a mejor estado de ánimo, más a tope está nuestro sistema inmune.


¿Te puedes imaginar por donde voy no?

Ahora es tiempo de mirar por nosotras, para afrontar esta situación lo mejor posible, y no caer enfermas, ya que tenemos muchas personas a nuestro cargo.

Sin ser población de alto riesgo, tampoco somos unas niñas, y cualquier infección o proceso vírico se puede complicar ante alguna bajada de niveles en cualquiera de los órganos que he comentado.

Volviendo a las emociones, después de muchas investigaciones realizadas en los últimos años, que dio lugar al nacimiento de la Psiconeuroinmunología, se ha comprobado que están directamente relacionadas con el sistema inmune.


Según El psicólogo Sheldon Cohen, en un estudio realizado para ver la influencia de las emociones en las enfermedades respiratorias, concluyó que  las personas que expresan emociones más positivas son menos susceptibles a las infecciones del tracto respiratorio superior que las personas con un estado emocional negativo.


Increíble ¿no?

Steve Cole  realizó varias investigaciones sobre emociones negativas y sus efectos en el sistema inmune.

En una de ellas concluyó que en las personas solitarias hay una diferencia de genes respecto a las no solitarias, y que muchos de ellos son los implicados en el sistema inmune.

O sea que la soledad afecta a nuestro sistema inmune..

Otra investigación americana, dice que las personas con emociones positivas tienen menos probabilidad de desarrollar gripe que las que tienen emociones negativas.

Por otro lado se ha estudiado también la llamada “química del estrés“. 

Y entre datos y resultados se ha comprobado biológicamente una relación directa entre éste y las enfermedades.

Cuántas veces hemos oído la historia en la que un abuelo pierde a su mujer y a los pocos meses muere él también.

Bueno esto son sólo algunos ejemplos  pero si tienes más interés te recomiendo que leas sobre Psiconeuroinmunología.

Es una ciencia interesantísima y descubres la relación entre nuestra mente y nuestro sistema inmune con datos muy claros.

 

¿Cómo podemos cuidar nuestro sistema inmune?

 

 

 

Hay una serie de tips que podemos seguir para ponerle a los “bichos” la cosa más dificil en nuestro cuerpo:

Mantente activo

El ejercicio ayuda a que los glóbulos blancos y los anticuerpos se muevan con más rapidez y estén activos, y ya hemos visto lo importante que son.

Cuida tu dieta

A través de la alimentación, sobre todo la mediterránea, reforzamos todos los órganos implicados en el sistema inmune, pero sobre todo los intestinos y la flora intestinal, que son de los más importantes.

Aunque en nuestra dieta podemos encontrar todos los aportes de nutrientes necesarios para el sistema inmune, los más relevantes son la vitamina D, la vitamina C, el zinc y otros antioxidantes que, según se ha demostrado, ayudan a reducir la inflamación y a combatir las infecciones.

Duerme lo suficiente

Es necesario que nuestro cuerpo descanse para que durante el descanso todos los órganos recuperen sus niveles.

Así que vigila tu sueño y aparta todo lo que pueda interferir en él , como el estrés

 

Vigila tu estrés

Como ya hemos visto, es fundamental bajar el estrés en nuestra vida para tener el sistema inmune fuerte.

Tienes muchas formas de tenerlo a raya, pero lo primero es tener más calma y parar antes de cualquier situación que te predispone a aumentarlo.

Trabaja tus emociones positivas,

Relacionado con lo anterior, es posible entrenar tus emociones y cambiar las negativas por algunas neutras o positivas.

No es fácil, pero nadie dijo que nuestra mente lo fuera.

Así que con meditación, respiración, y fuerza de voluntad, puedes dominar tus emociones.

Y sonreír más, 🙂 que es muy efectivo.

 

Conclusión

 

Ya que estamos en un campo de minas que es difícil de sortear, intentemos que el impacto sea el menor.

Si damos positivo en algunos de los PCR que nos hagamos, (yo esta semana pasada me he tenido que hacer dos), que nuestro sistema inmune esté bien fuerte para luchar.

Hay muchas cosas que dependen de nosotros para ello, y además de cuidar nuestro cuerpo, de distintas formas, es importante cuidar nuestra mente también.

En concreto el nivel de estrés que llevemos en nuestro día a día.

Vamos a controlar nuestras emociones negativas, que nos sirvan sólo para aportar no para interferir.

Vamos a trabajar las positivas, y aprender a potenciarlas.

Hay muchas formas de hacerlo.

Y veremos muchas consecuencias en nuestro bienestar.

 

Cómo mejorar tu estado emocional para reforzar tu sistema inmune

Expresar tus sentimientos para conectar mejor en tus relaciones personales

 

Cuántas veces “la cagamos”, con perdón, cuando estamos hablando con alguien de forma personal y, en vez de decirle cómo te sientes, atacas una acción del otro,  que hace que él se ponga a la defensiva y la conversación acaba en disputa o mal rollo.

 

Si en vez de hacerlo así, hubieras compartido con esa persona tus sentimientos la cosa hubiera cambiado.

Expresar tus sentimientos te ayuda a conectar con el corazón del otro, con su humanidad.

Te hace más vulnerable, y ante eso nadie puede atacar.

 

En estas líneas intentaré que te convenzas de que quitarte ese escudo o caparazón de tu interior, con tus elegidos, no con todo el mundo, para sacar de ti tus emociones negativas y también las positivas, te convierte en una persona que “engancha” con los demás.

 

Qué significa hablar de tus sentimientos

 

Cuando estás con alguien tomando un café, o charlando en un sofá de tú a tú, puedes hacer dos cosas:

Hablar del tiempo y las flores, entiéndeme, charlar de mil cosas superficialmente sin mojaros en lo más mínimo,

o aprovechar ese rato maravilloso que no tenemos a diario con alguien cercano y hablar desde tu sentimiento de aspectos de la vida que os importan a los dos.

Somos humanos y por lo tanto sentimos y somos subjetivos ante muchísimos temas. Te tocan de una forma o de otra.

Y eso no lo podemos evitar.

Intenta contar algo que te ha pasado o que has vivido con alguien sin incluir en ningún momento una coletilla de tu sentir ante eso ( “casi me da algo”, “lo veía venir”, “estaba loca por terminar…”)

 


 

No olvidemos que las pequeñas emociones son los grandes capitanes de nuestras vidas y las obedecemos sin darnos cuenta

Vincent Van Gogh.

 


 

Esto me trae a la mente situaciones en las que se ha provocado un conflicto entre varios, simplemente por ver una misma verdad bajo distintos puntos de vista.

Siempre se dice que todo es según el cristal con el que se mire, y  en algunas discusiones pasa eso.

Dos personas entran en conflicto ante una misma verdad, por no darse cuenta que cada uno está defendiendo una porción o cristal de esa verdad.

Al entrar los sentimientos y emociones de cada uno cuando expone su razón es imposible, o difícil que los dos hablen de lo mismo y bajo los mismos sentimientos.

Así que es necesario que sepamos eso, que siempre hablamos bajo la influencia de lo que sentimos.

Lo malo es no usarlo bien.

Hay que controlar esas emociones porque, al conocerlas, consigues apartarlas del hecho que estás comentando y ves las cosas un poco menos subjetivamente.

 

Expresar tus sentimientos para conectar mejor en tus relaciones personales

 

Por qué debemos expresar nuestros sentimientos

 

De la misma forma que te hablé en el post anterior que Escribir ayuda a tener más bienestar mental ( ver aquí) el hablar sobre lo que sientes es otra de las formas de mejorar tu bienestar mental .

Hay veces que estás conversando con alguien y cuando llega un tema puntilloso, en el que te da miedo sacar fuera tus emociones, lo zanjas con un “mejor me callo”

Esa expresión que tiene tanto detrás, tiene muchas connotaciones, ya que puede esconder muchos sentimientos y emociones que estás reconociendo que no quieres compartir.

Puede dar error al otro a pensar que en vez de sentimientos lo que hay detrás sean pensamientos y juicios sobre algo, así que no me parece la mejor forma de conectar o enganchar al otro.

El hablar de tus emociones con los tuyos te ayuda a reforzar tus relaciones.

A todos nos gusta que tu amiga te cuente lo que siente, sus miedos, alegrías, lo que le preocupa.

Eso te hace estar más cerca la una de la otra.

Porque el hablar de emociones se contagia.

Seguramente si tu amiga te habla desde el corazón, tú que eres una persona a la que le cuesta hacerlo, estarás más predispuesta a hablar también contando lo que tú sientes con ella y con los que te ayudan a hacerlo.

Todas tenemos alguna amiga o amigo que en cualquier reunión van contando sus emociones y sentimientos personales ante alguna circunstancia.

Pero eso no es lo normal.

La realidad es que en una reunión de varias personas es difícil hablar desde el corazón, así que tenemos que aprovechar los momentos de charla con una amiga para sacar nuestros sentimientos y liberarnos del estrés emocional que provoca intentar ocultarlos.

Hablar de tus sentimientos mejora la empatía.

Cuando cuentas algo desde tu emoción demuestras honestidad y valentía, que son valores que todos apreciamos mucho en los demás. 

En este mundo de tanta apariencia social debido a las redes y a que todos queremos vender lo bien que nos va la vida, es muy humano y valiente reconocer tu miedo ante algo, o tu tristeza o disgusto personal ante alguna circunstancia.

Hace que bajemos todos a la tierra otra vez y reconozcamos que la vida tiene sus más y sus menos.

 

Expresar tus sentimientos para conectar mejor en tus relaciones personales

Cómo expresar tus sentimientos en el momento adecuado

 

Lo primero que necesitas es conocer ese sentimiento.

En algunos casos tienes que descubrir tú misma algo en tu interior, que no sabías que te provocaba esa situación.

A lo mejor tienes una reacción no apropiada ante algo y no te habías parado a pensar porqué te pasa eso.

Así que es importante mirarte hacia dentro y pensar “¿Qué es lo que me hace reaccionar así? He sido un poco estúpida contestando de esa forma”.

 

Identifica esa emoción positiva o negativa,

 

aunque son estas últimas las que provocan más conflicto, y reconoce que la has sentido en ese momento.

También es bueno que estudies si te pasa siempre que se dan esas circunstancias parecidas, o si es una cosa puntual.

Sólo con ser sincera contigo misma e identificar esa emoción ya te vas a liberar de pensamientos negativos y estrés mental.

Para identificar esa emoción busca la forma más concreta de nombrarla

No es lo mismo decir “me siento mal” ante esto  que, “me provoca tristeza o ira” esta situación. 

Y ya puedes indagar el porqué de tu emoción.

Cuando ya tienes identificada y concretada tu emoción

 

 

es bueno que lo hables con alguien.

 

Al hacerlo, debes hablar solo del sentimiento, no le incluyas pensamientos o juicios.

Es mejor decir “estoy triste por cómo reaccionaste ayer”.

Y después déjale hablar.

Puede que tenga una razón distinta a la que tú crees y todo cambie.

Hay veces que es peor lo que pensamos que lo que sentimos.

No juzgues antes de tiempo, pregunta e infórmate primero.

Es el mayor error en las relaciones.

El deducir de forma equivocada el por qué te ha hecho algo una persona.

Tienes que reconocer que la emoción está en ti y se debe a ti.

Ahí es donde está tu vulnerabilidad, donde el otro reacciona y se humaniza ante tu sentimiento.

Cuando transmites “la culpa” de tu emoción al otro pierdes la vulnerabilidad.

Una forma de darle a tu sentimiento tu propiedad es empezar con verbos que indican que es así: “me siento”, “me noto”, son formas de contar algo que es difícil que no calen como tú quieres.

Nadie puede echarte en cara que te sientas de una forma u otra.

Y no estás haciendo más que centrar en ti tus emociones, que es de lo que se trata.

De esa manera lo más seguro es que la conversación vaya en buen término, con una disposición relajada por parte de los integrantes, sin ataques ni defensas.

Hay que darle la importancia justa, porque en algunos casos ese sentimiento se puede enquistar en una relación si no se habla, y lo que empezó como una tontería puede terminar en un problema para los dos.

Expresar tus sentimientos para conectar mejor en tus relaciones personales

 

Una vez que has compartido tu emoción con el otro viene

la reacción del otro (tema del que profundizaré en otra publicación).

 

Ahí ya no debes juzgar.

El otro no eres tú.

Es totalmente lícito que no reaccione como tú querrías.

Tienes que intentar ponerte en su lugar, con sus circunstancias, que no son las tuyas.

Siempre podemos mejorar y comprender a los demás, cuando nos demuestran o nos cuentan su punto de vista, que probablemente sea distinto o contrario al nuestro, y no por eso es erróneo.

Lo normal es que conecte contigo y lleguéis a un diálogo bonito sobre vuestro interior.

Pero a lo mejor no está receptivo en ese momento, o necesita digerirlo para darse cuenta de su error, si es que lo hay.

Así que no juzgues si cuando tú le has abierto tu corazón no ha respondido como tú querías.

Tampoco hay que darle más importancia de lo que tiene el contar tus sentimientos.

No puedes ser “el penas” que está todo el día pendiente de sí mismo y de sus tristezas.

Cuenta también las alegrías y las cosas bonitas, en una proporción alta con respecto a las otras.

 

Conclusión

 

Ya he hablado en otras publicaciones de que el primer paso para tener más bienestar es conocernos nosotros mismos.

Y saber los sentimientos que pasan por nuestra mente es muy importante para poder conocernos, 

Porque somos personas, no robots, y sentimos ante cualquier cosa.

No siempre es positiva esa emoción así que lo mejor es identificar cuando son negativas y saber el porqué de ello.

Algunas veces simplemente con hablarlas o expresarlas se liberan y te parecen algo exageradas.

Así que inténtalo,

cuando haya algo que te perturbe párate y busca en tus emociones primarias cuál es la que predomina.

Y compártela con una buena amiga o tu hermana, que son las que más te escuchan, jeje

Verás como todo se relativiza y se hace más llevadero.

 

Déjanos en comentarios si te es fácil hablar de tus emociones, si eres de las que las suele compartir con los tuyos.

¡Nos encanta leerte!

 

Expresar tus sentimientos para conectar mejor en tus relaciones personales

 

16 razones por las que escribir para mejorar tu bienestar emocional

 

Siempre me gustó escribir.

Escribir para mí, en mis diarios de adolescente, y para otros, en cartas que nos envíabamos en tiempos en los que solo teníamos papel y bolígrafo, para comunicarnos con los amigos.

Porque siendo la menor de 9 hermanos os podéis imaginar la poca intimidad que tenía con el teléfono, unido a un cable, en la salita de estar de mi casa, en la que siempre había alguno de los once que éramos de familia.

Así que se entiende el porqué de mi atracción por la escritura.

Ahora, llegadas a nuestros 50, pienso que es importante para todas.

Incluso para la que no le guste escribir o se sienta incapaz, ya que tiene miles de beneficios, entre ellos ayudar a tu bienestar mental,  simplemente haciendo que te conozcas mejor.

Te comparto algunas evidencias de eso, y algunos porqués de escribir todos los días para mejorar tu salud.

 

En qué consiste la escritura como terapia, o ayuda para tu salud mental

 

Muchas veces crees que te conoces.

Que sabes lo que piensas o sientes ante alguna situación o comportamiento.

Pero notas que hay contradicción en tu interior.

Y no sabes a qué se debe.

Es el momento de ayudarte de la escritura para saber cuáles son esos pensamientos o emociones que te provocan conflictos en tu interior.

A lo mejor no lo quieres compartir con nadie.

O quizás quieras que alguna persona que ha sufrido esa contradicción en tu interior, con algún mal gesto o alguna contestación inoportuna, sepa de esos pensamientos y ese malestar que ha provocado un roce en vuestra relación.

Y quizás en forma de carta te atrevas a contárselo, en vez de hacerlo hablando.

En cualquier caso, sea de forma íntima o compartida, el plasmar en papel tus pensamientos, te va a ayudar a soltar tensión y estrés en tu día a día.

Incluso cuando sólo quieres hacer una planificación de tu día o semana, y pones por escrito tu lista de prioridades en el día o los to-do de la semana, organizarte y sentir que te da tiempo a todo,  ya te está liberando tensión de tu mente.

Si eso no lo escribes, te será más difícil tener claridad de mente para ver si llegas o no a todo.

El nivel de profundidad en la escritura lo decides tú.

Pero también se va avanzando en eso.

Puedes empezar solo por hacer una lista de prioridades y evaluar al final del día lo que has podido o querido hacer y lo que no.

Y poco a poco ir profundizando, a través de esas prioridades, el porqué no lo has conseguido, o qué has sentido cuando has intentado hacer alguna de las actividades de tu lista y ha aparecido algún contratiempo.

Seguro que al ver lo bien que te sienta escribirlo vas a repetirlo algún que otro día.

 

16 razones escribir para tu bienestar

 

Cuáles son las 16 razones para escribir todos los días 

Hay miles de artículos e investigaciones sobre los beneficios de escribir con respecto a tu salud mental, pero no voy a profundizar en ello.

Cuando me puse a pensar en qué tenía de bueno, hice una lista de muchas ventajas de escribir, sin tener el cuenta el fin de ello.

Y seleccioné sólo 16.

Sea cuál sea tu opción de querer escribir, tienes donde elegir.

 

1 Ayudar a tu memoria.

 

Es la primera que se me ocurre.

A nuestros 50 ya no podemos tener todo en la cabeza.

Tenemos que ayudar a nuestra memoria a recordar citas, fechas, llamadas por hacer y cualquier dato que nos sea necesario recordar.

Así que la razón más primordial que tienes para escribir es ésta.

 

2 Sentarte unos minutos al día y dedicarlos a ti

 

Vamos corriendo todo el tiempo.

Y seguro que casi todas las obligaciones que tienes son para otros: hijos, marido, padres…

Así que sentarte a escribir es un momento para dedicarte unos minutos a ti y tus pensamientos, miedos, emociones…

Es poco tiempo el que le tienes que dedicar, el que quieras, y es mucho lo que te beneficia, así que en relación salud personal /tiempo dedicado, tiene un nivel altísimo.

 

 3 Agradecer cosas que te han pasado en el día

 

Si no quieres profundizar en tu mente, simplemente haz una lista de 10 cosas que agradecer en ese día.

Verás que nos quejamos demasiado,  y magnificamos lo negativo que te pasa en el día hasta llegar a decir: “hoy el día ha sido un horror”.

Cuando en realidad, si lo analizas, encuentras mucho más de 10 cosas que agradecer en el día:

Que tu hijo te ha sonreído cuando ayer discutisteis,

que la niña se ha levantado a tiempo y ha sido capaz de dejar su cuarto recogido,

que tienes tiempo de sentarte a escribir un ratito antes de salir a trabajar,…

No sigo porque son tantas las cosas que agradecer que no pararía.

 

 4 Expresar algo que sientes y no le puedes contar a nadie.

 

Hay veces que estás sola, literalmente, y te pasa algo que no quieres dejar pasar.

Que necesitas expresarlo para no quedártelo dentro, por ejemplo un sueño.

Dicen que es bueno escribir algún sueño que tienes y te impacta por lo extraño que es.

 

5 Prevenir la degeneración neuronal

 

No sé tú pero hay veces que cuando estoy hablando, no encuentro una palabra que quiero decir.

Sé la definición pero no me sale el nombre.

Y me da un miedo horrible, no quiero perder la poca fluidez verbal que pueda tener.

Pues el tener la mente activa es una buena forma de hacer trabajar a las neuronas, y la escritura es una maravillosa manera de ello.

Tienes que relacionar y activar muchas zonas del cerebro para lograrlo y es estupendo a nuestra edad.

 

6 Prepararte una conversación o reunión importante.

 

A lo mejor tienes pendiente una charla con alguien en la que no quieres meter la pata o que se te olvide cualquier cosa. 

Y te es muy útil estructurarla.

Aunque luego no la sigas al pie de la letra porque no somos robots. 

A mí siempre me ha servido mucho.

O una reunión importante en la que quieres exponer algunos temas que no quieres que se traten mal o de una forma que no es la que tu pretendes.

O decisiones que hay que tomar.

 

16 razones para escribir

 

 7 Organizar tu rutina

 

Si no quieres profundizar en la escritura, úsala aunque sea para organizarte.

Si pones por escrito lo que tienes que hacer y las horas que cuentas para ello te será mucho más fácil lograrlo.

En papel se ven mejor todas tus tareas y obligaciones, y se te quita estrés de pensar que no tienes tiempo para nada. 

Verás que incluso tienes ratos de descanso o disfrute.

Así que escribe tu día a día siempre que puedas.

 

8 Sacar tus pensamientos negativos fuera

 

El primer paso para Ver el vaso medio lleno es reconocer tus pensamientos negativos.

A lo mejor te es difícil reconocerlos, no te gusta pensar así.

Pues escríbelo.

Y verás como cambia la intención del pensamiento.

Seguro que usas ese pensamiento en algo bueno para ti.

Aunque sea para conocer lo que sientes cuando estás en alguna situación o con alguna persona.

Y ver que no es tan importante y que tienes que dejar de pensarlo.

 

9 Conocer tus miedos y debilidades

 

A lo mejor no sabes a lo que tienes miedo.

Y al escribirlo lo traes al presente, y te sientes mejor después de conocerlo.

Ya que puedes controlarlo más fácilmente.

Y anticipar reacciones exageradas que antes te provocaba ese miedo pero que ya vas superando.

 

10 Hacer un diario para los tuyos.

 

Una buena manera de dejar un legado a los tuyos en el futuro, es escribiendo un diario o cuaderno de vida.

Anota las cosas que crees que le gustaría conocer de ti y de tu vida a tus nietos y bisnietos.

Siempre he pensado que si mi padre hubiera seguido con nosotros en los últimos 6 años, seguramente habría abierto un blog con sus historias.

Tenía mucho que contar y lo hacía estupendamente.

Por suerte él también escribía mucho y tengo muchos escritos de la historia de su vida y la de su familia.

Me encanta cogerlos y leerlos de vez en cuando. 

Me hace sentirlo muy cerca.

 

11 Relatar una etapa o experiencia de tu vida

 

Relacionado con lo anterior, quizás estés viviendo una época importante en tu vida y quieras dejarla por escrito.

Una enfermedad, una pandemia como la de ahora, un viaje especial…

Cualquier excusa que te ayude a soltar emociones delante del papel y te obligue a ordenar las ideas.

 

12 Escribir una carta a un ser querido que ya no está

 

He oido algunas veces en mi vida la sensación que se queda cuando pierdes a alguien y sientes que te faltaron muchas cosas por decirle.

Y te hace estar triste.

Si a ti te pasa, piensa por un momento que está en el extranjero y que te dan una última oportunidad para escribirle y hablarle sobre cualquier tema que no hubieras podido hacer cuando estaba en vida.

Vas a sentir alivio al escribirlo aunque no obtengas respuesta.

Te hace pensar que no se quedó nada en el tintero.

 

13 No perder tu caligrafía

 

16 razones para escribir para tu bienestar

 

“Yo tenía una letra estupenda”, “yo era una crack cogiendo apuntes, todos me los pedían”.

¿Te suena algo de eso?

Pues es una pena que lo pierdas, escribir bonito es un arte.

A mi por lo menos, se me van los ojos detrás de una letra bonita y ordenada.

Después de 3 varones seguidos, cuando mi cuarta hija empezó a tener sus cuadernos de lengua, volví a disfrutar al corregir su tarea o ayudarla en alguna duda.

Lo de mis hijos varones era un horror, unos cuadernos que daban pena verlos. 

Y por más empeño que yo ponía, ellos no ponían ninguno.

Así que cuando llegó esa letra redondita y esas páginas adornadas con algunos colores monos, morí de amor, jeje

Ahora en serio, no dejes de escribir a mano para mantener tu letra bonita.

Aunque exista el mundo digital, el tener escritos a mano de tus seres queridos es un bonito recuerdo que nunca dejará de gustarnos, lo digo por experiencia.

Y a los tuyos le pasará lo mismo seguro.

 

 14 Coger apuntes como en tu época de estudiante

 

Puedes volver a tus años de estudiante teniendo cuadernos para apuntes de algún documental que veas o historia que no quieres perder.

Hoy en día hay mil documentales chulos en Neflix, youtube o google sobre temas de los que te gustaría saber más.

Puedes anotar todas esas cosas que has visto y oído y al apuntarlas se quedan mejor en la memoria.

Y las tienes para consultarlas en cualquier momento.

Siempre se ha dicho que una forma muy buena para ayudar a estudiar es escribir.

15 Guardar ideas que te llegan en cualquier momento

 

Todos tenemos la imaginación despierta durante el día.

Y después se va.

Así que antes de que pierdas esas ideas es muy bueno anotarlas. 

Ya sea de trabajo, de tu casa, familia,… Incluso de decoración 

Lo mejor es que lleves una libreta encima y las anotes en cuanto te vengan.

Después cuando llegue el momento de ponerte con algo relacionado, sacas tus anotaciones y las usas. 

No perderás ningún detalle.

 

16 Darte a conocer

 

Quizás quieras empezar a compartir con los demás ideas o temas que conoces o que te apasionan.

Ahora tienes ganas de exponerlo al resto del mundo.

Como me ha pasado a mí.

Toda la vida aprendiendo y absorbiendo ideas de Psicología y ahora he sentido la necesidad de compartirlo a través de mi blog.

¿Quién dice que tú no puedes hacer lo mismo?

Puedes ser una experta en algún tema y abrir un blog o una cuenta de redes sociales en la que compartir tus escritos sobre el tema que conoces.

 

Cómo empezar a escribir en tu rutina

 

Es más fácil de lo que crees.

Una vez que ya tienes tantas razones para hacerlo, busca la tuya.

O selecciona unas cuantas.

Y coge una libreta y un boli y empieza.

Yo siempre empiezo por poner la fecha, para recordar a simple vista en qué día escribí aquello.

Busca el momento que sea más oportuno para ti.

Lo ideal es a primera hora de la mañana, pero a lo mejor a ti te viene mejor en un rato tranquilo antes de comer. 

O por la noche después de cenar.

Haz la prueba y durante los primeros días escribe a distintas horas del día.

Tú misma te darás cuenta en cuál de esos momentos te es más fácil escribir y sacar de dentro lo que tienes.

Esto es como un hábito o rutina más, tendrás que ponerle empeño en los primeros momentos para afianzarlo.

Ya luego te saldrá solo.

 

Conclusión

 

Son muchos los beneficios y lo que te aporta la escritura como forma de soltar tensión y desahogarte de pensamientos y dudas que nos vienen a casi todas a diario.

Es una maravillosa forma de conocernos y mejorar nuestra salud emocional.

No pienses que tú serías incapaz porque no es así.

Todas tenemos los recursos para hacerlo.

Sale directamente del corazón y si no quieres no tiene porqué leerlo nadie.

Así que ¡anímate a escribir!

Coge libreta y boli y empieza cuanto antes.

 

¿Cómo lo ves?

¿Piensas que entra en tu rutina? ¿Has escrito alguna vez al menos un diario?

¡Cuéntanos, que nos encanta leerte!

 

 

 

 

6 tips para afrontar esta especial vuelta al cole

 

 

Nunca me gustó la vuelta al cole con mis hijos.

Yo era feliz en la época de vacaciones sin colegio, deberes, extraescolares, obligaciones…

Cuando oía a las madres soñando con la vuelta al cole yo en mi interior pensaba que estaban locas.

También comprendo que mi trabajo era distinto, en cuanto a horarios se refiere, porque solía trabajar en fin de semana y no necesitaba que hubiera colegio para organizar a los niños cuando me iba a trabajar.

Pero en estos últimos meses tan distintos y anómalos, creo que la “vuelta al cole” es importante para todos, por todo lo que significa.

 

Que tiene de especial esta vuelta al cole

 

6 tips para afrontar esta especial vuelta al cole

 

Si tienes hijos, sean de la edad que sean, creo que este año más que nunca, es necesaria para todos la vuelta al cole.

 


La vuelta al cole significa estabilidad, volver con nuestra vida de antes (de la pandemia), seguir con nuestras rutinas, olvidar todos estos meses de incertidumbre y desasosiego que hemos pasado.


 

Si tienes algún hijo todavía en el colegio, como yo que tengo una hija en 2º de ESO, es muy importante para ellos el volver a su entorno escolar, con sus amigos, sus profesores, su enseñanza presencial…

No sé como lo habrán llevado tus hijos pero mi hija en el último trimestre del pasado curso estuvo muy perdida.

 

A pesar del trabajazo de los profesores para que eso no ocurriera, (soy fiel defensora del trabajo virtual que tuvieron que hacer ellos), para una niña de 1º de ESO en mi caso, que está empezando a aprender a organizarse y saber estudiar, fue criminal el cerrojazo dado al curso en el mes de marzo pasado.

 

Cuando nos ponemos a pensar, los estudiantes llevan 6 meses sin una rutina, aunque lo intentáramos en casa no era lo mismo, y sin nadie que le guiara en sus estudios como antes.

 

Y cada día que pasa, sobre todo cuando son pequeños, es más difícil retomar esa rutina.

 

Si por el contrario tus hijos son universitarios este parón les ha venido también fatal.

Llega un momento en el que debes dejarlos que ya se organicen solos y sepan planificar su estudio, su rutina, sus clases…

 

Pero a la vez son todavía inmaduros y si no tienen una mínima guía por parte de sus profesores y el ejemplo de algún compañero buen estudiante, es muy fácil que se tiren a la pasividad y a la procrastinación.

 

 Así que con tantas horas de inactividad en estos meses, unido a tantos días de encierro en casa y el miedo de los rebrotes en verano, es importante para ellos volver a sus clases universitarias y retomar su vida como cualquier joven de su edad.

 

Y para ti también es importante la vuelta al cole.

 

Si no tienes como profesión magisterio, te habrás visto superada en muchos momentos en los que has hecho horas extras para ayudar a las tareas, planificación y organización del trabajo de tu hijo.

 

Además el tener a todos en casa, sin un orden y rutina, a mí, personalmente, me ha agobiado.

 

Por eso empecé el artículo hablando en pasado.

Porque “nunca me gustó”.

Pero en el presente necesitaba la vuelta al cole 

Tengo que reconocer que se cumple el dicho nunca valoramos algo hasta que lo perdemos.

 

Yo sólo veía entonces la parte negativa de la vuelta al cole, pero ahora le doy más importancia a lo positivo que tiene.

 

También es verdad que venimos de una situación extraña en la que todos queremos volver a salir y hacer vida normal, con todas las precauciones necesarias, claro.

 

Por qué debes prepararte de forma distinta para este curso

 

6 tips para afrontar este especial curso escolar

 

Lo más importante es que tengas en mente tus objetivos a corto plazo.

 

En estos tiempos que corren, si algo hemos aprendido, es a no planear a largo plazo en algunos aspectos de la vida.

 

Y el curso es uno de ellos.

No sabemos lo que va a durar las clases presenciales, al menos mientras no haya vacuna, si es que han empezado tus hijos las clases.

 

Así que hay que  contar con los materiales necesarios en casa, por si vuelve a haber clases online desde casa.

 

Y tener habilitado un espacio para ellos que les ayude a concentrarse sin interrupciones.

Tengo que confesarte que a mí alguna vez me ha cogido un profesor en bata pasando por detrás del ordenador de mi hijo que estaba dando clases desde el salón de mi casa.

Eso ahora no puede pasar.

 

Creo que debemos darle la importancia que tiene a las horas de clases online de nuestros hijos y, ya que es díficil para ellos de por sí, ayudarles a no tener interrupciones o cosas alrededor que lo desconcentren.

 

Si eres tú la que estás estudiando o haciendo algún curso para reinventarse a los 50 como ya te comenté , tienes que estar también preparada por si las horas en las que hacías tu curso coincide con las horas de clase de tus hijos.

 

A lo mejor al volver a las clases online te “desconfiguran” tu organización familiar y hay que estar preparadas.

 

Intenta que no estés supeditada a ellos en este curso, ya que no vas a tener tranquilidad en ese sentido.

 

Toda esta incertidumbre nos hace más sensibles a irritarnos con facilidad, al menos a mí, ante cualquier noticia que afecte al curso.

No sé tú pero cada vez que en los informativos hablan de incidencias en la vuelta al cole en algún rincón de España, levantamos las orejas como los perros de caza, a ver de que manera nos va a afectar a nuestra vida particular.

Hay que relajarse, y estar tranquilos en ese sentido.

No hagamos nuestra cualquier incidencia en el pueblo más lejos de nuestro barrio.

 

Es importante trabajar nuestros pensamientos negativos con meditación, respiración, yoga o lo que mejor te venga.

 

Ante esta situación te propongo unos tips para hacer de la vuelta al cole una época de calma y tranquilidad en nuestra rutina familiar.

 

Tips para llevar de la mejor forma la vuelta al cole de este curso 2020

 

1.Prepara tu mente

 

Si nunca encuentras el momento para empezar a trabajar con tu mente a través de la respiración y la relajación, la vuelta al cole es el mejor momento para hacerlo.

Busca unos minutos antes de empezar el día para escribir tus emociones, agradecer el día que llega o simplemente proponerte mejorar tus pensamientos.

Aprovecha que es un momento del año en el que todo el mundo empieza algo, eso te va a ayudar mentalmente a hacerlo.

Los beneficios que te van a provocar en tu bienestar mental son increíbles.

 

Destaca las hechos o actividades a realizar ese día que te provocan estrés.

Solo al tenerlas en cuenta de antemano, conseguirás quitarle importancia.

Y las afrontarás mejor.

 

Si tu caso es el de la madre sobrepasada por las mil tareas que supone la vuelta al cole, preparar tu mente te ayudará mucho a no tener más tensión de la cuenta. 

 

2.Planifica tu rutina semanal

 

Relacionado con el punto anterior, ese mismo momento de sentarte a preparar tu mente debe terminar con la planificación del día.

Aunque lo ideal es que ya tengas medio organizada la semana con las actividades fijas.

Ya sabes que pienso que si vas encajando con antelación las distintas obligaciones que tienes en el día, te será mucho más fácil llegar a todo.

Y ya que los miles de obligaciones de los niños durante el curso escolar nos pueden estresar, esta acción te ayudará.

 

3.Reajusta horarios de comida

 

Este punto ya sé que es obvio pero a veces pasamos por alto el hecho de que, tener las comidas de casa a tiempo listas para todos, es un estrés a diario.

Porque los horarios de cada uno a lo mejor no coinciden durante el curso escolar.

Intenta ajustar lo máximo posible para que no haya que preparar el almuerzo una vez para cada miembro de la familia.

Y si algún día es así porque no se puede cambiar, al menos sea una comida que solo haya que calentarla y lo puedas dejar preparado con antelación para que tu rato de descanso no se convierta en la canción infantil: me pongo de pie, me vuelvo a sentar…:)

 

4.Reajusta horarios de sueño

 

Ya se sabe que es fundamental que todos descansemos bien.

Pero durante el curso es más importante.

Así que,  después de tanto tiempo sin tener en cuenta horarios, hay que ponerse estrictos con ese tema.

Sobre todo con los hijos mayores, que con tanta tecnología, como no los controlemos, se duermen a las tantas viendo series, partidos de futbol de otros continentes, batallas de música y otras miles de entretenimientos que tienen en su pc, tablet o móvil.

Para mí esto es de lo más difícil, controlar que los niños descansen bien y se acuesten pronto porque aunque se van a la cama cuando decimos, no se duermen hasta tarde.

Y yo que soy de las que caigo a los minutos de acostarme, no soy capaz de estar pendiente a esas horas de si se han dormido o no.

Así que en algún momento de conversación con ellos es bueno que establezcáis un máximo de la hora en la que tienen que estar con los ojos cerrados y sin nada que los distraiga que no sean sus sueños.

No se trata de reñir ni castigar por no hacerlo pero si que deben saber las normas de casa, y sobretodo que es por su salud.

 

5.Cambia tus objetivos del curso. De largo a corto plazo

 

6 tips para afrontar esta vuelta al cole especial

 

En este curso tan especial, en el que han empezado los estudiantes con la amenaza del covid en su colegio, y la posibilidad de la vuelta al curso virtual, lo mejor es no mirar a muy largo plazo para los objetivos.

Deberíamos ponernos tanto nosotros como nuestros hijos, metas u objetivos mensuales , ya que de un mes a otro puede cambiar la situación y será mas dificil cumplir unos objetivos que te habías marcado en otra situación de vida diaria.

 

De esta manera se pueden ir reajustando las metas y los logros para no caer en una baja autoestima por parte de todos, debido a no lograr lo que te propusiste.

 

Y al acabar cada espacio de tiempo ( por ejemplo 15 días o 1 mes) analizar como ha ido nuestro trabajo y si tenemos que modificar algo que nos haya ido mal.

 

6.Plantea un rato al día para reajustar sobre la marcha

 

Es bueno que al final del día, antes o después de cenar, te sientes un momento y analicéis lo que he expuesto en el punto anterior: si los objetivos o los to-do del día se han podido llevar a cabo o no.

Si es que no, es el momento de analizar porqué ha pasado, si era demasiado grande, si ha habido desgana o procrastinación por parte del que debía hacerlo o qué es lo que ha pasado.

Te aseguro que si alguno de tus hijos tiene problemas de voluntad y esfuerzo, esta actividad de evaluar el día sirve para hacer un “exámen de conciencia” y reconocer que ha sido su falta de voluntad para conseguirlo, en vez de agentes externos e incontrolables por él ( te suena esa excusa ¿no?)

Si se hace cada día es más fácil que al día siguiente lo logre, porque tiene cercano la imágen de la noche anterior, confesando que no ha trabajado como debía.

 

En el caso de ti misma con respecto a tus tareas pasa lo mismo.

Si todos los días analizas si has hecho o no lo que te habías propuesto, vas a conseguir ver donde están tus fallos y reajustarás las actividades y los tiempos para que no te pase.

 

Conclusion

No podemos negar que va a ser un curso distinto.

Contra eso no podemos luchar.

Así que tenemos que estar prevenidos y adaptarnos a esta situación, como ya llevamos demostrando durante 6 meses o más.

Si sigues estos tips que te aconsejo puedes estar más tranquila y sin estrés ante esta nueva situación y lo más importante preparada ante cualquier cambio.

 

tips para afrontar la vuelta al coles

Caminar para estar activa a los cincuenta

 

Yo siempre he sido una persona deportista, activa, he practicado muchos deportes, unos menos y otros más. Pero me encanta la sensación de tener el cuerpo y el corazón a 200 y sentir que mis músculos se ejercitan.

Debido a mis años tan llenos de viajes, de ensayos, de falta de horario estable, me ha sido difícil llevar un horario de deporte fijo en la semana.

Unido a mis ganas de aprender temas nuevos y a la llegada de los podcasts he descubierto que se pueden unir dos de mis pasiones, hacer deporte y aprender, en un mismo espacio de tiempo. 

Así que te puedes imaginar que descubrimiento más bueno he hecho.

 

Sin embargo, voy a hacer un ejercicio de empatía, y voy a mirar el ejercicio de caminar como si fuera alguien que no le gusta eso. Que no ha hecho nunca deporte y que más bien el único deporte que le encanta hacer es el “sillon-ball”, como decía mi suegro con su gracia de Cádiz. 

Porque si eres de estas últimas, tienes que cambiar el chip y descubrir de una vez por todas, que hay que estar activa , y más a nuestros 50, por muchas razones.

En estas líneas voy a intentar que lo integres en tu vida para siempre, y que le cojas gusto, porque puedes hacer del caminar una actividad con muchos beneficios.

 

Los beneficios de caminar a nuestros cincuenta

 

beneficios saludables de caminar
Infografía vía https://www.infografiasyremedios.com/los-beneficios-saludables-de-caminar/

 

Repito que estoy mirándolo desde el prisma tuyo que nunca has movido un dedo, porque además tu constitución no te ha obligado a ello, o porque simplemente pensabas que no iba contigo.

Y aunque casi todo el mundo sabe que el ejercicio, y en concreto el caminar, tiene muchísimas ventajas y beneficios, sólo voy a nombrar los más importantes para mí, y a lo mejor para ti también.

 

Puedes empezar sin entrenamiento ni clases.

Creo que es el único deporte que puedes hacer sin ayuda. 

Incluso nadar que parece que es natural necesita guía para hacer bien la técnica.

Así que no necesitas ni instructor, ni clases, ni horario fijo, para empezar.

 

Puedes iniciarte a cualquier edad

¿Te imaginas algún otro deporte en el que alguien empiece de “madurita”?

Bueno sí, el golf, pero incluso en el golf la espalda puede sufrir en el swing si no tienes buena técnica y es mejor haber aprendido las pocas normas con un cuerpo más ágil.

Para caminar no hay que seguir ninguna técnica corporal que te implique hacerlo mejor si eres más joven.

Eso es de los mejores puntos que tiene caminar, no te puedes excusar en que nunca lo has hecho.

 

Es de las mejores formas de perder peso y tener un cuerpo sano.

Como ya hemos visto en el anterior post, es muy importante cuidar nuestro cuerpo y más a nuestra edad. Ya no tenemos edad para poner en segundo plano nuestra salud.

Y cada vez son más los estudiosos que han descubierto que caminar todos los días a un buen ritmo al menos 30-40 minutos , es más beneficioso que incluso el correr, para perder peso.

Durante la caminata están activos nuestros músculos y utilizan la energía de nuestra grasa acumulada en el cuerpo.

Además, si haces intervalos de unos minutos de abdomen y glúteos contraídos, por ejemplo yo me pongo una canción que dura 3 o 4 minutos para controlar ese intervalo, es como si hubieras ido a una clase de GAP de gimnasio ( como no has ido nunca al gimnasio te cuento que esas son clases de glúteos, abdominales y piernas, que para mí siempre han sido un horror seguir)

 

Otro de los beneficios de salir a caminar todos los días es que te hace sentirte bien contigo misma debido a que es una forma de conseguir retos o imponerte hábitos nuevos y saludables.

Si, como ya hemos dicho, no has hecho deporte nunca y pensabas que no era para ti, el haber logrado dar ese paso te va a provocar una mejora en tu bienestar mental que vas a notar desde el primer día.

Ya no eres ese bicho raro que no sabe de que hablar cuando entre tus amigas sale la conversación del deporte, andar o hacer algún ejercicio para estar en forma.

Porque es verdad que hay mucha gente que sí lo tiene integrado en su vida diaria.

Así que como tú ya lo has empezado, desde el primer día puedes considerarte como una persona activa, que cuida su salud, y eso te hace sentir muy bien.

 

Porqué salir a caminar todos los días

 

Este apartado es en realidad una continuación de los beneficios del caminar pero si no te había quedado claro hasta ahora, te los especifico en nuestra rutina:

Te hace estar activo de cuerpo y mente. Sólo el hecho de planear el horario en el que vas a salir a caminar ya implica tener la sensación de ser una persona activa, frente a la que prefiere quedarse en el sofá viendo una peli.

 

Es la forma más barata de hacer deporte. Si tu problema es que con tu economía no te cabe en la cabeza apartar una parte para el gimnasio o club, de esta manera gastas cero euros en estar en forma.

 

Te obliga a salir de casa todos los días si eres perezoso. Lo digo por propia experiencia. Hay días que si no es por salir a caminar no me movería de casa. La pereza es de mis mayores defectos, lo confieso. Pero en el siguiente punto se explica un poco.

 

No tienes que arreglarte para ir a la calle, si no te gusta hacerlo. Siempre he envidiado a los hombres que deciden salir a hacer algún plan y en 2 minutos cogen las llaves, la cartera y el móvil y se van. Muchas veces el salir de casa implica pasar por el taller de chapa y pintura y perder un tiempo en arreglarte para estar medio qué para ir a la calle.

Sin embargo para salir a caminar no hace falta casi nada de arreglo. Sólo ponerte cómoda y a propósito para la actividad que vas a hacer. Así que se me quita la pereza en un segundo.

 

Si los tacones no son lo tuyo y tienes un evento formal en puerta, estos outfits te pueden ayudar a buscar la inspiración que necesitas.
foto vía pinterest

 

Puedes hacerlo incluso si estás de viaje, sólo echando en la maleta unos zapatos adecuados. Con toda la vida ajetreada de mis últimos años, sin contar esta etapa muerta de la pandemia, me era imposible seguir una rutina estricta de deporte o clases de algún ejercicio. Así que siempre he intentado echar unos zapatos para caminar en mi maleta de viaje y en la ciudad que estaba, después de desayunar, aprovechaba una hora o así en caminar y conocer la ciudad.

 

Te sube la autoestima. Simplemente el saber que estás contribuyendo a cuidar tu cuerpo y que hay días que vences obstáculos para salir a caminar ya te hace sentirte bien contigo misma. 

 

Te sirve para emplear ese tiempo en otras cosas. Durante las caminatas no sabéis la de cosas que se pueden aprender o el tiempo que puedes aprovechar en hacer alguna llamada de teléfono que nunca haces. A través del mundo podcast hay miles de temas en los que estás interesada que te puedes formar o escuchar experiencias o entrevistas de expertos. Puedes aprovechar para mejorar un idioma también, en fin, yo cada día se lo dedico a un tema y aprendo muchísimo.

 

Si no te gusta ir a un bar es una excelente forma de quedar a charlar con una amiga. Muchas veces tenemos alguna amiga a la que no vemos lo suficiente, porque tenemos vidas diferentes, o gustos diferentes y no sabes en qué momento verla. Pero la actividad de caminar es igual para todo el mundo y sólo hay que encajar los horarios de las dos para de vez en cuando salir a caminar juntas y charlar de lo divino y lo humano.

 

Es una fuente de relajación o evasión ante problemas que se te presenten. Si estás estresada, agobiada, o te viene un problema encima, sal a caminar. Elige una buena música y disfruta de la zona más bonita de tu ciudad o de un buen parque y durante ese rato intenta concentrarte solo en ese momento. Ya verás como te ayuda a ver las cosas de otra manera, o incluso a encontrar alguna vía distinta a ese problema o situación. 

 

No te provoca lesiones, que tanto miedo nos dan a nuestra edad. Mi traumátologo me recomienda que deje todos los deportes y me dedique solo a caminar. Con eso lo digo todo. A nuestra edad hay que tener especial cuidado con las lesiones por sobrecarga o mal ejercicio de nuestros músculos en cualquier deporte. Sin embargo es muy difícil lesionarte caminando. A no ser que tengas la mala suerte de pisar un desnivel o por culpa de un calzado inadecuado tener una pequeña lesión, pero no llega a ser importante.

 

Salir a caminar para estar activa a los 50

Como empezar a integrar la actividad de caminar en nuestra apretada agenda

 

Hay muchas formas de hacerlo y no tener excusas de que no tengo tiempo.

Lo primero es querer por supuesto y metértelo en la cabeza.

Y lo siguiente es integrarlo en tu semana.

 

Programa u organiza tu día a día

 

Si vas cada día haciendo actividades y recados a salto de mata te será difícil conseguir sacar un rato libre para caminar.

Como ya comenté en el post sobre integrar hábitos nuevos, si te organizas cada día y le adjudicas un tiempo límite a cada actividad que tienes que hacer en tu jornada, verás cómo aprovechas mucho mejor ese tiempo que si no lo haces.

Tienes que escribir en un planning como es tu organización, si trabajas o no y cuáles son las horas ocupadas en ello, si llevas tu casa sin ayuda y cuándo lo haces, si las tardes las dedicas a alguna otra actividad. En fin, concretarlo todo en el papel, porque es más claro si lo ves para buscarle el hueco.

 

Una vez que hayas hecho esto ya podrás saber si te queda hueco para caminar o no.

Incluso planeándote, hay veces en que se complica el día y cuando te das cuenta no le has dedicado el tiempo que querías.

 

Empieza poco a poco

 

Para cualquier actividad o cambio de hábito ya sabes que es lo que recomiendo. No pasar de no moverte a caminar todos los días hora y media. Porque eso no va a tener fuerza en el tiempo y se terminará dejando.

Es mejor empezar por 20 min por ejemplo que es lo que se tarda casi en ir a la tienda más lejana de tu casa en tu barrio, todos los días e ir ampliando cada semana un poco el paseo. 

De esa forma, casi sin darte cuenta, vas a integrar en tu día la actividad de caminar y lo vas a convertir en un hábito. Poco a poco será algo que no puede faltar en tu rutina y se hará estable, que es lo más importante. Los cambios de estilo de vida son los que duran.

 

No tienes tiempo dentro de tu organización diaria

 

En estos casos, llegadas las 7 de la tarde o así, me paro a coger el móvil y en la aplicación Salud de mi iphone miro los pasos que he hecho durante el día. 

Si veo que están muy lejos de los 10.000 que dicen los expertos que son recomendables para estar en forma, me busco una excusa para salir aunque sea al barrio a cualquier recado y alargo un poco el paseo. 

Si tu caso es de los que estás liada hasta tarde, intenta aprovechar el ir a trabajar o algúna actividad fija para hacerlo andando.

Hay veces que si tengo que ir a recoger a mi hija de casa de alguna amiga lo hago andando, y el paseo de vuelta nos sirve para charlar madre e hija sobre algo de lo que apenas podemos hablar en casa rodeadas de hombres 🙂 

 No vas a notar casi la diferencia de lo que tardas en coger el coche, soportar el tráfico de la ciudad, y cuando llegas, dedicarte a buscar sitio para aparcar, que en algunas zonas es difícil.

Siempre recuerdo a Melanie Griffith en la peli Armas de mujer. Ella trabajaba como secretaria de una ejecutiva, y para ir al trabajo salía de su casa  perfectamente arreglada  pero en botines y al llegar a la oficina se ponía los tacones elegantes. (En este artículo puedes ver ejemplos)

Alguna vez lo he hecho. Salgo de casa con un bolso grande y llevo en él unos zapatos más arreglados para poder ir andando con calzado cómodo. 

De todas formas en los últimos tiempos que tanto se llevan las deportivas arregladas, es una buena excusa para hacerte con unas y esos días en los que tienes que llegar andando a alguna reunión o cita, ponértelas con un pantalón bien largo que te oculte el zapato. Es otra opción.

 

Utiliza los ratos de caminar para aprender

 

Salir a caminar para estar activa a los 50

 

Si quieres empezar a formarte en algún tema nuevo, o si te interesa algo en concreto y nunca te pones a mejorar tu nivel porque no tienes tiempo, puedes matar dos pájaros de un tiro si en tu semana te planificas un tiempo para mejorar un idioma o profundizar en tu pasión a través de audios.

Puedes descargarte podcasts de expertos o suscribirte a algún audiolibro y en vez de aprender sentada en un escritorio, hacerlo también en la calle caminando. 

Sólo tienes que elegir calles o avenidas con poco tráfico, porque hay veces que con el ruido de los coches es difícil incluso enterarte de lo que oyes con los cascos.

Con respecto a los audio libros, es una forma alternativa a la lectura. Yo soy más amiga de leer pero si lo tienes como alternativa, te puedes oir libros a montones de esa forma. 

 

Conclusión

 

Septiembre es un buen momento para hacer un cambio de hábito.

  Por el momento del año,  corte de vacaciones, cambio de chip, porque todo el mundo hace algo en septiembre…

Tienes distintas formas de empezar y de aprovechar esos ratos para caminar.

Son miles los beneficios, como has visto.

Para mí, el mejor es la satisfacción de vencer la pereza de estar activa.

Así que este es el momento.

No esperes al lunes de la semana próxima.

Búscate unas buenas deportivas y ¡a la calle!

 

Cuéntanos tus trucos para vencer la pereza al salir a caminar, o qué hace que lo tengas integrado en tu rutina, para que todas aprendamos.

¡Nos encanta leerte!

Cómo conseguir cambiar a una alimentación saludable de forma definitiva

 

Llega septiembre y con él los intentos de volver a empezar , ya de verdad, de forma definitiva, a cuidarse y a la vida sana.

Es un momento idóneo para cortar con los excesos del verano y las vacaciones y para resetear tu mente si es que te has relajado en el orden y tu organización se ha visto perjudicada. 

Pero cada año es lo mismo, empiezas a tope. Te propones unos objetivos estrictos y, pasadas unas cuantas semanas, te desilusionas y lo dejas.

Mi forma de ver ese proceso es distinto de lo que proponen los expertos en nutrición y a mí me funciona.

 

El problema de seguir dietas estrictas para comer sano

 

Antes que nada quiero decirte que yo no soy profesional de la nutrición ni mucho menos, pero es un área que me interesa y por lo tanto leo y aprendo bastante sobre dietas y alimentación sana.

Por eso me atrevo a opinar sobre esto.

Ya he comentado otras veces, ver esta entrada que, llegadas a nuestra edad, lo mejor es seguir una alimentación sana y no seguir dietas estrictas que son perjudiciales por la falta de nutrientes que conllevan.

El método q siempre usan los profesionales, de los cuales me encanta seguir a gente joven que tienen nuevas perspectivas como Carlos Ruiz de realfooding, Mario Ortiz, Comiendo con María, entre otros, es el corte radical con la alimentación que no nos conviene.

Empezar un lunes por ejemplo la dieta y quitar de golpe TODOS los alimentos e ingredientes de tus recetas que te están provocando un exceso de grasa o calorías y que no son idóneas para ti.

Sin embargo, no soy partidaria de los cambios radicales en nuestro estilo de vida.

 Después de mucho tiempo haciendo las cosas de una manera concreta, en este caso alimentarnos sin fijarte en lo que comes y sin evitar nada de la comida ultraprocesada, no sería muy efectivo hacer un cambio radical en términos de blanco a negro.

Siempre he pensado que esos cambios no son fáciles de mantener en el tiempo.

 

Cómo conseguir comer sano para siempre

 

Me parece más efectivo hacer pequeños cambios, que provoquen en tu mente la sensación de que estás consiguiendo unos hábitos adecuados para mejorar tu bienestar.

 

Así, sin ser nutricionista, dietista, ni querer inmiscuirme en un sector del cual aprendo mucho y estoy muy interesada, te aconsejo que para conseguir una alimentación sana de por vida, vayas paso a paso, como todo en la vida.

 

Si tu objetivo es ir eliminando alimentos con exceso de calorías, te propongo organizar esos alimentos en una escala de dificultad, empezando por los que te son más fáciles de olvidar en tu día a día.

Progresivamente irás quitando los que son más difíciles, por tu costumbre de tomarlos en tu dieta diaria o semanal.

 

Así casi sin darte cuenta vas a conseguir dos cosas:

  1. Te vas a ir animando porque ves que eres capaz de conseguir el cambio de dieta,
  2. vas a ir eliminando de tu cuerpo grasa y exceso de calorías que indiscutiblemente te van a provocar bajada de peso o mejora de tu forma.

 

Otra de las cosas que creo fundamental para que funcione tu dieta es que no te agobies excesivamente con el número que sale en la báscula.

 Seguro que con el hecho de eliminar esos alimentos, a largo plazo lo notarás en el peso, pero como ya sabes, hay muchos otros valores que influyen , y más en nuestra edad menopaúsica.

 Y si te pesas todos los días y ves que el peso no se mueve te puedes decepcionar y va a afectar a tus ganas de seguir quitándote esos alimentos perjudiciales que te has planteado.

 

Toda la vida hemos oído y nos han dicho que la alternativa a vivir constántemente  con dietas estrictas es aprender a comer bien.

Y, en nuestro país, tenemos la suerte de contar con una materia prima maravillosa, la dieta mediterránea que hace mucho más fácil ésto.

 

alimentación saludable

 

 Pues es el momento de aprovecharlo y seguir ese consejo de los especialistas en la salud que tanto saben sobre ello.

 

Y repito que los cambios drásticos en la vida no son fáciles de mantener en el tiempo. Es mejor ir integrando pequeños cambios que consiguen grandes avances a lo largo del tiempo.

 

Puedes anotar en una libreta los alimentos que tomas en tu vida habitual que sabes, porque con tanta información como hay todos lo sabemos, que son perjudiciales para tu vida sana.

 

Y como te he dicho darle una puntuación sobre la “dificultad que tiene vivir sin ese alimento” o algo así.

 

E ir eliminándolos de tu dieta poco a poco.

Aunque en algún momento quepa la posibilidad de hacer una excepción y tomarlo. 

 

Por ejemplo si te encantan los donuts, como a mí, no significa que no vayas a comer un donut nunca más en tu vida.

 Sino que lo dejes como un extra un día especial que te des el capricho de comerte uno para merendar.

 Y que si puedes conseguirlo casero mejor todavía, porque a lo mejor lo puedes adaptar a unos ingredientes más sanos.

 

Otra recomendación es, mientras más artesanal sea tu comida, más saludable será.

 

Se puede comer de todo si le das una vuelta a los ingredientes y los sustituyes por aquellos menos calóricos o más saludables.

 

Imagínate una pizza.

 

Aunque te parezca que va en contra de una dieta sana, hay miles de recetas para hacer la masa de la pizza con ingredientes distintos a la harina de trigo.

 

Y aunque no te la comas todos los días es una opción más a tu menú, para no ingerir el típico filete a la plancha con ensalada todos los días.

Te aseguro que si no varias el menú y lo haces apetecible, acabas cansándote y vuelves a las patatas fritas seguro.

 

Toda la comida dulce o salada que viene de “fábrica” tienen componentes o ingredientes que no son recomendables para una alimentación sana.

 Así que si puedes sustituirla por una que se haya cocinado artesanalmente y que encima le incluyan ingredientes más adecuados para tu organismo, mucho mejor.

 

No es lo mismo comerte un trozo de bizcocho comprado del supermercado que otro de un bizcocho que te han hecho en casa con una harina más recomendable y un endulzante menos calórico, por ejemplo.

 

No es que te lo puedas comer todos los días, pero que si un día se tercia y te lo comes tampoco pasa nada si está hecho de la manera más sana.

Si eres aficionada a las redes, sobre todo instagram y pinterest, hay un montón de expertos en enseñar recetas “healthy” o “fitness” que les llaman.

Ellas te ayudan a cambiar los ingredientes de las comidas para poder comer de todo. 

Te recomiendo algunas de ellas como @realfooding @recetasfitnes, @recetas_recomendable, @dulcementenadia ; seguir algunos hashtags como #recetas saludables y otros muchos que puedes buscar bicheando por las redes.

 

En fin, vuelvo a repetir que no soy experta en la materia, pero que para todo en la vida, seguir las indicaciones  del sentido común es lo mejor. Para la nutrición así lo entiendo yo.

 

No hace falta darle muchas vueltas a la dieta que tengo que seguir, que si keto o de grasas, que si ayuno intermitente, que si hipocalórica, que si vegetariana…

 Lo importante es comer de todo y buscar la alimentación que a ti te guste y te venga bien a tu estilo de vida.

 

Y luego hay otro punto importante, el gastar las calorías.

 

Es una cuestión de matemáticas, la cuenta del debe y el haber.

 Si comes 1000 y gastas 1000,  no se queda remanente de calorías en tu cuerpo.

 Si comes 1000 y gastas 100 te puedes imaginar lo que se queda en tu cuerpo no?

 Así de fácil es la cuenta.

 

Así que deja la vida sedentaria. Y si tu trabajo o tu familia te obliga a pasar mucho tiempo sentado, parado o sin gastar energía, busca la forma de sacar un rato al día en que puedas hacer ese gasto, de la forma que más te vaya a ti.

 

Alimentación saludable cambiando ingredientes

 

¿Como empezar tu nueva dieta?

 

Lo primero es tener claro tu objetivo.

 

Qué es lo que quieres conseguir y cuál es el ritmo que vas a seguir para ello.

 

Una vez que lo tengas claro, ya es cuestión de ir dando pasos y no pensar en objetivos a largo plazo.

 

Hazte un plan de lo que sueles comer día a día.

 

Y ve desgranando las recetas que haces en casa y lo que incluyes en tu desayuno y merienda, si es que la haces.

 

Ahora piensa en cuáles son los ingredientes que puedes eliminar y sustituir de tu dieta y que no te supone un gran esfuerzo dejar de comerlo.

 

Porque lo importante es que empieces por “nivel 0” para ir subiendo en dificultad.

 

Y que te vayas animando cuando veas que vas logrando avances para ir subiendo de nivel.

 

Por ejemplo, yo no empezaría dejando de golpe la harina, el azúcar, el alcohol, los postres, las pastas, y todo tipo de carbohidratos, como se suele hacer.

 

Sino que iría eligiendo uno de la lista cada semana, o cada dos semanas. 

 

Porque lo importante es el cambio a largo plazo.

 

Si de esa lista lo que menos te cuesta es, por ejemplo, los postres, empieza por ahí.

 

O si eres de las que no tomas postres y te gusta lo salado más, no incluyas los postres. Mira a ver cuál de los alimentos salados que tomas te importaría menos eliminar.  

 

No debes pensar que ya no vas a comer algunos alimentos porque no es tan drástico como parece.

 

Como ya hemos oído millones de veces la salud empieza en la alimentación y hay veces que también acaba ahí.

 

Si no se presenta ningún problema médico importante que no puedas ignorar, lo más normal es que con una buena alimentación te olvides de ir al médico en mucho tiempo.

 

 

Además de sentirte bien físicamente, que es muy importante, lo mejor es sentirse bien anímicamente.

Ya sabes que ese es mi objetivo, que te sientas bien a nuestra edad.

Y el estado de ánimo es fundamental a la hora de elegir tu alimentación.

Así que ya sabes, empieza el nuevo “curso” con ánimo y cuídate mucho tu cuerpo y mente.

Esta situación que a todos nos preocupa, por la inseguridad que provoca, no puede hacer que abandones tus ganas de estar bien.

¿Sueles hacer muchas veces dieta estricta?

¿Cuánto tiempo consigues seguir esas restricciones totales?

Me encantará que nos lo cuentes.

 

Cumplir sueños a los cincuenta, nada es imposible si tomas acción

Cuántas veces has oído o dicho que la ilusión de tu vida hubiera sido tal cosa, pero que, ya con cincuenta, es imposible.

Hacemos nuestras ilusiones o sueños inalcanzables, tal como la palabra lo define.

Tendríamos que pasar a pensar en hechos o metas para que a través de un plan de acción, éstas se pudieran alcanzar, al menos en parte, y así sentir que vas consiguiendo “tu sueño”.

 

Define tu sueño

 

Cumplir sueños a los cincuenta

 

Hay muchas formas de llamarle a ese sueño.

Mi vocación frustrada, la ilusión de mi vida, lo que me hubiera gustado hacer, yo siempre quería haber sido,…

Y muchas otras formas que todos hemos usado para definir esos sueños que se quedan en eso, por no tomar acción.

Por pensar que era inalcanzable y que no era para mí.

Por no salir de nuestra zona de confort y seguridad cuando alguna vez se nos ha pasado por la mente la frase: si yo hubiera sido…

Así que tienes que renombrarlo, y pensar en ¿qué me encantaría hacer en este momento de mi vida?.

Hay mucha gente que lo tiene claro, pero hay otras a las que, si le preguntas, no te sabrían responder qué le hubiera gustado hacer o mejorar en su vida.

Si eres una de estas últimas, piensa en lo que siempre te gustó de pequeña.

Esas aficiones que te encantaba hacer antes de empezar tu vida profesional.

Aquello a lo que le dedicarías horas y horas, y no te cansaría.

Rebusca en tu infancia.

Seguro que aparecen recuerdos de cuando tú hacías algo y lo feliz que eras entonces.

Ahora tráetelo al presente y dale forma.

Como comento en el post anterior Mejorar tu autohabla, del “no puedo” al “como podría” cambia ese autohabla que no te deja lograrlo y piensa en cómo podrías hacer de ese sueño una acción.

 

El error de llamarle pasión

 

Coloquialmente le llamamos a este sueño o ilusión, tu pasión.

Pero la pasión como tal no dura siempre, ya lo vemos en la relación de pareja 🙂

Para tomar acción en ese sueño hay que trabajarlo mucho y de distintas formas.

Y convertirlo en rutinas, hábitos y repeticiones.

Con lo que, si solo lo tomas como una pasión, se va a ir desinflando hasta desaparecer.

Tienes que ser realista, y pensar que a esa acción le vas a tener que dedicar mucho tiempo y que en el camino es cuando tienes que disfrutar.

No sólo cuando consigas tu meta.

A qué actividad de las que te gustan le dedicarías horas y horas todos los días.

Con qué materia te hubiera gustado que te hicieran estudiar en el cole en vez de las “mates”.

Y visualízate como experto en esa materia.

Ahora hay que crear la hoja de ruta para conseguirlo.

 

Cómo crear un plan de acción

 

Define tu plan de ruta para cumplir tu sueño

 

 

Lo primero que tienes que aclarar es el tiempo que quieres o puedes dedicarle a tu sueño.

¿Tienes todavía a tus hijos en casa o padres de los que ocuparte? o ¿tienes todo el tiempo del mundo para estudiar y aprender tus aficiones?

¿Tienes un trabajo que te absorbe casi todo el día? o ¿te organizas tu jornada profesional y puedes sacar tiempo de aquí y de allá?.

Cuando lo hayas definido haz un plan concreto en espacios de tiempo, ya sean meses o trimestres, o lo que quieras.

Te tienes que fijar objetivos en un plazo de tiempo, porque si no, cuando te das cuenta han pasado meses y no has avanzado.

Por lo que lo ideal es según el tiempo libre que tienes para dedicarle, y el objetivo que te fijes, vayas evaluando tus avances.

Y si ves que algún microobjetivo se te atasca, cambia el plan para que no te frene tus ganas de seguir.

Quién sabe si puedes reinventarte económicamente con esa afición o sueño que además te está dando felicidad.

Imagínate que te hubiera encantado ser profesora y tu afición te puede ayudar a montar un taller relacionado con eso y en el que te sientes feliz enseñando a un grupo de alumnos.

O que siempre te ha encantado escribir y a los cincuenta empiezas a escribir un blog sobre el tema que te absorbe tus ratos libres, como yo, jeje.

Hay infinitas posibilidades ahí fuera esperándote.

 

Conclusión

 

Con cincuenta años, o alrededor de esa edad, quedan muchos años de vida en los que te mereces hacer lo que siempre te hubiera gustado.

Como dijo Calderón de la Barca “…los sueños, sueños son”

Vamos a materializarlos en objetivos que te ayuden a seguir sintiéndote viva y útil, y sobre todo que te haga disfrutar en el camino de conseguirlos.

Organízate tu tiempo libre, crea un plan u hoja de ruta, y toma acción.

Nunca es tarde si la dicha es buena, dice el refrán.

Cuéntanos si has conseguido a nuestra edad algo que tenías en el recuerdo como imposible de hacer.

¡Nos encanta leerte!

 

pin cumplir sueños a los cincuenta

 

Mejorar tu auto-habla. Del “no puedo” al “cómo podría”

¡Qué diferente habría sido todo si hubiéramos tenido una asignatura de automotivación en la escuela!

Que nos hubieran enseñado a dominar nuestro diálogo interior, o autohabla, en todos los aspectos de nuestra vida.

La forma en que tú te vas guiando tus pasos o conductas hacia algún objetivo está directamente relacionado con conseguir tu objetivo, y ahora lo vamos a ver.

 

Qué es el autohabla

 

El autohabla es el diálogo interno que, casi siempre inconscientemente, aparece ante cualquiera de tus tareas.

Sobre todo si éstas son difíciles, porque en las demás tus pensamientos suelen estar ocultos y automatizados.

El autohabla está influenciado por tu mente subconsciente y refleja tus miedos, dudas, preguntas, e ideas ante cualquier situación.

Puede ser positivo o negativo, y en función de eso, te ayudará o no a conseguir la tarea que tienes entre manos.

El diálogo interior depende en gran parte de tu personalidad, si eres una persona optimista o pesimista, así será tu auto habla.

Las investigaciones han demostrado que las personas con autohabla positivo tienen habilidades mentales que le ayudan a resolver problemas, piensan de forma diferente y son más efectivos ante un reto importante en su vida.

 

Para qué sirve el autohabla positivo

 

 

El autohabla positivo ayuda a desarrollar la confianza en ti mismo.

Es incompatible con los pensamientos autodestructivos, aunque muchas veces éstos son difíciles de localizar porque permanecen en el subconsciente y son casi automáticos.Y se convierten en tu sistema de creencias.

También está en contra de la autoculpabilidad en todo lo que te pasa, personalizas las situaciones, y crees que lo que te pasa es porque tú no has sabido gestionarlo mejor.

Tan malo es pensar que la vida te pone piedras y que tú no tienes culpa de nada, como exagerar y autoconvencerte de que tú estás en la causa de todo.

El autohabla positivo impide que hagas una mala evaluación del logro de objetivos.

En vez de centrarte en lo que no consigues y magnificarlo, te hace fijarte más en lo que vas logrando, aunque sean pequeños pasos.

Así que tenemos que pasar a valorar lo que conseguimos.

Te ayuda a dejar de ser catastrófico y anticipar que el resultado va a ser negativo.

Muchas veces nos empeñamos en PREocuparnos negativamente por el resultado de una acción, “si hago ésto seguro que tengo la mala suerte que me pase lo otro” en vez de Ocuparnos en cambiarla a positiva.

Te convierte en una persona menos radical en tus ideas.

Si antes pensabas en blanco o negro, ahora contemplas la escala de grises, que tampoco está mal.

En definitiva, el auto habla positivo está directamente relacionado con la automotivación, la autoconfianza, autoestima, y todos los autos positivos que te vengan a la cabeza.

 

Aspectos en los que el autohabla es decisivo

 

En concreto hay una relación de valores en los que tiene mucha relevancia:

 

  •  la adquisición de habilidades, para aprender algo nuevo es importante que te digas a ti misma que puedes lograrlo

 

  • el cambio de malos hábitos, detrás de un cambio de hábitos está tu diálogo interior que te guía

 

  • el control de la atención, para enfocarte en algo tienes que dominar tu pensamiento y tu diálogo interno

 

  • crear o modificar el afecto o estado de ánimo, no puedes salir de un momento negativo sin el apoyo de tu habla interior

 

  • controlar el esfuerzo, en momentos de decaimiento ante un gran esfuerzo, tu autohabla te hace seguir firme 

 

  • construir o mejorar la autoeficacia ante algo que pensabas que no ibas a ser capaz de lograr

 

  • aumentar y mantener conductas positivas hacia el ejercicio, en este campo es donde más se ha demostrado que psicológicamente tenemos mucha fuerza en los resultados deportivos.

 

El “¡vamos! de Rafa”

 

Cambia el auto habla a positivo

 

En el ámbito en el que más se ha estudiado el autohabla positivo es en el deporte, y en concreto en el mundo del tenis.

La que me conozca bien, sabe que soy auténtica fan de Rafa Nadal.

Me parece que es ejemplo de un cúmulo de valores que no todo el mundo, y desde tan joven, tiene el don de poseer.

De los valores que más me apasionan de él es su automotivación ante los pequeños pasos.

Ya puede ir en un 1-5 en su contra, que cuando mete una derecha directa su “Vamos” se oye en toda la cancha.

¡Cuánto significado positivo tiene esa simple palabra!

Es la máxima expresión del auto habla externo, que no interno, positivo.

Con ello nos demuestra muchas cosas:

que un objetivo está lleno de pequeños pasos;

que la automotivación está detrás de cualquier pequeño y gran logro;

que el refuerzo positivo, por consiguiente, ayuda más que el negativo cuando no hacemos algo bien;

que la perseverancia es lo último que puedes perder para conseguir algo;

que el esfuerzo y el trabajo en cualquier momento malo es lo más importante, el no tirar la toalla;

la humildad de no creer que por ser el numero 1 del mundo va a ganar ese punto, sino con trabajo;

y así podría seguir hasta cansaros.

 

Cómo trabajar nuestro autohabla positivo

 

Como siempre repito desde que empecé el blog, el autohabla positivo se puede entrenar.

Hay una serie de tips que puedes seguir para cambiar tu diálogo interior negativo:

Estar atento a las situaciones que suelen provocarlos,

Por ejemplo en situaciones de estrés en el trabajo o social, por ejemplo ante una charla en público, se pueden disparar estos pensamientos.

Anticípate a ellos y demuéstrate a ti misma que no te pueden dominar.

Escribe en algún momento de tranquilidad esas frases que te pueden ayudar, en vez de estorbar, en esos momentos de estrés y sácalas de tu mente cuando te hagan falta ( el ¡vamos! de Rafa)

Comprueba esos días o momentos de estrés tus sentimientos anteriores.

Como te encuentras, que emociones te vienen a la mente, ¿estás cansado o molesto por algo y eso te puede influir en tus pensamientos?

Concrétalos y piensa si puedes cambiarlos en algún modo.

Utiliza el humor.

No hay nada para mejor para contrarrestar el estrés o el autohabla negativo que unas risas.

Piensa en alguna situación divertida que te haya pasado o ponte un video o meme de esos de risa que hay miles por la red.

Igual que hay que estirar y calentar los músculos antes de un entrenamiento físico, también hay que relajar y poner a punto la mente antes de enfrentarse a una situación de importancia para ti.

Vigila cómo sienten las personas que te rodean diariamente.

¿Son optimistas, positivas o lo contrario?

Por naturaleza hacemos nuestras las emociones y sentimientos de las personas que forman parte de nuestra vida.

No soy partidaria de echar de tu vida las personas “tóxicas”, sería lo más inhumano.

Pero sí que, en momentos importantes de tu vida en los que tienes que estar 100% positiva, debes localizarlas y estar atenta a no dejarte llevar por su negatividad.

Si las señalas, y las pones “en cuarentena”, tendrás un elemento menos que interrumpa tu avance en el entrenamiento en auto habla positivo.

Escribe frases afirmativas que suelan formar parte de tu día a día. Cambia las que antes eran negativas y ponlas a la vista.

 

Cambia tu auto habla de paralizante a positivo

Ejemplos de afirmaciones a seguir

Negación: “No puedo hacer ésto, me supera”.

Afirmación: “Como podría yo cambiar la forma que tenía de … porque no me era efectiva. Seguramente si lo divido en pequeños pasos voy consiguiéndolo”.

Negación: “Me pone muy nerviosa ver …”

Afirmación: “Cómo podría yo hacer para anticipar que voy a sentir eso y parar mi pensamiento”.

Negación: “Soy muy torpe en esto, me va a salir fatal”.

Afirmación: “Aunque no soy experta en esto, voy a intentar hacerlo mejor cada día”.

Negación: “Soy incapaz de aprender a …”

Afirmación: “Cómo podría yo pasar de ser una ignorante en esto, a subir a nivel de principiante”.

Negación: “No me da tiempo a nada, seguro que no llego a todo lo que quiero hoy”.

Afirmación: “Como podría yo organizar mi día para hacer lo más importante, de todo lo que me gustaría hacer”.

 

Como estas frases, seguro que hay miles que sin darte cuenta, vas interiorizando en tu día a día.

Encuéntralas, captúralas y anótalas donde quieras, tu agenda, las notas del teléfono, unos post-it.

Ahora búscale el tono afirmativo y cámbialas.

Ese primer paso será una ayuda importante para conseguir lo que te propongas.

Y convertirte en una persona enérgica, con fuerza y valentía ante lo que te mande la vida.

 

Cómo cambiar tu autohabla de no puedo a cómo podría

 

 

Conclusión

 

Tenemos muchos pensamientos automáticos a lo largo del día que vamos interiorizando y convirtiendo en el motor de nuestros logros.

Si estos son negativos va a ser complicado que consigas algo.

Así que ocúpate de automotivarte  y darte confianza para poder lograr tus sueños y objetivos.

Si otros lo han logrado, ¿porqué tú no?.

Esa es mi filosofía ante cualquier cosa que me propongo aprender.

Busca las afirmaciones que cambiarían esa motivación personal para lograrlo.

Y repítelas continuamente cada vez que aparezca un autohabla paralizante.

Poco a poco, te sentirás más poderosa ante cualquier cosa y subirá tu autoestima y tu autoconfianza.

Dinos cómo haces tú para dominar tu auto habla, ¿tienes algún truco más que nos puedas compartir a todas?

¡Nos ayudan mucho tus comentarios!